Fundamental el trabajo social con las personas adultas mayores

  • La restauración del tejido social y el cambio en la sociedad demandan modificaciones normativas y la unidad de todos los sectores del país, así como conjuntar voluntades y esfuerzos de los servidores públicos.
  • El trabajo social debe ser el motor de cambio social, de mejorar el tejido social y de prevenir dificultades.

El Ombudsman nacional, Luis Raúl González Pérez, subrayó González Pérez dijo que la CNDH reconoce  la labor de las personas dedicadas al trabajo social  con las víctimas de violaciones a derechos humanos y con quienes están privados de la libertad, en los centros de salud y personas adultas mayores, para restaurar el tejido social.

González Pérez puso de manifiesto que la restauración del tejido social y el cambio en la sociedad demandan modificaciones normativas y la unidad de todos los sectores del país, así como conjuntar voluntades y esfuerzos de los servidores públicos que diseñan e implementar políticas públicas   con enfoque de derechos humanos, para mejorar la calidad de vida de todas las personas.

Destacó la importancia de ayudar a proveer de justicia social suficiente a los grupos vulnerables, desde la perspectiva de los derechos humanos, como requisito con el que debe estar comprometido el trabajo social, y llamó a egresadas y egresados de la carrera de Trabajo Social de todo el país, a desempeñarse de manera coordinada y articulada con la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) en acciones que favorezcan el bienestar de las personas.

Al participar en un encuentro con 600 egresadas y egresados de dicha carrera, en un convivio llevado a cabo en la Casa Club del Académico de la UNAM, destacó la importancia de la unidad nacional y expresó su deseo de que a ella lleguen distintas entidades del país que mucho la requieren, donde el trabajo social es fundamental para hacer vigentes los derechos humanos de los mexicanos y mexicanas.

Subrayó que esa profesión adquiere relevancia, por ejemplo, ante los embates de la violencia en algunas regiones del país, que rompe el núcleo social, y la separación de familias por la política  endurecida, xenofóbica y racista de Estados Unidos, que niega el rostro humanitario a la migración y los derechos de las personas en ese contexto.

Destacó la importancia del enfoque social con que deben verse los derechos humanos y explicó que esa disciplina está comprometida con el desarrollo social, cohesión y empoderamiento de grupos vulnerables para que, sin discriminación, tengan los satisfactores para lograr mejores niveles de vida.

González Pérez habló ante  Leticia Cano Soriano, Directora de la ENTS de la UNAM; Leonardo Lomelí Vanegas, Secretario General de la UNAM y representante del Rector Enrique Graue Wiechers, y Sebastián García Saisó, Director de Calidad y Educación de la Salud y representante del Secretario José Narro Robles,

Apuntó que, de origen, el trabajo social es una profesión de derechos humanos, al tener como principio fundamental el valor intrínseco de toda persona y como uno de sus objetivos principales el fomento de estructuras sociales equitativas capaces de ofrecer a las personas seguridad y desarrollo manteniendo su dignidad.

Por su parte, Leticia Cano Soriano expresó que México tiene que cambiar en todos sus escenarios sociales, en los problemas que aquejan a nuestra sociedad, y el trabajo social debe ser el motor de cambio social, de mejorar el tejido social, de prevenir dificultades y atender los que hoy lastimosamente tenemos en el país.

Los feminicidios, narcotráfico, pobrezas y desigualdades, dijo, son los desafíos que tiene el trabajo social, y aseguró “este país va a ser diferente si escuchan al gremio de trabajo social y retoman sus planteamientos sus metodologías, sus modelos de intervención, si vamos abriendo esos espacios en política pública y política social.

A su vez, Leonardo Lomelí Vanegas señaló que hay campos muy importantes para el ejercicio del trabajo social que requieren la renovada capacitación de esos profesionales que deben enfrentar nuevos riesgos sociales emergentes, identificar nuevos sectores vulnerables de la población y aquellos problemas que conllevan un proceso de globalización, con contrastes notorios, gran opulencia en algunos sectores y fenómenos globales como la migración.

Sebastián García Saisó puso en relieve la labor de los trabajadores en el avance que tiene la salud como importante igualador social, y los felicitó por el posicionamiento logrado por esa disciplina, que mereció el reconocimiento de la Secretaría de Salud a los profesionales más destacados de ese gremio.

También estuvieron presentes, Daniel Barrera, Director del Programa de Vinculación con Egresados de la UNAM; Martín Castro Guzmán, Coordinador Ejecutivo de la Red Nacional de Instituciones de Educación Superior en Trabajo Social; Nelia Tello Peón, Roberto Bermúdez Sánchez, y Carlos Arteaga Basurto, exdirectores de la ENTS; Crisanta Martínez, viuda de Manuel Sánchez Rosado, quien fuera primer Director de dicho plantel, y Joaquín Narro Lobo, Secretario Técnico de la CNDH.