El derecho a la salud es aún una aspiración para muchos mexicanos

Tiene dificultades para verse hecho realidad. La salud, su cuidado, su atención, es al final una de las mejores inversiones que cualquier nación puede hacer.

José Narro Robles.- El tema de la salud es fundamental. No puede haber desarrollo personal, no puede haber desarrollo colectivo si no hay salud, primero.

Segundo elemento, nuestro país ha venido construyendo, lo vamos a ver y a documentar, un sistema de salud fuerte, que le ha permitido a lo largo de las últimas décadas tener avances que son innegables y que nos dan una enorme posibilidad, una gran plataforma para seguir adelante.

Es verdad, hay problemas, lo revisaremos. La mejor manera de resolver un problema es reconocerlo, tener un buen diagnóstico y, después de eso, diseñar la solución, ponerla en práctica, hacer los ajustes, supervisar el cumplimiento de las acciones que se determinen y, finalmente, hacer una valoración para ver qué tanto pudimos resolver, qué tanto pudimos avanzar.

Yo creo que esta oportunidad para venir a este foro de salud, para valorar avances, retos, desafíos; para valorar como la salud puede contribuir con la productividad y el desarrollo. Resulta muy, muy importante.

Voy a empezar. Bueno, lo que vamos a hacer en estos minutos es hacer una revisión del contexto internacional y nacional del tema central: Productividad, Salud y Crecimiento.

La salud a través de los años, logros y desafíos, el camino a la universalización, eficiencias en el sector, oportunidades conjuntas. Empiezo por lo internacional.

Me parece que es muy importante porque tenemos que entender, con toda claridad, cuál es el contexto en donde se está desarrollando el país y cuál es ese contexto mundial en el que estamos inmersos. Hay incertidumbres, sin duda, hay contrastes, por supuesto, y probablemente son muy, muy marcadas, pero ahí están algunos de los asuntos que tienen que ver.

Las debilidades de las economías y el comercio, algunos cambios potenciales que están, seguramente, en desarrollo, movimientos de migrantes y anti migrantes, conflictos bélicos, terrorismos y el surgimiento de una serie de transformaciones en el escenario político.

Las respuestas esperadas de nuestro país tienen que pasar por lo que yo decía, unidad. Si estamos unidos va a ser más fácilmente que salgamos adelante, unidos alrededor de objetivos claros, si actuamos con prudencia, con sensatez y en defensa de valores fundamentales, vamos a poder avanzar.

Mi primera propuesta para ustedes es: México es un gran país. Y yo podría pasarme no 18 minutos, muchos más dando datos y argumentando esta condición.

Tenemos una cultura milenaria, México es una nación multicultural, con historia y tradición, tenemos uno de los capitales naturales, como ha dicho el doctor José Sarukhán, más importantes en el mundo.

Hay 85 años de transiciones pacíficas sin ruptura constitucional y con alternancia en los partidos, es el país número 11 en materia demográfica, el 12 cuando hablamos de litorales y extensión marítima, el 14 cuando se refiere uno a la extensión territorial y una de las primeras 15 economías, prácticamente, mídase como se quiera medir.

Yo vengo a decir con toda contundencia que México ha avanzado, hay problemas, ya lo dije, sí, sí hay problemas, pero sin duda hemos avanzado y aquí hay algunos de los datos que sustentan mi dicho.

Y empiezo por recordarles a todas y todos ustedes que hemos vivido en estos últimos cuatro años un proceso de enormes transformaciones. Las reformas que por muchos años estuvieron postergadas, han sido por consenso, por mayoría, con la participación de distintas fuerzas políticas y en diversos niveles de gobiernos y en distintos poderes procesadas.

Tenemos datos que son importantes y alentadores, que a veces parece que se nos olvidan. En cuatro años, 2.6 millones de nuevos empleos, ha aumentado -sin duda alguna- las posibilidades de tener crédito, se ha mejorado la comunicación en el país y el ambiente laboral. Con todas las dificultades en la economía en el mundo ha podido transitar como uno de los periodos más largos, sin huelgas en nuestro país.

El turismo se ha, nuevamente, desarrollado de forma importante y en 2015 México fue el noveno lugar en turismo a nivel mundial.

Cuando hablamos de educación, ahí hay un par de datos. La cobertura de educación media superior aumentó casi 12 puntos, un poco más de 12 puntos, aumentó de 66 a 78.7 por ciento. Tres millones de adultos han superado el rezago educativo que es, sin duda alguna, una muy buena noticia y se estima que en el 2030 y eso lo dice PricewaterhouseCooppers, México podría estar dentro de las nueve economías más grandes del mundo.

No hay ninguna duda, hay una relación entre productividad y crecimiento, y no hay tampoco ninguna duda, tenemos que incrementar, tenemos que avanzar en materia de productividad y, al mismo tiempo, resolviendo uno de los problemas que ha acompañado el desarrollo de México a lo largo de siglos, casi uno puede decir, a lo largo de toda la historia del país: la pobreza y la desigualdad.

Dentro de ese contexto está la salud, sin una población sana, no se puede tener un país productivo.

México requiere avanzar en salud

Ya lo decía yo en las palabras iniciales, México requiere avanzar en salud porque eso para la persona, para la familia, para la sociedad entera, es adecuado. La salud es un derecho, un derecho fundamental, lo tenemos inscrito en la Constitución de la República, es también un igualador y un elemento de inclusión y estabilidad, pero también hay que decirlo, para muchos mexicanos todavía es un derecho aspiracional, un derecho que tiene dificultades para verse hecho realidad.

El sistema de salud es una pieza fundamental en todo sentido en el país. Hoy me estoy concentrando en el tema económico, no solo es atender a enfermos, no solo es atender o prevenir padecimientos que pueden, por distintas vías, por distintas formas evitarse, se trata también de fortalecer a la sociedad y de contribuir al desempeño económico y hacer que ese crecimiento sea mucho más sostenible e incluyente.

Vamos a ver un dato de lo que representa el sector público en materia de salud un poco más adelante y simplemente lo anoto, lo adelanto, lo anticipo: fuente importante de empleos.

La salud, su cuidado, su atención, es al final una de las mejores inversiones que cualquier nación puede hacer. ¿Qué ha pasado con los indicadores de salud? Yo me voy a concretar a plantear algunos de los resultados y, en particular, dos dimensiones, lo que ha sucedido digamos en el largo plazo -aquí hay 65 años de diferencia- y hacer algunos comentarios sobre los últimos cuatro años.

Llamo su atención sobre estos indicadores, el tamaño de la población. Resulta que en seis décadas y media la población casi se ha multiplicado por cinco. Ese ha sido el tamaño del desafío que se ha tenido que vencer. Ha habido un cambio demográfico muy importante, los mayores de 64 años, la gente de 65 y más, si comparamos 1950 con 2015, creció casi 10 veces, 9.5 veces, y en ese periodo tuvimos 28 años de esperanza de vida de ganancia, una disminución importantísima de la mortalidad general y, sin duda alguna, un gran avance respecto de la mortalidad infantil, disminución de 90 por ciento y más de 87 por ciento cuando hablamos de la razón de muerte materna y, sin embargo, todavía hay espacio importante para mejorar.

Hay países de nuestra región que tienen la mitad o menos de la mitad de la tasa de mortalidad infantil y hay que reconocerlo, nos quedamos por debajo de alcanzar el objetivo que nos habíamos puesto o los objetivos del milenio en materia de muerte materna.

Pero si revisamos lo que ha pasado en estos indicadores en los últimos cuatro años, también hay buenas noticias, menos mortalidad materna, 18 por ciento menos si contrasto 2012 con 2015, seis por ciento menos de mortalidad infantil y toda una seria de indicadores que nos pueden mostrar que vamos caminando en la dirección correcta.

¿Qué tenemos en materia de instituciones públicas de salud? Esta es la infraestructura y los recursos humanos con que se cuenta: casi 23 mil unidades de consulta externa, cerca de mil 400 hospitales con 90 mil, casi 90 mil camas censables y más de medio millón de trabajadores de la salud del capítulo médico y de enfermería, 212 mil médicos, 308 mil enfermeras.

Qué pasa en uno de los 365 días, ¿qué pasa cada uno de esos días de un año como promedio?, que hay más de un millón de atenciones diarias, más de un millón de mexicanos van diariamente en el promedio a un establecimiento, a una unidad de atención médica del sector público de la salud, cuatro mil 500 nacimientos, 100 mil urgencias, 890 mil consultas, 10 mil cirugías y cerca de 16 mil hospitalizaciones, un poquito más de esa cifra.

Pero por supuesto que hay retos, que hay desafíos que tendremos que vencer y yo he seleccionado algunos de ellos y quiero empezar por el tema demográfico, porque a quienes estamos en esta sala, particularmente a las mujeres que sin duda llegarán a 2050, siempre digo como un dejo de nostalgia que yo no voy a poder acompañarlos, en 2050 tengo cosas muy importantes que hacer y no voy a poder estar con ustedes, pero quien esté y no faltan muchos años, 33 años para eso, van a presenciar un enorme cambio demográfico. Tendremos, por ejemplo, entre los mayores de 70 años a 17 millones de mexicanos que contrasta con lo que el año pasado tuvimos, 5.6 millones, esto es, se triplicará el número de mexicanos con esa edad o en ese grupo de edad

¿Qué tenemos que hacer?, aprovechar el bono demográfico, evitar que se convierta en un pagaré poblacional, avanzar en el tema de envejecimiento saludable y, sin lugar a dudas, aprender y desarrollar nuestras soluciones para atender a un grupo de población que va a ser demandante de servicios, no solo de salud, sino en muchas de las áreas.

¿Qué desafíos adicionales tenemos en materia de salud? Hay que fortalecer las instituciones del sector público, hay que atender padecimientos que se nos han presentado como sustitutos de los viejos problemas, vencimos las enfermedades transmisibles y parasitarias, pero ahí están con nosotros ahora las crónicas, las enfermedades no transmisibles.

Ahí está gran amenaza, sobrepeso y obesidad; ahí está la diabetes que, en este siglo, ha matado a más de un millón 100 mil mexicanos, más mexicanos muertos por diabetes en estos años del siglo XXI, que en la Revolución Mexicana.

Tumores malignos, cáncer, enfermedades cardiovasculares, insuficiencia renal –que es un problema creciente y altamente costoso en todo sentido-, embarazo en niñas y adolescentes, atención geriátrica y salud mental, entre algunos de los desafíos.

Y, por supuesto, usar de una mejor manera los recursos y avanzar en la fiscalización y en la certidumbre de que se están aplicando de la mejor manera.

¿Cómo avanzamos para asegurar que todos los mexicanos tengan acceso a los servicios de salud? Yo aquí simplemente quiero decirles: hemos mejorado en cobertura y no tengo duda de que, en los datos que ofrezca Coneval a mediados de este año, vamos a ver esa mejoría. ¿Por qué lo digo?, hay más trabajadores con seguridad social. Se han podido incorporar al Instituto Mexicano del Seguro Social, estudiantes de nivel medio superior y superior; se han mejorado los sistemas de afiliación en el Seguro Popular y, se ha disminuido la carencia de servicios simplemente comparando 2012 con 2014, el indicador que mejor desempeño tuvo en esos dos años.

Hemos avanzado en el intercambio de servicios entre las grandes instituciones de salud en nuestro país, la Secretaría, el IMSS y el ISSSTE, y estamos avanzando, intentando ponernos de acuerdo y yo estoy seguro que lo vamos a conseguir, porque nunca me había tocado ver a mí una coordinación tan buena como la que ahora tenemos.

La salud y la inclusión social

Hay logros también en el orden administrativo en estos últimos cuatro años, las compras consolidadas de las que ustedes han oído o han sido parte de esos procesos y que han representado un ahorro superior a los 14 mil millones de pesos en las cuatro ediciones y, sin duda alguna, seguirá mejorando esa captación o ese ahorro, que sirve para comprar más abasto, para tener un mejor abasto en las instituciones.

Mejoramos en la fiscalización con reformas a la Ley General de Salud que se realizaron en 2014, que son aplicables a partir de 2015 y que nos están permitiendo avanzar en ese sentido y Cofepris, nuestra agencia reguladora de riesgos sanitarios, protectora y cuidadora de esas condiciones generales para la población, ha tenido un papel muy, muy importante.

Hay algunas oportunidades en el sector de la salud. La primera de ellas es reconocer que, efectivamente, el sector de la salud es una apuesta estratégica y pienso que por el ambiente, por el foro, por el tipo de público que está aquí representado, tenemos que pasar por dos revisiones, el tema de iniciativas de estilos de vida saludable, en donde estamos trabajando conjuntamente con los sectores privado y social para favorecer estos estilos de vida saludables y tenemos dos grandes ejemplos, la iniciativa Movisa y la iniciativa K Salud y está, por supuesto, otro tema que es el caso del turismo médico.

Yo quiero concluir mi presentación convocando de nueva cuenta, como lo ha hecho el Presidente Enrique Peña Nieto, a la unidad y que lo hagamos con objetivos, insisto, muy claros. La salud es una de ellas. La salud puede ayudarnos a promover la inclusión, a fortalecer la política social y a seguir trabajando, conjuntamente, educación y salud, que son dos de los grandes igualadores sociales que tiene cualquier colectividad.

Detonemos productividad, salud como factor de crecimiento, con una política industrial moderna y, por supuesto, fortalezcamos la confianza en las instituciones. Todos absolutamente todos tenemos una responsabilidad en este sentido.

   Ponencia leída por el secretario de Salud, José Narro Robles, en el Foro Salud, productividad y Desarrollo COPARMEX-THINK TANK 18, en el Polyforum Cultural Siqueiros, el 15 de febrero de 2017.