Por prejuicios y temores, en México los padres no hablan de sexualidad con sus hijos e hijas

 

  • Se evade el tema por no saber cómo tratarlo
  • Aun cuando en una familia ya se presentó el caso de un embarazo adolescente, no abordan el tema con los hijos más pequeños, por temor a que se repita la historia

 

 

En México, uno de cada cuatro jóvenes de entre 12 y 19 años de edad, ha tenido relaciones sexuales. Mientras que, en mujeres de ese mismo rango de edad, una de cada cinco inició su vida sexual. Tan solo en el 2015, se registraron 415 mil 398 nacimientos de madres menores de 19 años de edad.

 

Para el doctor Alfredo Whaley Sánchez, coordinador de la Clínica de Género y Sexualidad del Instituto Nacional de Psiquiatría “Ramón de la Fuente Muñiz”, el temor de los padres de familia a hablar de sexo con sus hijos es un factor desfavorable en la prevención de embarazo en la adolescencia.

 

En entrevista, el doctor Whaley Sánchez refirió que la información sobre los riesgos de iniciar una actividad sexual a edades tempranas, debe proporcionarse en los hogares. Sin embargo, los padres evaden el tema por no saber cómo tratarlo o porque creen que podrían propiciarla.

 

Consideró necesario que se hagan a un lado los prejuicios para prevenir una situación no deseada.

 

 

Whaley Sánchez sostuvo que la falta de comunicación resulta contraproducente porque los padres de la adolescente terminan criando y manteniendo al bebé, ya que, a esa edad, los jóvenes no tienen la madurez para responsabilizarse por el crecimiento sano del nuevo integrante de la familia.

 

Señaló que aun cuando en una familia ya se presentó el caso de un embarazo adolescente, no abordan el tema con los hijos más pequeños, por temor a que se repita la historia.

 

El doctor Whaley Sánchez recomendó a las familias mexicanas que la sexualidad sea uno de los temas que se aborden en el ámbito familiar, para que los jóvenes

aprendan a ser responsables de sus acciones.

El Sector Salud, dijo el especialista, hace un papel importante en la prevención a través de las diferentes estrategias, pero no puede hacerlo todo, se requiere que la sociedad asuma su parte en este problema.

 

Advirtió el especialista que mientras no aceptemos que todos somos seres sexuados, y que la sexualidad es parte de cómo nos reproducimos y nos vinculamos afectiva y eróticamente, no habrá prevención del embarazo en la adolescencia.