Se reduce la mortalidad por infarto al miocardio

 

  • En el IMSS se alcanza la meta de los países de la OCDE
  • Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo
  • Con la estrategia Código Infarto en 20 entidades y la Ciudad de México, se redujo la mortalidad de 26 a 8 por ciento
  • El Instituto ha atendido a más de cinco mil 400 pacientes

 

 

A un año de la puesta en marcha de Código Infarto, que tiene como objetivo que una persona con infarto agudo del corazón reciba atención inmediata en los servicios de urgencias, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) aseguró que ha logrado reducir la mortalidad por enfermedades cardiovasculares y alcanzar la meta promedio de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

 

Antes de implementar dicha estrategia, la mortalidad de pacientes que fallecían por infarto agudo de miocardio en los hospitales del IMSS, que dirige Mikel Arriola, era de 26 por ciento, informó el IMSS. Con la red de atención a pacientes que ha establecido el Seguro Social en 20 entidades y la Ciudad de México, actualmente la prevalencia disminuyó a 8 por ciento, similar a países miembros de la OCDE como Inglaterra, España, Portugal y Bélgica.

 

La titular de la División de Evaluación y Rendición de Cuentas de los Procesos de Atención Médica en Unidades Médicas de Alta Especialidad (UMAE’s), Gabriela Borrayo Sánchez, indicó que las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo desde hace 15 años.

 

 

En 2015 la Organización Mundial de la Salud reportó 15 millones de muertes por esta causa. En 2013 la OCDE colocó a México con la mayor letalidad por infarto agudo de miocardio en mayores de 45 años, con 27.2 por ciento.

 

Borrayo Sánchez señaló que con el Código Infarto se han atendido cinco mil 471 pacientes, logrando reducir, además de la mortalidad, la probabilidad de un nuevo infarto en 60 por ciento, de falla cardíaca 10 por ciento y de falla renal 33 por ciento.

 

Esto se ha conseguido, dijo, a través de la atención médica oportuna de un amplio equipo de salud, que tiene como objetivo que la persona infartada sea atendida en los primeros 30 minutos, ya sea a través de la aplicación de un medicamento para disolver el coágulo que bloquea alguna arteria del corazón, o al restablecer el flujo sanguíneo en menos de 90 minutos.

 

 

La doctora Borrayo Sánchez destacó que el Código Infarto forma parte del Decálogo para fortalecer la atención médica que impulsa la actual administración del IMSS. Incluye 170 unidades médicas de los tres niveles de atención, coordinadas en su mayoría por UMAE’s, para hacer frente a un caso con infarto a los servicios de Urgencias.

 

A junio de 2017, con la estrategia se brinda cobertura a más de 44 millones de derechohabientes en Aguascalientes, Baja California, Coahuila, Ciudad de México, Campeche, Durango, Estado de México, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Nayarit, Nuevo León, Puebla, Querétaro, Sinaloa, Sonora, Tabasco, Tlaxcala, Veracruz, Yucatán y Zacatecas.

 

En 2017 se prevé que las redes de atención a pacientes se instalen en todas las entidades del país y lograr una cobertura total, lo que haría único en su tipo este modelo en América Latina.