México no está preparado para atender la salud de las Personas Adultas Mayores

 

  • Insuficiente la oferta de los servicios de salud ante los retos del siglo XXI
  • Somos 120 millones de mexicanos con un perfil epidemiológico de rápida transición y con creciente demanda de servicios de salud de calidad
  • En más de 80 años la  expectativa de vida en México

logo funsalud

 

Pablo Escandón Cusi, Presidente del Consejo Directivo de la Fundación Mexicana para la Salud (FUNSALUD), advirtió ante el presidente Enrique Peña Nieto que  al incrementar nuestra expectativa de vida  somos víctimas de nuestro propio éxito, “pues no estábamos preparados para atender los padecimientos de una población en curso de envejecimiento”.

 

“Somos 120 millones de mexicanos con perfil epidemiológico de rápida transición y con creciente demanda de servicios de salud de calidad, pero con una oferta insuficiente ante los retos del Siglo XXI”, dijo Escandón Cusi durante la 35 Asamblea General Ordinaria de la Fundación Mexicana de Salud.

 

Advertimos también, agregó,  que hay un agotamiento del modelo del primer nivel de atención, un claro ejemplo es el sorprendente crecimiento de consultorios médicos adyacentes a las farmacias que, si bien desahogan la situación de atender público de primer nivel, significa, por otro lado, la pérdida de oportunidades de una atención proactiva, preventiva y coordinada, según lo advierte la misma OCDE. Esta vertiente se ha comprobado que impulsa un mayor gasto al bolsillo no siempre justificado.

 

“Hoy, sin embargo, el Sistema Nacional de Salud enfrenta desafíos significativos para responder con la eficiencia y efectividad requeridas a las demandas presentes y futuras de servicios de salud; derivados, entre otros motivos, por la segmentación de la población de beneficios, ligados a la condición laboral, lo que genera duplicidades de financiamiento, de cotización múltiple y, con frecuencia, de traslapes en la demanda”.

 

Pablo Escandón Cusi

Pablo Escandón Cusi

 

“Tan sólo el costo integrado de la diabetes en 2013 representa ya el 2.2 del Producto Interno Bruto Nacional, cerca de 363 mil millones de pesos anuales, más lo que se acumule en los próximos años”

 

Escandón subrayó que “el déficit de atención en padecimientos como la diabetes, que lejos de acotarse crece a niveles que pudieran ser económicamente insostenibles, tan sólo el costo integrado de la diabetes en 2013 representa ya el 2.2 del Producto Interno Bruto Nacional, cerca de 363 mil millones de pesos anuales, más lo que se acumule en los próximos años”.

 

“Para revertir ésta y otras tendencias preocupantes, pensamos que la alternativa es impulsar fórmulas colaborativas de participación entre sociedad y gobierno, en las que se contemple la participación de sectores productivos, generando respuestas prontas y eficaces a las demandas que la sociedad civil reclama con urgencia”, añadió.

 

Dadas las condiciones macroeconómicas actuales, añadió, “no advertimos de donde provendrán los recursos requeridos para cerrar la brecha, si no es que una apertura solidaria, progresiva y participativa; como tampoco anticipamos cómo podemos llegar a un buen puerto con una estructura del Sistema de Salud fragmentado y con claros síntomas de agotamiento”.

 

Es cierto que el Gobierno Federal ha hecho grandes aportes presupuestales en las últimas décadas hasta llegar a un 6.2 del PIB en el 2013, reconoció. Sin embargo, la población y las necesidades están creciendo. En una asignación per cápita a cada mexicano le corresponden alrededor de mil dólares por servicios anuales en salud, mientras el promedio de la OCDE registra casi tres mil 500 dólares al año.

 

 El presidente de esa Fundación señaló que es necesario conjuntar esfuerzos para consolidar estrategias efectivas que permitan una reforma integral del Sistema Nacional de Salud, donde la sociedad organizada pueda jugar un papel constructivo y relevante.

 

Se registra, por el envejecimiento de la población,  un incremento desbordado del número de casos y costos de padecimientos crónico degenerativos

 

Escandón Cusi puso de manifiesto que la participación coordinada de los sectores públicos y privados debe basarse en reglas claras de organización, que garanticen el cumplimiento de estándares de calidad y desarrollo, en mecanismos que permitan el monitoreo sobre el uso de los recursos y el apego a la normatividad.

 

Asimismo, tras señalar que a lo largo de la historia, Fundación Mexicana para la Salud ha contribuido con estudios prospectivos sobre la salud y su financiamiento, lo cual ha permitido cristalizar importantes innovaciones en el sistema, habló de la urgencia de  plantear alternativas para avanzar en la construcción de un renovado Sistema Nacional de Salud, desde distintos frentes y a diferentes ritmos.

 

Al cierre de la Asamblea General número 35 de la Fundación Mexicana de la Salud, advertimos algunos signos preocupantes en la condición de salud de los mexicanos, agregó Escandón al citar un reciente informe de la OCDE sobre los Sistemas de Salud México 2016, que viene a confirmar lo que análisis internos ya apuntaban: el efecto que está teniendo el envejecimiento de nuestra población.

 

“En dichos diagnósticos coincide y se confirma lo que ya  es conocido: que existe una sensible transición de las enfermedades infectocontagiosas, al tiempo que se registra un incremento desbordado del número de casos y costos de padecimientos crónico degenerativos”, destacó Escandón.

 

“Si bien la esperanza de vida en México, según la OCDE, ha venido aumentando a un ritmo de poco más de uno por año, hasta llegar a casi 75 años, en la presente década, la OCDE en su conjunto incrementó a un ritmo de tres años anualmente para situarse en más de 80 años como expectativa de vida”.

 

Escandón no dejó de reconocer que “en México durante los últimos años es digno de reconocimiento los esfuerzos de los institutos de salud en reducir los gastos operativos, acelerar el registro de medicamentos altamente efectivos, implementar diversas tecnologías para mejorar la atención al paciente.

 

Más y mejor salud para los mexicanos; servicios de calidad, transparencia y mayor eficacia en los recursos utilizados

 

Pensemos que del gasto corriente en salud, poco más de un billón de pesos en el 2015, el 51 por ciento es público y el 49 por ciento privado, agregó.

 

Sin embargo, mencionó, el gasto privado, tan sólo el cuatro por ciento proviene de aseguramiento privado; es decir, el 96 por ciento restante, unos 468 mil millones de pesos, son un desembolso directo del bolsillo de los mexicanos.

 

Lo más sorprendente de ello es que más de un tercio de este gasto proviene de población afiliada a una institución pública de salud, señaló Escandón.

 

Ahora bien, si la situación actual es preocupante, las tendencias son aún más, advirtió. “Lo que hemos denominado la brecha de salud reside en el ensanchamiento entre la demanda y la oferta efectiva de los servicios de salud”.

 

Todos deseamos, le dijo Escandón al presidente, más y mejor salud para los mexicanos; servicios de calidad, transparencia y mayor eficacia en los recursos utilizados. “Ello nos recuerda lo que decía Margaret Chan, Directora General de la Organización Mundial de Salud en su Informe del 2010, cito: Más dinero para la salud, más salud por el dinero”.

 

Este informe calcula que se pierde entre 20 y 40 por ciento del gasto sanitario por ineficiencias, apuntó además el presidente de FUNSALUD.