Descoordinación  y falta de mando único en el rescate de las víctimas de los sismos

  • Prioritaria la atención a mujeres, la niñez, personas con discapacidad y personas mayores. 
  • La CNDH solicitó al Secretario de Gobernación, a los gobiernos de Chiapas, Estado de México, Guerrero, Morelos, Oaxaca, Puebla y de la Ciudad de México la atención inmediata de las víctimas de las tragedias con perspectiva de derechos humanos.
  • En la capital del país fallecieron 181 personas, de las cuales 61 son hombres, 120 mujeres y 28 menores en la capital del país.

Foto: T E

Descoordinación, falta de mando y protagonismos afectaron el rescate y la salvación de vidas a tiempo, tras el terremoto que destruyó un inmueble de 42 departamentos de un multifamiliar ubicado en la calzada de Tlalpan, al sur de la Ciudad de México, habitado en gran parte por personas mayores, mujeres e infantes.

Este hecho se puso en evidencia durante los trabajos de auxilio a las víctimas del desplome de esa unidad habitacional construida por el ISSSTE en la década de los sesenta, por la denuncia hecha por  el ingeniero Oscar Mauro Escobar Carrera, comisionado por el Colegio de Ingenieros y Arquitectos para llevar a cabo las operaciones de levantamiento de las losas de ese  inmueble,  convertido en una montaña de ruinas.

Escobar Carrera culpó a los mandos de la Secretaría de la Defensa Nacional y de la Secretaría de Marina, encargados del Plan México, de esa ausencia de coordinación que hubiera permitido salvar más vidas en esa unidad de viviendas habitada por trabajadores al servicio del Estado.

Foto: T E

Un socorrista, Arturo Sánchez, corroboró las afirmaciones del ingeniero Escobar Carrera al poner en evidencia que desde el primer día del 19 de septiembre, los socorristas mexicanos,   ya expertos en sus tareas, fueren permanentemente  desplazados relegados cuando realizaban sus operaciones de salvamento, lo que impidió evitar la pérdida de vidas.

Desde el primer día del terremoto, TE comprobó que efectivamente las tareas de auxilio a las víctimas de esa unidad habitacional se encontraban a cargo de socorristas y jóvenes que fueron posteriormente desplazados por las unidades de la Secretaría de Marina y de la Secretaría de la Defensa al llegar las unidades extranjeras.

El socorrista Arturo Sánchez aseguró que se perdió la oportunidad de salvar vidas cuando los mexicanos eran relegados al llegar las diferentes misiones extranjeras, y rescatistas salvadoreños, japoneses, israelíes y chilenos.

Sánchez dijo a varios reporteros que en esos cambios se perdieron horas que provocaron que se retrasaran los rescates que realizaban los mexicanos. Las víctimas fallecieron de inanición y o por falta de oxígeno.

El ingeniero Oscar Omar Escobar Carrera, quien se iba a encargar de la operación de una grúa de 300 toneladas para levantar una de las losas, bajo un “código de maniobras” se quejó de que los mandos de la Defensa y de la Marina, que de plano lo corrieron del lugar del siniestro. Sostuvo que ese trabajo requería de una estrategia calculada técnicamente.

Foto: T E

En ese contexto, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) solicitó al Secretario de Gobernación,  al Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, y a los gobernadores de Chiapas, Estado de México, Guerrero, Morelos, Oaxaca, Puebla la atención inmediata de las  víctimas de los sismos  bajo una serie de protocolos con perspectiva de derechos humanos.

Para ello, la CNDH informó que les remitió para su aplicación a esos gobiernos las “Directrices Operacionales del Comité́ Permanente entre Organismos (IASC) sobre la Protección de los Derechos Humanos en Situaciones de Desastres Naturales”, que en su parte conducente contiene pautas de acción previas, durante y posteriores a un desastre natural, en relación con la salvaguarda de estos derechos.

Dichas directrices proveen pautas y elementos, a manera de base, para la protección de los derechos humanos que pueden verse comprometidos con motivo de un desastre y con posterioridad a éste, con el fin de aminorar el impacto que representan para la supervivencia y la dignidad humana en el tránsito hacia la recuperación y normalización, con respeto a los derechos humanos, de la convivencia social.

Debido a su utilidad, como guía de actuación, la CNDH les hizo de su conocimiento las mencionadas directrices, que ofrecen con un ángulo de derechos humanos, pautas a seguir para la atención de situaciones que se viven en diversas partes de México, y que pueden adecuarse al contexto y necesidades específicas de lo ocurrido en nuestro país.

Foto: T E

Mediante sendos oficios dirigidos a esas autoridades, la CNDH les informó que lo anterior permitirá garantizar la igualdad y no discriminación en el apoyo a todas las víctimas, personas damnificadas y a sus familiares, así como dar debida preeminencia a las necesidades de los grupos de atención prioritaria como son, entre otros, mujeres, la niñez, personas con discapacidad y personas mayores.

En este sentido se indica en los oficios, que en las acciones actuales y en las que están por venir a cargo de las autoridades, con el apoyo decidido que han mostrado los diversos sectores de la sociedad civil, es necesario considerar los estándares y mejores prácticas internacionales que tengan como eje rector la salvaguarda de la dignidad a través del cumplimiento de los derechos humanos, así como atendiendo a los resultados que arrojen dictámenes técnicos y científicos.

Por su parte, el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera Espinosa, al rendir corte informativo de labores de emergencia tras sismo, en C5, informó  al mediodía del domingo del fallecimiento 181 personas, de las cuales 61 son hombres, 120 mujeres y 28 menores.

Solamente, dijo Mancera, se tenía una persona sin identificar, es decir, que 180 han sido identificados.

Asimismo, informó de  35 personas hospitalizadas, de las cuales 5 hoy mismo causarán alta; 24  en el proceso de causar alta pero no tienen una situación de gravedad. Muchos de ellos, agregó el servidor público,   esperan ser intervenidos quirúrgicamente, sobre todo los que tuvieron fracturas expuestas.