Un nuevo paradigma de las Personas Adultas Mayores con plenos derechos es necesario en el país

 

  • Así lo destaca el doctor Luis Miguel Gutiérrez Robledo frente a la clara discriminación por edad que prevalece en todos los ámbitos
  • Considera indispensable crear en el poder legislativo una comisión con una visión de globalidad sobre la vejez y el envejecimiento de los mexicanos
  • Existe en México un entorno generalizado muy hostil para las personas de más de sesenta años

 

DSC03233

 

Maysa MOYA, José Luis CAMACHO

 

El doctor Luis Miguel Gutiérrez Robledo, director del Instituto de Geriatría de la secretaría de Salud, advirtió que prevalecen los estereotipos negativos sobre la vejez en México lo que propicia una clara discriminación por edad en todos los ámbitos y conforma un entorno muy hostil para esta población, por ello señaló la necesidad de un cambio de paradigma sobre las Personas Adultas Mayores, para que sean vistos no como sujetos de atención, sino como sujetos con “plenos derechos”.

 

Gutiérrez Robledo habló durante la presentación efectuada en la sede del Senado de la República, de la Encuesta Nacional de Envejecimiento, realidades y expectativas frente a la nueva vejez, en la que fue insistente el señalamiento de la discriminación y el maltrato físico, psicológico, abandono, acoso, exclusión y pobreza que sufre la población de más de sesenta años, sobre todo a nivel laboral.

 

En esa presentación de un estudio que forma parte del libro “Los Mexicanos vistos por sí mismos”, la doctora Liliana Giraldo Rodríguez destacó un hecho inédito registrado hoy en la transición  demográfica: hay menos niños de cinco años que personas adultas mayores.

 

En 2050 habrá más personas adultas mayores que jóvenes de menos de 15 años, señaló la experta en estudios sobre maltrato a las personas de más de 60 años durante esa sesión en la que estuvo la directora del Consejo Nacional de Población, Patricia Chemor.

 

DSC03234

 

Con base en los ensayos contenidos en el libro “Los Mexicanos vistos por sí mismos, Realidades y expectativas frente a la nueva vejez” y los datos de la Encuesta Nacional de Envejecimiento que el volumen incluye, el doctor Gutiérrez Robledo consideró indispensable crear en el poder legislativo una comisión con una visión de globalidad sobre el envejecimiento de la población mexicana, al recordar la necesidad de que los acuerdos de la Convención sobre los Derechos Humanos de las Personas Adultas Mayores, aprobados por la Organización de Estados Americanos (OEA) el año pasado, sean ratificados por el Estado Mexicano a través del Senado de la República.

 

El director del Instituto Nacional de Geriatría se refirió al impacto negativo de los estereotipos más generalizados sobre las personas de la Tercera Edad que subrayan aspectos de dependencia lo que vulnera aún más a las personas adultas mayores, al quitarles su personalidad de sujetos con derechos.

 

El envejecimiento es un fenómeno contingente, ni fatal ni uniforme para todos, dijo el doctor Gutiérrez Robledo al insistir en la urgencia de un cambio de paradigma sobre la vejez y enfatizó muy especialmente que hay que educar sobre los procesos del envejecimiento de la población a todos los niveles pero sobre todo a los profesionales. Hoy coinciden cuatro o cinco generaciones cuando estábamos preparados para tres, puntualizó.

 

Por su parte, en el análisis de la Encuesta Nacional de Envejecimiento, realidades y expectativas frente a la nueva vejez, la doctora Giraldo Rodríguez puso de relieve que estamos frente al gran desafío de dejar de ver la vejez como un problema, cambiar la imagen de la vejez. En México prevalece una situación ambivalente, convergen ideas positivas y negativas, dijo la especialista.

 

Es necesario cambiar la imagen de la vejez que afecta a las personas adultas mayores, los prejuicios y estereotipos dificultan el ejercicio de sus derechos humanos, sufren múltiples discriminaciones, la mujer es la más discriminada, subrayó la doctora Giraldo, al enfatizar que la discriminación se da al buscar trabajo.

 

Hay pocas oportunidades de trabajo, agregó la especialista, quien indicó también que la persona adulta mayor sufre de abandono y maltrato, falta de apoyo a su salud y consecuentemente vive situaciones  de pobreza.

 

Insistió en que la mayor discriminación que sufre la población mexicana de más de sesenta años es en el mercado laboral, le sigue el maltrato psicológico, físico, También se da el abuso sexual al destacar que en la encuesta las quejas más frecuentes de la personas adultas mayores fueron  por servicios inadecuados, precaria infraestructura para su movilidad, falta de atención psicológica y financiera.

 

No hay infraestructura urbana, banquetas, rampas, que propicien su movilidad y aumentan el número de caídas. Existe una “gran barrera” para que las personas adultas mayores puedan salir de sus casas, subrayó la doctora Giraldo Rodríguez.

 

Estamos frente a una gran necesidad de cambiar y reformular las políticas públicas, ver a las personas como sujetas de derechos, enfatizó la experta  que ha estudiado exhaustivamente  el maltrato a las personas  adultas mayores.

 

De ahí la importancia del libro presentado en el Senado de la República  “Los Mexicanos vistos por sí mismos, Realidades y expectativas frente a la nueva vejez” y los datos de la  Encuesta Nacional de Envejecimiento que el volumen incluye;  coordinado por los expertos Luis Miguel Robledo y Liliana Giraldo y un equipo de investigadores y colaboradores,  este trabajo  es un ejercicio académico estricto y cuidadoso que proporciona información fundamental para el abordaje del envejecimiento poblacional como el triunfo social que significa, resultado de la ciencia, las políticas públicas y el desarrollo socioeconómico del país, y el gran reto para que este logro de los mexicanos se viva con salud, dignidad, autonomía e independencia.