Falleció una digna servidora pública, Rosario Green

  • Fue la primera mujer  canciller mexicana.
  • Fortaleció las relaciones con las naciones del sur y del Caribe. Con Estados Unidos exigió relaciones sin subordinación de ningún tipo. Su diplomacia  preservó y fortaleció la soberanía de la nación.

Una digna servidora pública mexicana, Licenciada en Relaciones Internacionales por nuestra máxima casa de estudios, la Universidad Nacional Autónoma de México, y maestra en Economía por el Colegio de México y la Universidad de Columbia, Rosario Green Macías falleció el fin de semana último a la edad de 76 años.

Green Macías, quien fue senadora y  embajadora de México en Alemania y Argentina y ocupó cargos dentro de la Cancillería mexicana, la Organización de las Naciones Unidas y dentro de su partido político, deja un enorme vacío en las relaciones exteriores del país.

Fue la primera mujer en ser secretaria de Relaciones Exteriores durante el gobierno de Ernesto Zedillo. Antes, en el gobierno de Carlos Salinas, fue Subsecretaria para América Latina, Asuntos Culturales y Cooperación de la cancillería cuando su titular era Fernando Solana, quien falleció también. Una de sus grandes preocupaciones fueron las relaciones con los países del sur del Suchiate.

En su última comparecencia en el Senado de la República,  como canciller el 20 de septiembre del año 2000, la maestra Green Macías  destacó que con los países de América Latina y el Caribe México mantenía “una relación privilegiada que se sustenta en sólidas raíces históricas y culturales, y en una visión de futuro compartido”.

Durante su tarea como secretaria de Relaciones Extertiores, Rosario Green intensificó el diálogo y la concertación política, impulsado y consolidado proyectos de integración económica, y ampliado y profundizado “con nuestros hermanos latinoamericanos y caribeños nuestra cooperación”.

Durante la administración de 1994 a 2000, la tarea de la diplomática mexicana se caracterizó por su naturaleza propositiva, dinámica y realista. “Ha sido una diplomacia firme y digna. Una diplomacia responsable, congruente con nuestra historia y a la altura de nuestro tiempo. Una diplomacia que avanzó en la promoción y defensa de nuestros principios e intereses. Una diplomacia que preservó y fortaleció la soberanía de la nación”.

Green Macías jamás se atribuyó tareas personales. Fue una sencilla y enérgica defensora de las relaciones exteriores de México. Destacaba que su tarea era de equipo y reconocía el trabajo de los legisladores, de los empresarios, de los académicos, de las organizaciones sociales  y de los medios de comunicación.

En una síntesis de sus tareas, la canciller Green Macías dijo en el Senado haber profundizado el entendimiento con los Estados Unidos, afianzar una asociación privilegiada con América Latina, edificar una nueva relación con Europa, ampliar la presencia mexicana  en la región Asia-Pacífico  y fortalecer  la  colaboración con Africa y Medio Oriente.

Con Estados Unidos, dijo en esa ocasión en el Senado Green Macías,  “hemos buscado aprovechar ventajosamente nuestra vecindad y remontar nuestras discrepancias sin subordinación de ningún tipo”.

“En todo momento nos hemos guiado por principios tan fundamentales como el respeto a la igualdad de los Estados, a la soberanía de cada país y a sus respectivos marcos jurídicos”, manifestó la  primera mujer canciller mexicana.

Abordó dos de los temas que provocan  en las relaciones con los Estados Unidos: migración y narcotráfico.

Tuvo que lidiar Green Macías con el  endurecimiento en la aplicación de las disposiciones legales estadounidenses en materia migratoria, que propició, como ahora, que grupos  de mexicanos cruce la frontera por zonas de alto riesgo, que en el año 2000 costó la vida  388  personas de nacionalidad mexicana, y con las medidas del gobierno mexicano salvó la vida de 952 connacionales que estaban en peligro al cruzar la frontera con el vecino país.

Un tema permanente de sus preocupaciones fue exigir que se ponga fin a la violencia enfrentada por  migrantes mexicano proveniente de las autoridades norteamericanas como de organizaciones privada. “Hemos procedido conforme a derecho para combatir toda muestra de intolerancia contra los nuestros y para demandar que se respeten su dignidad y derechos”, dijo Green Macías en el Senado en el año 2000.

Con respecto al narcotráfico, Green Macías consideró  articular la acción mexicana de  cooperación con Estados Unidos con base en dos premisas fundamentales: “Por un lado, la necesidad de adoptar un enfoque que garantice la corresponsabilidad, simetría e integralidad en el tratamiento del problema; por el otro, el respeto irrestricto a las jurisdicciones nacionales de cada país”.

TE se une a la pena de sus familiares y amigos por la desaparición de la distinguida y honorable mexicana que fue Rosario Green, ejemplar y digna servidora pública.