Universidad de la Tercera Edad en cada delegación

federico doring

Federico DÖRING  

Las buenas ideas pueden, con voluntad política, traducirse en políticas públicas y leyes en beneficio de los habitantes del Distrito Federal. Es el caso de una propuesta del gobierno emanado del Partido Acción Nacional en la delegación Benito Juárez y en su momento en Miguel Hidalgo.

El modelo de la Universidad de la Tercera Edad ha resultado exitoso en estas demarcaciones, por ello esta semana, en Acción Nacional, en la Asamblea Legislativa del DF, decidimos elevar esta propuesta a iniciativa de ley, para que en cada delegación exista al menos una de estas universidades en beneficio de todas aquellas personas que entregaron toda una vida al trabajo y cuidado de la familia, y que ahora merecen un espacio que les permita mantenerse en condiciones óptimas físicas y mentales.

En estos espacios se busca brindar a las personas adultas mayores de 60 años y más, actividades que procuren su desarrollo biosicosocial, que facilite el mejoramiento de la calidad de vida de este sector, ahora expuesto y tan vulnerable, a través de cursos orientados al aprendizaje y desarrollo físico y mental; manejo de nuevas tecnologías, capacitación para el proceso de envejecimiento que les permita abordar con dignidad y autorrespeto esta etapa de la vida.

Asimismo, la iniciativa de ley además de generar empleos propone brindar capacitación permanente sobre gerontología y geriatría dirigida a familiares y profesionales que trabajen con personas de la tercera edad.

Sin duda tenemos frente a nosotros un reto que debemos enfrentar con seriedad, pues en la actualidad podemos ser testigos de los problemas que aquejan a nuestros adultos mayores.

Los indicadores demuestran lamentablemente que son objeto de abusos, como el maltrato social y familiar; discriminación, pobreza y abandono, despojo de bienes y explotación laboral; enfermedades crónico degenerativas, discapacidad, falta de espacios adecuados que permitan accesibilidad e interacción social.

Lo que pretendemos es contribuir a erradicar esos abusos y establecer condiciones adecuadas para una vida en plenitud.

No basta sólo con otorgar una pensión alimentaria cada mes a las personas de la tercera edad, sometiéndolos por sus condiciones de necesidad a una clientela política.

El gobierno y los diputados de la ALDF tenemos la oportunidad de que este modelo exitoso y probado en Benito Juárez y Miguel Hidalgo, llegue a todas las delegaciones.

Ante el creciente número de adultos mayores en el Distrito Federal derivado de la inversión de la pirámide poblacional, los ciudadanos estamos obligados a prever condiciones adecuadas para con este sector de la sociedad.

La iniciativa no representa un gasto oneroso, es más, una vez echado a andar el proyecto es sustentable por sí mismo a través de recursos autogenerados.

Sería lamentable que se privilegiaran los intereses político partidistas y que la mezquindad de cálculos electorales domine la voluntad de los grupos políticos cuando sometamos a votación esta iniciativa. Estoy seguro que las condiciones están puestas para que como en otros casos, logremos un acuerdo con la mayoría de los legisladores en beneficio de los habitantes de esta ciudad capital.

Please follow and like us: