Falleció un genio y creador de espíritu renancenista: Teodoro González de León

 

  • La arquitectura mundial está de luto: el arquitecto González de León fue uno de los mexicanos que hizo de la arquitectura un arte
  • Debemos reconciliar nuestra ciudad con su geografía y recuperar sus lagos, decía
  • “Un icono de la arquitectura mundial”, dijo Rafael Tovar y de Teresa al anunciar el deceso del ilustre mexicano y dar sus condolencias a su familia

museo_universitario_de_arte_contemporaneo

 

El arquitecto Teodoro González de León (Ciudad de México, 28 de mayo de 1926) falleció este viernes 16 de septiembre en su casa de la ciudad de México. En su cuenta de Twitter, el secretario de Cultura escribió: “Falleció Teodoro González de León, un icono de la arquitectura mundial. Mi pésame a sus deudos y a la comunidad artística”; y en otro twitt apuntó: “Mi mejor recuerdo de toda una vida junto a Teodoro González de León. Amigo entrañable”.

 

Al cumplir los noventa años en mayo pasado, Tovar y de Teresa consideró al arquitecto Teodoro González de León como un creador con espíritu renacentista que nutrió sus conceptos arquitectónicos de todas las expresiones artísticas, de las cuales también era un gran conocedor.

 

González de León asimiló su influencia prehispánica y colonial mexicana, para crear con un sello y una insistencia personal, un urbanismo moderno de bloques minimalistas, de espacios abiertos, con volúmenes, plataformas y escalinatas hechas en concreto cincelado y arena de tezontle rojo, respetando el color de los materiales, que son una referencia en su trabajo. La arquitectura con densidad y cuerpo y el concreto como el color de la arquitectura.

 

museo_rufino_tamayo_01

 

“La visión de la cultura que ha seguido De León para integrarla a su obra y a un patrimonio arquitectónico colectivo, ha creado en México una tradición y enriquecido la vida de millones de mexicanos”, dijo el funcionario encargado de la cultura nacional en ocasión del cumpleaños del ilustre arquitecto mexicano.

 

“La música, la pintura, la escultura, la fotografía y sus conocimientos de historia universal le dan una perspectiva única”, remarcó Tovar y de Teresa. “La mejor forma de homenajear a alguien es hacer públicas sus aportaciones y en este homenaje se buscó dar una visión de González de León a través del análisis de arquitectos y especialistas de distintas generaciones”.

 

Teodoro González de León, es un arquitecto y pintor mexicano. Creador de numerosas obras y espacios contemporáneos en la Ciudad de México. Nació el 29 de mayo de 1926 en la Ciudad de México. Estudió en la Escuela Nacional de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México. De 1942 a 1947 trabajó con Carlos Obregón Santacilia, Carlos Lazo Barreiro y Mario Pani Darqui. Participó en el anteproyecto de la Ciudad Universitaria de la UNAM con los arquitectos Armando Franco y Enrique del Moral.

 

edificio_del_poder_judicial_de_la_nacion

 

La obra, el legado y la influencia de Teodoro González de León en la arquitectura mexicana de dos siglos, incluye siete décadas dedicadas a la transformación de los espacios como una metáfora y extensión del espíritu humano, desde su única e innovadora perspectiva.

 

“La arquitectura debe funcionar como una creadora de cruces para las personas, para que exista comunidad, este concepto lo aplicamos en El Colegio de México”, dijo González de León al cumplir noventa años.

 

“En lo personal creo que debemos reconciliar nuestra ciudad con su geografía y recuperar sus lagos; creo que es factible hacerlo, de hecho es un sueño”, expresó este mexicano universal, para quien su semana de trabajo es de lunes a domingo y puntualizó: La arquitectura es el juego correcto y exacto de los volúmenes bajo el sol”.

 

teodoro_gonzalez_de_leon

 

En mayo pasado, la Secretaría de Cultura organizó un Homenaje Nacional al arquitecto con motivo de sus 90 años, allí, su titular expresó que se trataba de “un creador con espíritu renacentista”, que “ha creado en México una tradición y enriquecido la vida de millones de mexicanos”.

 

Cuando niño, la familia de Teodoro González de León se mudó a San Ángel. Su madre, que había estudiado en Francia, poseía una biblioteca en la que descubrió los primeros diseños. Esa casa estaba contigua a la que habitaban Diego Rivera y Frida Kahlo, que fue diseñada por Juan O’Gorman. Desde entonces sintió una fascinación por la geometría, una propensión por los problemas matemáticos para imaginar un espacio habitable.

 

Estudió en la Escuela Nacional de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México, y también tomó clases de grabado en San Carlos. De 1942 a 1947 trabajó con Carlos Obregón Santacilia, Carlos Lazo Berreiro y Mario Pani. Participó en el anteproyecto de la Ciudad Universitaria de la UNAM con los arquitectos Armando Franco y Enrique del Moral.

 

Becado para estudiar en Francia, fue discípulo durante 18 meses, allá por 1947, del teórico de la arquitectura, ingeniero, diseñador y pintor francés Le Corbusier, y colaboró como residente en la Unité d´Habitation de Marsella.

 

La mayor parte de su obra se concentra en la Ciudad de México, realizada durante décadas en conjunto con Abraham Zabludovsky, fallecido en 2003, conservando ambos despachos importantes y colaborando en sociedad a nivel práctico.

 

torre_arcos_bosques

 

Algunas de sus obras son la remodelación del Auditorio Nacional; participó en el equipo de arquitectos que diseñó el Centro Nacional de las Artes; creó el Museo Tamayo Arte Contemporáneo, el edificio del Infonavit, El Colegio de México, el Fondo de Cultura Económica, la Universidad Pedagógica Nacional de México (estos tres últimos congregados en un conjunto arquitectónico en Picacho, Ajusco), el Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC) de la UNAM,  o la Plaza Reforma 222, en Avenida Paseo de la Reforma. Estas edificaciones se han convertido en símbolo y referencia de la Ciudad de México.

 

Entre los reconocimientos que recibió González de León se cuentan el Premio Nacional de Ciencias y Artes 1982 en el área de Bellas Artes; el Gran Premio Latinoamericano en la Bienal de Arquitectura de Buenos Aires en 1989; fue miembro de El Colegio Nacional desde el 28 de octubre de 1989; el Gran Premio de la Academia Internacional de Arquitectura en la V y VII Bienales de Sofía, Bulgaria, en 1989 y 1994; fue miembro de la Academia Internacional de Arquitectura desde 1994; el Gran Premio de la II Bienal Internacional de Arquitectura de Brasil en 1994. Desde 1993 fue Creador Emérito del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca).