Revelan científicos el misterio de la resistencia a los antibióticos

 

Universidad de Leeds

Universidad de Leeds

 

Un grupo de científicos de la Universidad de Leeds han resuelto una preocupación duradera (casi 25 años) de cómo un grupo de proteínas permiten que las bacterias resistan a los efectos de ciertos antibióticos.

Las proteínas de la familia ABC-F son una fuente principal de resistencia a los antibióticos, los Staphylococcus aureus sobre todo, un grupo de bacterias que incluyen las MRSA. SARM, (MRSA en inglés) son las siglas en español para las infecciones por estafilococo aureus resistente a la meticiclina. Esta bacteria provoca infecciones que son resistentes a varios antibióticos comunes.

Existen dos tipos de esta infección: la SARM hospitalaria, que es la que ocurre en las personas que se encuentran en hospitales o centros de cuidado de la salud y la SARM adquirida en la comunidad que es la que se presenta en personas que tienen contacto directo y cercano con otras personas, tales como los atletas que practican fútbol americano o lucha.

Para detener la SARM en los hospitales es importante un eficiente control de la infección. Para prevenir la SARM adquirida en la comunidad:

  • Ponga en práctica las buenas costumbres de higiene
  • Mantenga las cortaduras o los arañazos limpios y cubiertos con un vendaje hasta su curación
  • Evite el contacto con las heridas o las vendas de otras personas
  • Evite compartir artículos personales, como toallas, toallitas faciales, rasuradoras o ropa
  • Lave las sábanas, las toallas y la ropa contaminada en agua caliente con cloro y séquelas en una secadora de calor

 

Staphylococcus aureus

Staphylococcus aureus

 

Los resultados del estudio sobre la resistencia a los antibióticos  publicados en la revista mBio, proporcionan datos indicativos de cómo una familia de proteínas “protegen” e impiden que el ribosoma bacteriano quede bloqueado por antibióticos.

Por lo general, el ribosoma es un objetivo ideal para los antibióticos ya que las bacterias no pueden crecer sin él pero cuando la bacteria produce proteínas ABC-F, muchos antibióticos se vuelven ineficaces. ¿Cómo funcionan estas proteínas?

“Nuestro estudio sugiere que estas proteínas expulsan a los antibióticos cuando se unen a sus ribosomas. Es como cuando un portero (proteína) de una discoteca (ribosoma) echa de una patada fuera a los maleantes (antibióticos)”, añaden los autores.