Al ritmo de la rumba, el baile anual del Inapam

 

  • Unas 50 mil parejas se reunieron en el palacio de los Deportes en el tradicional baile anual de la institución federal encargada de dar atención a las Personas Adultas Mayores

rumba2

 

Al grito de “¡Hey, familia, danzón dedicado!”, con las primeras notas a cargo de Sebastián Cedillo y su danzonera, se abrió el baile anual del Instituto Nacional  de las Personas Adultas Mayores (Inapam) en el Palacio de los Deportes.

 

Aracely Escalante Jasso, titular de Inapam, y José Antonio Meade Kuribreña, secretario de Desarrollo Social, fueron los encargados de abrir el baile al filo de las dos de la tarde.

 

El Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores , como rector de la política nacional sobre envejecimiento, atiende a más de 10 millones de personas adultas mayores, destacó Aracely Escalante Jasso, en el arranque del masivo baile.

 

Su objetivo, dijo la servidora pública, es coordinar, apoyar, fomentar, vigilar y evaluar las acciones  públicas, estrategias y programas que se deriven de ella; promueve el desarrollo integral de las personas adultas mayores, mediante empleo, ocupación y oportunidades para mejorar su calidad de vida.

 

Ante un lleno completo en el domo principal del inmueble y las sus dos naves aledañas, unas 100 mil personas, Meade Kuribreña animó a las parejas:

 

“Treinta años de estar bailando es todo un reto; los queremos mucho y queremos que sigan bailando otros treinta años más”, les dijo y agradeció a la titular de Inapam por organizar este tipo de eventos para las personas adultas mayores.

 

rumba1

 

Al ritmo de la música, la cadencia de las notas y el ritmo, las parejas, de todas las edades se inició la festiva jornada, las personas adultas mayores comenzaron a bailar. Unos con atuendo de pachuco, otros vestidos como rumberos y otros más con ropa característica de las décadas de los 50 y 60, hicieron lo que bien saben hacer, bailar.

 

Y de entre los rumberos, destacó la pareja formada por los señores, Valerio Claudio Caudillo y Victoria Aranda Hernandez, cuya imagen fue el distintivo del baile de este año. Esa imagen, con ellos bailando, se imprimió miles de veces en los boletos, carteles, invitaciones y gafetes del Inapam, en los que se anunciaba el baile.

 

Los rumberos, como se le conoció a la pareja, también animó el baile. Ya en el escenario, invitaron al público a bailar y ellos pusieron el ejemplo.

 

Su historia es una de las muchas que se escriben cada año en el Palacio de los Deportes, en este evento; se conocen, forman una pareja de baile, se enamoran, se casan, y comienzan una nueva vida, caracterizada por el gusto hacia el baile, que también es un arte.

 

El Secretario Meade puso de manifiesto  en el baile de las personas adultas mayores “el gusto de expresar, por medio del cuerpo y sus movimientos, nuestra forma de pensar, de expresar emociones y sentimientos”.

 

La titular del Inapam pasó de las palabras al baile. Los miles de asistentes la imitaron y el Palacio de los Deportes se convirtió de pronto en una enorme y alegre pista. En las dos naves aledañas, con sendas pantallas gigantes, muchas otras parejas también se unieron a la alegría de bailar y de vivir.

Please follow and like us: