Myc, el gen de la longevidad

gen.

El gen Myc se ha convertido en un ‘objeto de deseo’ para la investigación biomédica ya que se ha demostrado que es un regulador central de la proliferación celular, el crecimiento y la muerte,  además de que se encuentra en el genoma de todos los animales, desde organismos unicelulares a seres humanos así lo informa la revista científica Cell, al revelar estudios que  prueban que el exceso de la expresión de la proteína que codifica Myc se vincula con el cáncer, tanto en seres humanos como en ratones, por lo que este descubrimiento abre la puerta al diseño de nuevos fármacos.

El estudio realizado en la Universidad Brown (EE.UU.) es el primero que constata la existencia de este gen en los mamíferos que parece ser clave en la esperanza de vida de los animales. Si se reduce su expresión, se prolonga la vida saludable de los ratones; los investigadores han comprobado que los ratones diseñados para tener una única copia del gen, en lugar de los dos normales, lo que reduce la expresión de la proteína codificada, vivieron un 15% más que los animales con dos copias. Y además tenían un envejecimiento saludable, por el contrario, estos animales eran más pequeños, casi un 15%, que los ratones normales señala el investigador John Sedivy.

“Los ratones son normales, pero a la vez son más longevos -dijo Sedivy-. Y a diferencia de muchos otros modelos de longevidad, como la restricción calórica o el tratamiento con rapamicina, en los que los animales viven más pero también presentan algunos problemas de salud, en este caso no desarrollan osteoporosis, tienen menos fibrosis cardiaca, son más activos, fabrican menos colesterol y exhiben  una mejor coordinación”.

Los expertos creen que los beneficios de la reducción de Myc en comparación con otros sistemas para alcanzar la longevidad sugieren que existen muchas formas en que el cuerpo puede alterar el envejecimiento por lo que, añade Sedivy, “podría haber muchas maneras de prevenirlo”.

Sedivy asegura que, a largo plazo, estos hallazgos podrían resultar útiles para la salud humana. Por ejemplo, señala, es probable que un medicamento diseñado para una vía metabólica especifica de Myc pueda o no prolongar la vida humana, pero sí  es seguro que podría ayudar a las personas a mantenerse saludables a medida que envejecen, al reducir la osteoporosis en las personas de la misma manera que lo hace en los ratones.