La salud de la sociedad es responsabilidad del Estado moderno y uno de los mejores igualadores sociales: José Narro

Es prioritario el fortalecimiento de las políticas públicas para garantizar la incorporación de forma masiva de los jóvenes a la educación, empleo, salud preventiva y seguridad social

Por considerarla  de gran interés para sus lectores  T E el diario de la Tercera Edad publica en su sección Testimonios y Documentos el texto completo de la Conferencia La cooperación Iberoamericana en Salud, del Doctor José Narro Robles, durante la XV Conferencia Iberoamericana en Cartagena, Colombia, el 5 de septiembre de 2016

XV Reunión de Ministros de Salud (4)

Muchas gracias y muy buenos días, tengan todas y todos ustedes, para mí es un honor, un placer poder compartir este espacio con ustedes y en particular dirigirme a todas y todos.

Señor doctor Alejandro Gaviria,

estimada doctora María Ángela Reboa,

doctora Leonor Calderón,

doctora Gina Magnolia Riaño,

doctora Carissa Etienne,

doctor Max Trejo, doctora Belén Crespo,

señoras y señores, ministros de salud, señoras y señores representantes de los organismos multinacionales aquí representados, señoras y señores representantes e integrantes de los países que conforman nuestra organización.

Señoras y señores:

Mis primeras palabras son de agradecimientos para nuestros anfitriones. La delegación de México por mi conducto aprecia la cálida acogida que esta hermosa histórica ciudad amurallada nos ha brindado, en unas cuantas horas apenas llegamos al hotel desde el aeropuerto, nos hemos sentido en casa, el realismo mágico se ha hecho presente a través de la magia de la amistad.

Mucho agradezco el cálido recibimiento que esta hermosa ciudad amurallada, Cartagena de Indias, nos brinda el día de hoy.

A nombre del gobierno mexicano expreso mi gratitud por este espacio en el momento inaugural de la vigésima quinta Conferencia Iberoamericana de Ministras y Ministros de Salud, para compartir algunas reflexiones sobre las posibilidades de incrementar la cooperación iberoamericana en materia de salud, y en particular el caso de la salud de los jóvenes.

Deseo que esta Conferencia, que es un foro de diálogo abierto entre naciones hermanas, tenga el mayor de los éxitos en la discusión de los retos que enfrenta la salud de los jóvenes iberoamericanos, así como en la formalización de acciones conjuntas para cerrar las brechas que al respecto existen entre nuestros países.

El mundo se ha transformado profundamente durante las últimas siete décadas. El fin de la horrenda pesadilla que fue la Segunda Guerra Mundial, constituyó el inicio de un cambio radical que condujo a nuevos reacomodos y a realidades distintas.

La población creció en estas siete décadas en más de 4,750 millones de habitantes; los adelantos científicos y tecnológicos hicieron palidecer al mundo de la ficción y sus aplicaciones, han impactado los estilos de vida, al igual que la duración y la calidad de los años de vida ganados; se incrementó la consciencia en torno a los derechos humanos, la democracia y la necesidad de encontrar un equilibrio en la ecuación del desarrollo y la sustentabilidad del mismo; las formas para comunicarse, transportarse e informarse tuvieron un vuelco impresionante; ha sido posible mejorar en la búsqueda de la equidad de género y en el respeto a los derechos de grupos frecuentemente olvidados, todos estos, entre otros muchos.

Sin embargo, todavía no hemos resuelto problemas de siempre como la pobreza, la desigualdad, la ignorancia, la muerte evitable, la injusticia, la corrupción, la impunidad o la exclusión. Incluso, se han generado nuevas formas de esclavitud como la trata de personas, además de que el crimen organizado se globalizó. Las brechas entre la opulencia y la indigencia se ampliaron en muchas sociedades y el sistema de valores laicos y cívicos se debilitó.

Los marcadores del éxito y la felicidad se pervirtieron y lo material tomó preeminencia sobre lo espiritual. Estamos de hecho en una encrucijada con grandes cargas de indignación, desesperanza, y frustración, se puede sostener que auténticamente el mundo está enojado. Muy pocos tienen duda de que el mundo debe cambiar y encontrar un nuevo camino, desarrollar un nuevo humanismo.

La responsabilidad de quienes asistimos a esta reunión es abrumadora. La salud es uno de los requisitos para mejorar en muchos sentidos, y su fomento, cuidado y recuperación nos corresponden en buena parte.

unidad médica móvil

Debemos ser capaces de influir en las políticas públicas de nuestros países. Tenemos que conseguir que la salud sea uno de los ejes del desarrollo y que junto con la educación sean prioridades en lo político y lo social, pero también en lo presupuestal. Hagamos de nuestra encomienda un compromiso de sociedad y gobierno, de todas las estructuras de los estados nacionales y también de las personas y las familias, de las escuelas y los centros de trabajo.

