Carlos Riera Kinkel, el cardiólogo que salvó la vida de Mancera Espinosa

  • El Jefe de Gobierno mencionó el episodio médico que sufrió en 2014 durante el XVIII Congreso Mundial de Cardiología que se efectúa en la Ciudad de México
  • “El Médico en Tu Casa” y otras medidas para prevenir males cardiacos aplica el gobierno de la capital mexicana
Dr. Carlos Riera Kinkel

Dr. Carlos Riera Kinkel

El viernes 31 de octubre de 2014, Miguel Ángel Mancera Espinosa, un capitalino de 50 años,  después de  sentirse cansado y algo decaído, ingresó al hospital ABC donde  tenía previsto someterse a una revisión diagnóstica para determinar la seriedad de la arritmia que aquejaba su corazón. Salvó su vida Carlos Riera Kinkel  uno de los mejores médicos mexicanos, especialista en Cirugía Cardíaca y Cirugía Cardiotorácica Pediátrica.

Durante  XVIII Congreso Mundial de Cardiología que se efectúa en la Ciudad de México, el Jefe de Gobierno de la capital mexicana, ante más de 500 cardiólogos, recordó ese episodio, la otra razón, además de darles la bienvenida,  por la que asistió a ese evento encabezado por el doctor José Narro, secretario de Salud del gobierno federal y ex rector de la principal universidad mexicana, la UNAM, con quien le une una cercana amistad.

“Pero hay otra razón más”, dijo Mancera al auditorio formado por cardiólogos. “Apenas hace poco más de un año, yo pasé por una experiencia de una intervención de corazón” que realizó el doctor Carlos Riera Kinkel en un hospital del oriente de la capital.

Fue un episodio que cambió la vida del Jefe de Gobierno y probablemente le motivó a reforzar sus estrategias de salud pública, como la de “El Médico en Tu Casa”, que lleva a las zonas más marginadas del área urbana los servicios de prevención y atención médica. Brigadas de doctores, enfermeras, pasantes de medicina, odontólogos, recorren los domicilios capitalinos. Según datos oficiales han sido visitados más de dos millones 200 mil hogares para comprobar la salud de sus habitantes.

medico en tu casa 3

En la red hospitalaria y clínicas de la capital mexicana incorporaron los exámenes del corazón, “donde nosotros podemos tener un electrocardiograma, nos conectamos en tiempo real con un staff del Instituto y ese Instituto nos dice si esa persona está en riesgo o no”, mencionó Mancera Espinosa. “Y con eso hemos tenido un gran avance en la prevención y en el combate a los infartos. Eso concretamente a los infartos”, añadió el servidor público.

Durante el gobierno de Mancera Espinosa en la capital de México se han retirado la sal de la mayoría de las mesas de los restaurantes capitalinos y prohibir fumar tabaco en sitios cerrados, una de las principales causas asociadas a las enfermedades isquémicas del corazón.  En parques, camellones y jardines se han  instalado equipos para estimular a sus gobernados a realizar  ejercicios  en su estrategia  de “un combate permanente al sobrepeso, a la obesidad”.

 El Jefe de Gobierno estimó,  de acuerdo a una última evaluación,  un descenso “que puede llegar más o menos después de cinco años, a un 10 o 15 por ciento, en algunas de las enfermedades asociadas a la hipertensión”.

Igualmente, la Ciudad de México es de los pocos sitios en el país donde fumar en espacios cerrados está restringido. El humo del tabaco en espacios cerrados es una de los principales factores  asociados.

En su narración sobre el episodio médico que tuvo Mancera Espinosa en noviembre de 2014, aparentemente todo inició con un procedimiento de revisión de una arritmia  que esperaba fuera sencillo. Tomó el teléfono de su oficina y habló con el personal del staff de gobierno y les dijo: “en dos horas estaremos en comunicación de nueva cuenta, solo voy a hacer una ablación –ustedes deben saber mejor que yo lo que significa esto—, una ablación a corazón precisamente para atacar algo que era una arritmia y era algo muy sencillo”.

