Memoria contra el olvido de los relatos tepehuanos

 

  • Los resguardan para evitar el olvido de una comunidad y una lengua materna en riesgo de desaparecer
  • Con una población de poco más de 80 indígenas tepehuanos, la localidad de El Trébol 2, al sur de Sinaloa, conserva una tradición de mitos y leyendas en la memoria de sus más antiguos pobladores
  • Niños y niñas de diversas edades se involucraron en el proyecto de rescate de estos relatos, proporcionándole un sello particular e identitario

 

 

Provenientes de los estados de Durango y Nayarit, los tepehuanos o tepehuanes se establecieron en el sur de Sinaloa a comienzos del siglo pasado. El grupo lingüístico que conforman tiene en esta región una variante que prácticamente ya no se habla.

 

Este fue el primer obstáculo que enfrentó en El Trébol 2, localidad del municipio de Escuinapa, Sinaloa, Jorge Alejandro Partida Crespo, coordinador del proyecto Integración lingüística del tepehuano a través de la lectura y escritura de cuentos, mitos y leyendas tradicionales, beneficiario del Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias (Pacmyc) en el año 2012.

 

El Trébol 2 tiene menos de 200 habitantes y de éstos poco más de 80 viven en hogares indígenas. La población tepehuana en la localidad fue fundada hace aproximadamente 25 años y es originaria del estado de Durango.

 

“Cuando llegamos a la comunidad pensábamos que la lengua tepehuana era hablada, pero el comisariado ejidal nos informó que ya no se usaba allí y sólo los habitantes más ancianos, los nacidos en Durango, la empleaban ocasionalmente”, manifestó Partida Crespo, quien también es profesor de español de nivel secundaria.

 

 

Ante esta situación, el proyecto estuvo muy cerca de no realizarse. Sin embargo, Jorge Alejandro y los académicos que lo apoyaron advirtieron que las historias y relatos de los habitantes de la comunidad poseían una tradición identitaria que debía recuperarse.

 

“Se le tuvo que dar un giro al proyecto, para rescatar la memoria, los cuentos y las historias que a los habitantes tepehuanos de El Trébol 2 les narraban desde pequeños. En el proceso surgió la idea de integrar a niños de la comunidad para que ilustraran los relatos, y apenas los empezaron a conocer, descubrimos que se estaban olvidando”, reveló.

 

En la localidad los pobladores más ancianos son los que aún retienen en su memoria las historias. Pero la tarea de conjuntarlas tuvo en su inicio muchas dificultades, debido a la poca apertura para contarlas. No obstante, este fue sólo el primer paso, ya que más adelante hubo la necesidad de convertirlas en un lenguaje sencillo y accesible a los infantes.

 

Pero el impacto de la publicación que lleva por título Cuentos, mitos y leyendas tepehuanos. Ilustrados por niños, fue inmediato. “Ya había curiosidad por conocer El Trébol 2, y el gobierno de Escuinapa, Sinaloa, puso atención en el proyecto. Muchos pobladores pudieron adquirir el libro porque era gratuito y gracias a él conocieron a la comunidad indígena de la zona, ya que mucha gente no sabía que existían los tepehuanos en esa localidad”.

 

Jorge Alejandro Partida Crespo también resaltó que el convivir con los habitantes de una comunidad olvidada y con una lengua materna prácticamente desaparecida, buscando recuperarla, es una labor que puede significar el inicio de trabajos semejantes por parte de investigadores o gestores culturales con otros grupos indígenas de Sinaloa y, de esta manera, intentar rescatar su cultura, costumbres y tradiciones.

 

 

“Coordinar un proyecto Pacmyc fue una gran experiencia. Fueron 15 niños de todas las edades los que participaron: de kínder, primaria y secundaria. Para ellos escuchar las historias fue algo nuevo y fantástico; reencontrarse con algo que no tenían. Al plasmar los dibujos de las narraciones que iban escuchando, donde figuraban sirenas, duendes, vacas, tlacuaches, tecolotes y muchos personajes más, entendieron el mensaje”.

 

Se imprimieron un total de 600 ejemplares de esta recopilación cuya planeación duró dos meses y su realización un año. En total fueron cuatro docentes los que participaron. Los libros se repartieron en escuelas de la localidad, en los ayuntamientos de Escuinapa y Culiacán y entre los habitantes de la comunidad. “Los pobladores que se quedaron con un libro resguardan estas historias, estos mitos y leyendas, para así poder transmitirlas a otras personas y a otros familiares”, finalizó.

 

La Convocatoria 2017 del Pacmyc permanecerá abierta hasta el 19 de junio. Las bases pueden consultarse en: http://www.cultura.gob.mx/recursos/convocatorias/201703/pacmyc_2017.pdf