La salud no es mercancía ni nicho de mercado. No debe formar parte de la oferta y la demanda y tampoco debe dejarse sólo al compromiso individual. El cuidado de la salud es responsabilidad del Estado moderno y es uno de los mejores igualadores sociales. Asegurar niveles pertinentes de salud significa avanzar en la inclusión, representa la posibilidad de fortalecer la paz social, la vida democrática y el verdadero progreso individual y colectivo. Con salud se puede casi todo, sin ella, casi nada es posible. Estoy cierto que estas son algunas de las convicciones que nos acompañan. Estoy seguro que ellas guiarán el desarrollo de nuestra reunión. Deseo en especial, que ellas se reflejen en las conclusiones y los compromisos que adoptemos.

En vísperas de la vigésima quinta Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, espero que en este espacio de diálogo sobre la salud, avancemos en los trabajos que se han realizado desde la primera Conferencia que tuvo lugar en 1999 en Cuba, y particularmente en la realizada hace dos años en Veracruz, México.

Nuestros países tienen enormes potencialidades derivadas de nuestra riqueza histórica y cultural, entre las cuales destaca el hecho de que contamos con algunas de las culturas originarias del planeta, así como grandes recursos naturales y una enorme biodiversidad.

agr lat

En particular, a región latinoamericana cuenta con un  porcentaje importante de las reservas naturales de petróleo y de gas mundiales; con la mayor reserva de bosques y de madera del mundo; con la mayor proporción de la  oferta renovable anual de agua potable; con casi una cuarta parte de la tierra cultivable del mundo y con  más del 40 por ciento de la producción y de las reservas mundiales de cobre y de plata; con casi la mitad de la cosecha mundial de soya, al igual que con más del 20 por ciento de la oferta de carne bovina y de pollo.[1] La región de América Latina y el Caribe tiene una extensión geográfica[2] que equivale al 14 por ciento de la superficie del planeta.

Sin embargo, Latinoamérica es una región con grandes potencialidades, que van más allá de sus riquezas naturales, lo es también por su cultura, por el arte, por su gente y por sus instituciones. No obstante, también debemos tener presente que la pobreza y la desigualdad son los problemas ancestrales que nos perturban y para los cuales no hemos encontrado soluciones de fondo.[3]

Asi, por ejemplo, la CEPAL estimó que en 2015 el 29 por ciento de la población latinoamericana se encontraba en situación de pobreza y que, de ellos, poco menos de la mitad vivía en situación de indigencia.[4] El Banco Mundial por su parte, calcula que “uno de cada cinco latinoamericanos o alrededor de 130 millones de personas no han conocido nada distinto a la pobreza, subsistiendo con menos de US$4 al día a lo largo de sus vidas.”[5]

La desigualdad es un problema histórico y estructural en esta parte del mundo.[6] Según datos del Banco Mundial hace apenas un lustro, el diez por ciento de la población más solvente acumulaba 38.6 por ciento de la riqueza, mientras el diez por ciento más pobre concentraba apenas el 1.3 por ciento, una diferencia de casi 30 tantos.[7]

La desigualdad y la pobreza, además de los efectos limitantes que tienen en la economía, generan un sentimiento de inferioridad entre los que casi nada tienen, Entre los más jóvenes y celebró que este aquí un mexicano representante de la juventud de iberoamerica  provoca desilusión con respecto a los valores que dan cohesión, estabilidad y paz a las sociedades. No debemos permitir que a nuestros jóvenes los embargue este sentimiento. Tenemos la obligación de infundir en ellos la certeza de que existe un mejor futuro, y por su puesto y la confianza de que hay esperanza.

imss pobreza

Ante estas reflexiones, que más tienen que ver con la realidad latinoamericana, me felicito de que esta décimo quinta Conferencia tenga por lema “Fortaleciendo las políticas públicas en salud para mejorar la calidad de vida de los jóvenes en Iberoamérica.” No debemos soslayar que, con todos los problemas que podamos tener como región del mundo, habitan en ella 652.5 millones de personas.[8] Esto significa que, en la actualidad, uno de cada once seres humanos vive en la región.

Se trata además de una población relativamente joven, a juzgar por el hecho de que la mediana de la edad es cercana a los 28 años, mientras la de Europa es de 40 y la de Estados Unidos de 37. Cabe destacar que casi una quinta parte tiene entre 15 y 24 años de edad.[9] Nuestra región cuenta con un gran “bono demográfico” que puede y debe ser capitalizado en los próximos años. Sin embargo si se pierde la oportunidad, en dos o tres décadas se convertirá en un terrible “pagaré poblacional.” No debemos permitir que esta oportunidad demográfica se nos escape.

La desigualdad también afecta a los jóvenes, abre brechas entre ellos y con otras generaciones. El acceso a bienes y servicios, al crédito o a la vivienda, la movilidad nacional e internacional, el ingreso y el empleo, al igual que la asignación del gasto social para los primeros años de vida y para los últimos días de la misma, están marcados por la desigualdad.

Por esta razón, nuestros gobiernos deben reforzar sus estrategias para incorporar de manera masiva a los jóvenes a los programas de educación media superior y superior, al igual que a los de empleo, vivienda, salud preventiva y seguridad social. Es decir, debemos buscar generar y fortalecer políticas públicas orientadas por un enfoque de sujetos plenos de derechos y con los propios jóvenes como interlocutores y actores fundamentales de su devenir.

Esta Conferencia de responsables nacionales de la salud nos ofrece la oportunidad de dialogar y desarrollar acciones integrales con una visión de futuro, con un diseño regional para responder a las necesidades de nuestros jóvenes.

La salud es uno de los aspectos más sensibles para el trabajo transversal de la Cumbre Iberoamericana, por ello, en esta reunión debemos avanzar en los mecanismos de colaboración conformados por las redes iberoamericanas y, a partir de ellas, detonar trabajos que impulsen los diversos temas y que aporten al debate global la visión de Iberoamérica. Reviste del mayor interés conocer los avances puntuales que han tenido cada una de ellas.[10]

Durante la décimo cuarta Conferencia de Ministros de Salud, celebrada en octubre de 2014 en Veracruz, México, se acordó dar un paso adelante e identificar aquellas prácticas nacionales que pudieran convertirse en referente iberoamericano para incidir, con el uso de nuevas tecnologías, en los estilos de vida de las personas, promoviendo conductas de vida saludables para disminuir la incidencia de padecimientos crónicos.

Este ha sido un trabajo de coordinación al interior de cada uno de nuestros Ministerios o Secretarías de Estado, toda vez que suelen ser áreas distintas las que atienden los temas de tecnología frente a las encargadas de la prevención y el control de enfermedades crónicas. Sin embargo, ahora contamos ya con un directorio de puntos focales que conformarán la red de intercambio de experiencias de Iberoamérica en la materia.

De igual forma, de la mano con la Organización Panamericana de la Salud y el Secretariado General Iberoamericano, en cumplimiento a la Declaración de Veracruz, se ha elaborado un proyecto cuyo objetivo es identificar las experiencias que existen en la región para incidir en las enfermedades crónicas a partir de intervenciones de E-salud.

A partir de un enfoque integral, se pretende identificar aquellas iniciativas públicas o privadas que hacen uso de distintas posibilidades tecnológicas para la prevención, el diagnóstico o el manejo clínico de las enfermedades crónicas no transmisibles.

En una primera etapa se desea contar con el inventario de las experiencias iberoamericanas y a partir de eso, organizar una red de intercambio y colaboración entre expertos regionales.

lanchamédico 2

Esta iniciativa permitirá acercar a nuestra juventud algunas herramientas incorporadas en su realidad, para facilitar estilos de vida saludables y generar un binomio virtuoso de corresponsabilidad en salud entre autoridades e individuos. Asimismo, nos facilitará contar con información sobre las cargas de la enfermedad y los patrones de vida que inciden en la problemática y que ponen en peligro la sostenibilidad de nuestros sistemas de salud.

Sobre estos avances tendremos que profundizar. El espacio Iberoamericano nos ofrece un foro de diálogo franco y abierto en donde encontramos retos comunes y compartimos estrategias.

Hoy, como nunca antes, nuestra región debe hacer frente al crecimiento de las enfermedades crónicas no transmisibles. Además, también debemos hacerlo frente a la doble imposición de la carga epidemiológica que incluye la persistente presencia de las enfermedades transmisibles. Esta doble condición pone en riesgo la sostenibilidad de nuestros sistemas de salud y nuestra capacidad para salvaguardar lo más importante en la vida de nuestros pueblos: su salud.

