Descubren algunas causas del insomnio en los adultos mayores

Pérdida de las neuronas inhibitorias   

insomnio

Es común que con el envejecimiento las personas  adultas mayores tengan dificultades para conciliar el sueño y dormir sin interrupciones, además de que  muy frecuentemente se despierta demasiado temprano en la mañana.

El problema del insomnio crece más aun en las personas que  padecen la enfermedad de Alzheimer,  con frecuencia las personas afectadas deambulan confundidas durante la   noche, la causa exacta de esos trastornos del sueño es todavía  desconocida.

Sin embargo los resultados de una investigación reciente han demostrado, por vez primera, que un grupo de neuronas inhibitorias, cuya pérdida afectaba el sueño en animales analizados, presenta una disminución sustancial en ancianos y personas con enfermedad de Alzheimer.

Este hallazgo, realizado  por los equipos del neurólogo Andrew Lim, de la Universidad de Toronto en Canadá, y Clifford Saper, de la Escuela Médica de la Universidad de Harvard, sugiere que la pérdida de neuronas en una región cerebral que controla el sueño puede contribuir de forma importante al insomnio en muchas personas adultas  mayores.

Como promedio, las personas de setenta y tantos años duermen aproximadamente una hora menos por noche que los veinteañeros. La pérdida de sueño y el no dormir de un tirón están asociados con una serie de problemas de salud, incluyendo disfunción cognitiva, aumento de la presión arterial y otras enfermedades vasculares, también coexisten con la tendencia a desarrollar diabetes tipo 2.

Actualmente se especula que la pérdida de estas neuronas pudiera contribuir indirectamente a la aparición de las dolencias señaladas, a medida que la gente envejece.

Mientras tanto se presume que los resultados de la nueva investigación podrán  conducir a nuevos tratamientos contra el insomnio y contra otras alteraciones del sueño en la vejez, mejorando así la calidad de vida de los adultos mayores.  En el mismo contexto,  dada la reciente evidencia de que los trastornos del sueño pueden predisponer a la enfermedad de Alzheimer o intensificar su desarrollo, señaló el neurólogo Andrew Lim se podrá disponer de  nuevas vías farmacológicas como un modo indirecto de prevenir o retardar la progresión de esta enfermedad.