La Fundación Pfizer estimula el debate sobre las últimas tecnologías aplicadas a la Medicina

 

  • La Fundación Pfizer se preguntó el martes, 26 de abril, de qué forma y hasta qué punto la Tecnología está transformando la Medicina.
  • Por esta razón, en unión con la Fundación Ramón Areces, su Foro de Innovación Madrid,  2016 se centró en la Neurorobótica, la Nanotecnología aplicada a los fármacos y  la Biotecnología, entre otras conquistas humanas de los últimos tiempos
El profesor José Luis González Quirós, profesor de Filosofía de la Universidad Rey Juan Carlos, el profesor José Luis Pons Rovira, director del Grupo de Neuro‐Rehabilitación del Departamento Neurobiología Funcional y de Sistemas (Instituto Cajal ‐ CSIC); el doctor José Luis Puerta López-Cózar; el profesor Ramón Martínez Máñez, director científico del CIBER‐BBN; y el doctor Carlos Bernabéu González, CEO de Arborea Intellbird

El profesor José Luis González Quirós, profesor de Filosofía de la Universidad Rey Juan Carlos, el profesor José Luis Pons Rovira, director del Grupo de Neuro‐Rehabilitación del Departamento Neurobiología Funcional y de Sistemas (Instituto Cajal ‐ CSIC); el doctor José Luis Puerta López-Cózar; el profesor Ramón Martínez Máñez, director científico del CIBER‐BBN; y el doctor Carlos Bernabéu González, CEO de Arborea Intellbird

 

Durante la rueda de prensa del Foro de Innovación titulado la “Medicina exponencial, cómo la tecnología está transformando la medicina”, realizado en Madrid, la Fundación Ramón Areces y Fundación Pfizer pidieron a los ponentes del encuentro científico y tecnológico un resumen de los aspectos más destacables de sus respectivas intervenciones, informó IMMédicoHospitalario.

A todos ellos dio las gracias el doctor José Luis Puerta López‐Cózar, patrono de la Fundación Pfizer y organizador del acto. Experto que, durante su presentación, aseguró sentirse impresionado por la capacidad nanotecnológica que tienen los nuevos fármacos para llegar hasta los órganos patológicos; la facilidad aparente con la que los drones podrían sobrevolar pronto zonas desoladas y asoladas por las epidemias y el magnífico trabajo rehabilitador que hacen los exoesqueletos mecánicos en pacientes con paraplejia y tetraplejia.

Tras la introducción del doctor Puerta, el profesor José Luis González Quirós, profesor de Filosofía de la Universidad Rey Juan Carlos, describió el sentimiento de frustración que sufren algunos pacientes cuando no se cumplen las expectativas que imaginan que pueden ofrecerle las tecnologías sanitarias.

Ubicó el filósofo esta experiencia en la condición humana que le permite tener imaginación, una buena cualidad que, sin embargo, tiene el defecto de que es ilimitada y puede convertirse en fantasía “dilatada”. Por eso, recomendó buscar el equilibrio. Destacando igualmente el temor irracional como el otro factor que muchas veces explica la relación de las personas con las máquinas.

Durante su turno, el profesor Ramón Martínez Máñez, director científico del CIBER‐BBN, disertó sobre las  tres cualidades más destacables de la Nanotecnología aplicada a la Medicina.

Concretamente, explicó que sirve para realizar diagnósticos más precisos y mucho menos invasivos que los tradicionales, amplificando igualmente las posibilidades de las últimas tecnologías de imagen. Así mismo, la nanotecnología hace posible la liberación controlada de fármacos y que estos puedan viajar por la sangre hasta atacar únicamente a las células cancerígenas, sin hacer daño a los tejidos sanos.

De la misma forma, la nanotecnología hace posible la medicina Regenerativa de huesos y cartílagos, mediante células madre y biomateriales. Terrenos todos ellos en los que la farmacéutica Pfizer hace un trabajo puntero, según el profesor. Como ejercicio de ciencia ficción posible a medio plazo, Martínez Máñez aceptó que la nanotecnología pueda alterar el ADN en alguna medida.

En la misma línea, también admitió que crear órganos artificiales, por ejemplo con impresoras 3-D, también es un ejercicio de futurología en estos momentos.

En respuesta a una pregunta de IM Médico Hospitalario sobre lo accesible que puede ser el cerebro a medicamentos que utilicen nanotecnología, el doctor Puerta ayudó al profesor Martínez explicando que esto es posible tras superar la barrera macroencefálica, en patologías como el ictus. No obstante el médico recordó que el cerebro es un órgano lleno de neurotransmisores y que es preciso ser muy cuidadosos con cualquier sustancia que se introduzca en él.

 

foro_innovacion_2016

 

El “Internet de las cosas”

Por su parte, el profesor José Luis Pons Rovira, director del Grupo de Neuro‐Rehabilitación del Departamento Neurobiología Funcional y de Sistemas del Instituto Cajal, ente perteneciente al CSIC, analizó los exoesqueletos que se utilizan en algunos hospitales como el centro de Parapléjicos de Toledo, para lograr la rehabilitación neurológica de pacientes que necesitan volver a aprender a marchar, sentarse o subir escaleras.

Estos dispositivos, cuentan con sensores que informan sobre el estado de salud del paciente. En la actualidad, tales neurorobots son extraordinariamente costosos, pero Pons Rovira se mostró confiado en que pronto estarán presentes en muchos hospitales, aplicando economías de escala que permitan su utilización en la Sanidad.

Finalmente, el doctor Carlos Bernabéu González, CEO de Arborea Intellbird, describió la extraordinaria explosión tecnológica que permiten los dispositivos multinúcleo, como los móviles,  para dar respuestas inmediatas a las necesidades de las personas con todos sus terminales conectadas, dentro de lo que se ha venido a llamar el “Internet de las cosas”.

A continuación se centró en las aplicaciones que podrían tener los citados drones dentro del campo de la salud y la medicina. Un terreno que cada vez será mayor si se tiene en cuenta que el calentamiento del planeta está permitiendo el avance de enfermedades tropicales que utilizan vectores de propagación como los mosquitos, insectos que están activos durante mayor tiempo del año. En ese contexto, los drones podrán servir, en opinión de Bernabéu, para volar en áreas sin densidad de población (África, Amércia Latina, Asia), para identificar colonias de mosquitos mediante imagen térmica unida a radiación para esterilizarlos o pesticidas para fumigarlos. Pero también para tomar muestras de alérgenos o tóxicos, sin exponer a los investigadores, o transportar unidades de sangre a zonas de conflicto, entre otras muchas posibilidades.

El profesor José Luis González Quirós, profesor de Filosofía de la Universidad Rey Juan Carlos, el profesor José Luis Pons Rovira, director del Grupo de Neuro‐Rehabilitación del Departamento Neurobiología Funcional y de Sistemas (Instituto Cajal ‐ CSIC); el doctor José Luis Puerta López-Cózar; el profesor Ramón Martínez Máñez, director científico del CIBER‐BBN; y el doctor Carlos Bernabéu González, CEO de Arborea Intellbird.