¿Qué es la polipíldora para disminuir ataques cardiacos?

El Instituto Mexicano del Seguro Social acaba de anunciar que incorporó en el cuadro básico de sus medicamentes una polipíldora que contiene tres fármacos distintos. México es el primer país en adoptar estas medidas que se desprenden de estudios realizados en Estados Unidos y España.

El Director General del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Tuffic Miguel, anunció que esa institución  incluirá en su cuadro básico la polipíldora, un método terapéutico para personas que han sufrido eventos cardiacos.

Con este medicamento el IMSS se propone disminuir hasta un 40 por ciento el riesgo de nuevos eventos cardiacos y  prevenir las consecuencias y recurrencias, con el uso de este fármaco en pacientes integrados en la estrategia Código Infarto, dentro del programa “A todo corazón”, al que hasta ahora se han integrado unos diez mil pacientes.

La polipíldora incluye en un  solo comprimido 3 fármacos distintos, Ácido acetilsalicílico que previene la formación de coágulos; Ramipril que controla la presión arterial y contribuye a la recuperación del corazón después del infarto, y la Atorvastatina que baja los niveles de colesterol.

En España  estos medicamentos son uno de los pilares básicos para prevenir la angina y el infarto en personas que ya padecen problemas coronarios. También son importantes para las personas que ya han padecido un infarto cerebral (ictus), de acuerdo con datos del Congreso Europeo de Cardiología.

En México la enfermedad cardiaca es causa de 138 muertes al día entre los derechohabientes del IMSS, una institución que da servicio a unos 70 millones de personas de la población mexicana.

Hasta octubre del año pasado en 26 estados del país,  el IMSS había establecido  el Código Infarto  para 44.7 millones de derechohabientes.

Hasta ese mes  del año pasado, por esta estrategia,  el Seguro Social aseguraba  que se  habían reducido en 58 por ciento las fatalidades y 60 por ciento las probabilidades de presentar un nuevo infarto.

Esa institución mexicana de salud fundada en los años cuarenta del siglo XX  asegura  que  se redujo en 10 por ciento la falla cardiaca y 33 por ciento la renal, disminuyendo en 44 por ciento las complicaciones totales.

Para las autoridades médicas del IMSS  este Código Infarto  representa una mayor oportunidad de tratamiento y rehabilitación cardiaca temprana y la reducción de los días de estancia en la terapia intensiva, hospitalización y de incapacidad laboral.

Durante la inauguración del 2º Congreso Internacional de Medicina Cardiovascular de Alta Especialidad, el titular del IMSS y el Director de la Escuela madrileña de Medicina Mount Sinaí, Valentin Fuster, firmaron el convenio de colaboración para implementar estrategias que impacten favorablemente en la salud cardiovascular de los derechohabientes, con el programa “A todo corazón” y Health Heart México.

Este convenio incluye tres de los siete ejes del programa “A todo corazón”, así como la promoción de hábitos saludables desde la infancia en niños de guarderías del IMSS.

También, dijo el titular de ese instituto,  permitirá detectar y controlar los factores de riesgo cardiovascular con estrategias grupales en trabajadores del Instituto para reducir la posibilidad de una enfermedad cardiovascular.

El servidor público mexicano subrayó los resultados obtenidos por el Seguro Social a través de su estrategia Código Infarto, con la cual se ha disminuido casi 70 por ciento las muertes, al brindar atención oportuna y eficiente a personas en situación de infarto.

En el evento, el Director de Prestaciones Médicas, José de Jesús Arriaga, dijo que con la estrategia “A todo corazón”, el IMSS cuenta con un modelo seccional para el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares.

Valentin Fuster, también director del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares en Madrid,  destacó que México es el primer país en adoptar estas medidas, que se desprenden de estudios realizados en Estados Unidos y España.

El encargado del Hospital de Cardiología del Centro Médico Nacional Siglo XXI, Guillermo Saturno Chiu, subrayó que fue en este hospital, el primero en Latinoamérica, donde se implementó el tratamiento intervencionista en el infarto agudo al corazón, mediante el empleo de fibrinolíticos, además de ser el centro formador de especialistas más importante para médicos nacionales y extranjeros.