040616 FOTO MIGUEL ÁNGEL MANCERA-CONGRESO MUNDIAL DE CARDIOLOGÍA Y SALUD CARDIOVASCULAR 2016 (8)

 “Desgraciadamente- añadió el servidor público en su narración- hubo una perforación de la arteria aorta, entre otras causas que se fueron sumando, básicamente tres perforaciones de corazón. Eso nos llevó a un periodo poco más o menos cercano a los diez minutos de un infarto que, gracias a un cardiólogo, que no sé si esté por aquí hoy el doctor Riera, pero si no siempre le mando un afectuoso saludo, que tomó la decisión de tomar con su mano mi corazón y reanimarlo, fue que hoy puedo estar platicando otra vez con mis amigos cardiólogos”.

La trayectoria del doctor Riera Kinkel lo acredita como uno de los mejores médicos mexicanos. Es egresado del Centro Médico Nacional Siglo XXI del cual es Jefe de la División de Cirugía, fundador y director del Instituto Cardio-Infantil de México AC y del Instituto de Cardio Ciencias SC;  de la Fundación “Vibra AC…De Todo Corazón”. Es un experto en Cirugía Cardíaca Pediátrica y Cirugía de Mínima Invasión en el Mount Sinai Medical Center, Hospital de Miami Beach, Florida en Estados Unidos.

Además, es maestro en Ciencias Médicas y Gestión de Salud, profesor titular de la cátedra de Cirugía Cardiotorácica (UNAM) en el  Hospital de Cardiología del Centro Médico Nacional Siglo XXI y profesor Adjunto del Módulo de Cardiología del Hospital Star Médica Infantil Privado, donde además es Jefe de Servicio. Pertenece a  varias sociedades médicas, entre ellas la Academia Mexicana de Pediatría y la Academia Mexicana de Cirugía.

 “Entonces, yo les tengo un profundo cariño y un gran respeto a todos los cardiólogos y cardiólogas del mundo, porque están siempre con la toma de decisión entre la vida y la muerte en los procedimientos que realizan”, dijo un emotivo Jefe de Gobierno. ”Es una de las ramas de la medicina que creo que tiene la tarea o de las tareas más complejas, más complicadas y decía yo, de la toma de decisión más difícil también”.

Mancera Espinosa mencionó a los cardiólogos esa otra razón de su asistencia a este Congreso y les agradeció que “compartan con la gente sus conocimientos, que puedan seguir salvando vidas, que veamos las estadísticas que nos muestran aquí en esta reducción de los accidentes, de las enfermedades cardiovasculares”.

“Sabemos que el infarto y la hipertensión arterial son las causas más altas de muerte a nivel mundial”, añadió.

El Secretario de Salud del gobierno federal, José Narro, ante los más de 500 especialistas del mundo, fue el encargado de la  inauguración del XVIII Congreso Mundial de Cardiología, quien habló del sentido humano en la atención médica y la prevención,  temas que deben predominar en los debates de los profesionales de la cardiología.

mancera cardio

Narro precisó que el desarrollo de la ciencia y la tecnología amplían la posibilidad de vivir en mejores condiciones; sin embargo, persisten problemas como las enfermedades infecciosas, a los que se añaden amenazas como el crecimiento poblacional.

En este marco, dijo, “la profesión médica tiene mucho que aportar, ustedes colegas atienden el corazón de los seres humanos, nos toca a todos cuidar el corazón de la humanidad”.

Por su lado, el presidente de la Federación Mundial del Corazón, Salim Yusuf, puntualizó que la meta es que para el año 2025 se reduzca 25 por ciento el número de casos de este tipo de padecimientos.

 Ese objetivo sólo se alcanzará si los médicos de primer contacto y los especialistas en la materia logran que la población se sensibilice ante este problema y evite los factores de riesgo, como el tabaquismo, la hipertensión arterial y el colesterol elevado.

 Como parte de las actividades de la inauguración, el embajador de Uruguay en Estados Unidos, Carlos Alberto Gianelli Derois, recibió en representación del Presidente de su país, Tabaré Ramón Vázquez Rosas, el reconocimiento que le entregó la Federación Mundial del Corazón por el trabajo realizado en la reducción del consumo de tabaco.

Please follow and like us: