El problema del país no es la “la explosión gris”

  • Las personas mayores no son un inconveniente del desarrollo.
  • El problema real es la corrupción, la desigualdad y  la pobreza por la concentración de la riqueza y las formas precarias del mercado de trabajo.

Foto: T E

Hoy se habla de la “explosión gris”, de más personas mayores como si fuera un inconveniente del desarrollo, pero el problema real es la corrupción, la desigualdad, la pobreza que se genera por la concentración de la riqueza y las formas precarias del mercado de trabajo, expuso la doctora Verónica Montes de Oca, del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

México se encuentra en una transición demográfica: la fecundidad desciende y hay una presencia mayor de adultos mayores, dijo la especialista, quien acaba de asumir recientemente la presidencia de la Asociación Latinoamericana de Población (ALAP, para el periodo del 1 de enero de 2017 al 31 de diciembre de 2018).

“Las políticas públicas deben ir de la mano con los especialistas, porque pueden orientar las decisiones”, destacó al subrayar que la población es el recurso más importante que tiene un país. “Es el motor del desarrollo y tiene que vivir los frutos de éste; no es solamente fuerza de trabajo, son seres vivos que tienen derechos”, añadió.

En México tenemos mucho por hacer. No consideramos que sea la población o la dinámica demográfica el problema del desarrollo, dijo la doctora Montes de Oca.

Además,  destacó la especialista, la migración se ha detenido, sobre todo la que se dirige a Estados Unidos, que tiene una tasa muy baja. Aunado a ello, ha aumentado la migración de retorno, indicó.

Verónica Montes de Oca, del Instituto de Investigaciones Sociales.

La universitaria dijo que es importante vincular los estudios en la materia que se hacen en la región, con el desarrollo. Este último, acotó, no puede existir si no disminuyen las condiciones de desigualdad y pobreza.

Al parafrasear al pintor uruguayo Joaquín Torres García: “Nuestro norte es el sur”, indicó que es pertinente en estos tiempos no sólo pensar en Norteamérica o Europa, sino en Latinoamérica, en nuestros países, con los que tenemos coincidencias: “en la fuerza que tiene Brasil, Argentina, pero también es nuestro deber apoyar a los de Centroamérica y de la zona andina”.

En el sur hay ejemplos de desarrollo social y económico, de compromiso de las políticas públicas y de la riqueza de una nación para su gente, como Costa Rica y Uruguay.

“Sin embargo, siempre pensamos cómo podemos ganar con los vínculos, pero también tenemos que ver qué es lo que podemos aportar, y la UNAM ha sido un ejemplo”, dijo. “Tenemos que generar pensamiento crítico, porque hay tendencias regresivas en la región, en Europa y en nuestro continente; debemos ser críticos ante eso, porque no podemos dar marcha atrás”, resaltó.

La ALAP, de la que es la nueva presidenta la doctora Montes de Oca  es una organización científica que aglutina a más de 500 investigadores, estudiantes y otros profesionales de 29 países, interesados en análisis de población de América Latina y el Caribe.

Esta institución cuenta con un programa de formación de recursos humanos en demografía, e incentiva la investigación desde la perspectiva comparativa entre naciones.