Señoras y señores:

Hoy, como hace cinco lustros, el espacio Iberoamericano nos ofrece, como autoridades de salud, un mecanismo franco y abierto en donde se debe dialogar sobre los retos y oportunidades que tenemos para cuidar y mejorar la salud de nuestras poblaciones. El énfasis de esta edición no puede ser más atinado como ya fue señalado. Hablar de los jóvenes es hablar no sólo de nuestro presente sino también de nuestro futuro y las acciones que deriven de este encuentro contribuirán a la construcción de un sano porvenir de nuestras naciones.

Con historias y culturas comunes, con grandes posibilidades y potencialidades, debemos profundizar en la cooperación entre las 22 naciones que integramos la comunidad iberoamericana. Para ello debemos aprovechar mejor las ventajas actuales de las tecnologías de la información y la comunicación.

Nuestros países se encuentran hoy en la posibilidad de intensificar la colaboración en un plano horizontal y de luchar juntos por encontrar un lugar mejor en el concierto global.

Debemos asumirnos como una región que comparte tradiciones y una cultura que abarca todos los ámbitos del quehacer humano. Debemos pensar en grande, concebir nuestro futuro como el que corresponde a una de las regiones más ricas y productivas del planeta en todos los sentidos. Debemos hacerlo por nuestras sociedades y porque éticamente nos corresponde hacerlo.

Señor Ministro Don Alejandro Gaviria, Colombia ha dado permanentemente muestras diversas del gran sentido humano de su gente, una de ella fuera de serie y presente en todo el mundo, es la que nos dio y ha legado para siempre Gabriel García Márquez, Gabo tan cercano querido y admirado en México, Gabo de ustedes, de nosotros, Gabo de todos, mi deseo que para que con ese referente, el pueblo y el gobierno encabezado por Juan Manuel Santos avancen con diálogo y tolerancia en la consolidación de la paz la equidad y la educación.

La salud tiene la tarea de terminar con el conflicto de más de medio siglo, una responsabilidad relevante, tal como lo señaló el Presidente de Colombia, transmítale Señor Ministro nuestro aprecio y mejores deseos de éxito, paz y salud que son imperativos para el progreso de Colombia y de nuestra Región. Muchas gracias.

[1] Francisco Luzón. 2010-2020 La Hora de Latinoamérica. IX Encuentro Santander Latinoamérica. Universidad Internacional Menéndez Pelayo, Santander, julio 2010.

[2] Dependiendo de la fuente y de si se incluyen islas que pertenecen a otros países –Estados Unidos, Gran Bretaña, Holanda-, varía de 20.019 millones a 20.469 millones de km2.

[3] “Según el Banco Mundial y el Centro de Estudios Distributivos, Laborales y Sociales (CEDLAS), África Subsahariana tiene un nivel de desigualdad del 56,5, seguido por América Latina (52,9) y bastante lejos de Asia (44,7) y Europa del Este y Asia Central (34,7).” Citado por Marcelo Justo en: http://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/06/140617_latinoamerica_desigualdad_am.

[4] http://www.cepal.org/es/presentaciones/panorama-social-america-latina-2015.

[5]http://www.bancomundial.org/es/news/press-release/2015/03/09/breaking-the-cycle-of-chronic-poverty-in-latin-america-and-the-caribbean

[6] Alicia Bárcena, “América Latina y la crisis global: efectos, desafíos y oportunidades”, en Anuario Iberoamericano 2010, Agencia EFE y Fundación Real Instituto Elcano, Ed. Pirámide, Madrid 2010.

[7] Banco Mundial, Indicadores del Desarrollo Mundial, 2008.

[8] https://www.cia.gov/library/publications/the-world-factbook/docs/refmaps.html

[9] ONU, World Population Prospects, the 2010 revision.

[10] Las 12 redes que coordina la Secretaría General Iberoamericana son: Red de Autoridades Competentes en Medicamentos de los Países Iberoamericanos (EAMI)Red Iberoamericana de Cooperación Jurídica Internacional (IBERRED)Red Iberoamericana de Garantías (REGAR)Red EmprendiaRed/Consejo Iberoamericano de Donación y Trasplantes (RCIDT)Red Iberoamericana de Bosques Modelo (RIABM)Red Iberoamericana de Estudios Internacionales (RIBEI)Red Intergubernamental Iberoamericana de Cooperación Técnica (RIICOTEC)Red Iberoamericana Ministerial de Aprendizaje e Investigación en Salud (RIMAIS)Red Ministerial de Migraciones de Profesionales de la Salud (RIMPS); Red Iberoamericana de Organismos y Organizaciones contra la Discriminación (RIOOD)Red Iberoamericana de Protección de Datos (RIPD)

Please follow and like us: