¿Por qué se suicidan en México los jóvenes?

  • El suicidio dejó de ser un tabú en México. Cada 24 horas se suicidan 16 jóvenes en el país. En los últimos 30 años, la tasa de suicidio de cuadruplicó, al pasar de dos por cada 100 mil habitantes a 7.9. Los jóvenes no deberían suicidarse.
  • “No se trata de una cuestión moral, sino porque ellos están en una etapa en la que tienen la vida por delante y muchas veces ignoran la magnitud de su acción”, apuntó una experta  universitaria.

Susana Sánchez.-La noche del  lunes 12 de junio de 2017  el joven de 18 años Víctor Manuel Orihuela Rojas, un  estudiante de la Facultad de Odontología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM),  en un aparente suicidio en terrenos de Ciudad Universitaria, al sur de la capital mexicana.

Según  un reporte oficial de la máxima casa de estudios mexicana Víctor Manuel murió al caer del segundo o tercer piso del edificio de la Facultad de Filosofía y Letras en la zona declarada  como patrimonio de la humanidad en la Ciudad Universitaria.

El cuerpo del joven alumno fue encontrado por vigilantes a un costado de la Biblioteca Central, “al filo de las 22 horas”, mencionó la UNAM en un comunicado oficial.

De acuerdo con datos corroborados por el Senado de la República al proponer instaurar el “Día Nacional para la Prevención del Suicidio”, en septiembre del año pasado,  cada 24 horas se suicidan 16 jóvenes en el país. En los últimos 30 años, la tasa de suicidio de cuadruplicó, al pasar de dos por cada 100 mil habitantes a 7.9.

El cuerpo del alumno universitario fue trasladado a la Fiscalía de jurisdicción de Coyoacán, donde se circunscribe Ciudad Universitaria.

El informe de la UNAM discrepó de la hora del reporte de  la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México  que aseguró que  la localización del cadáver ocurrió alrededor de las 23:00 horas del lunes y no a la hora que indicó la Universidad inicialmente.

Entre las ropas del estudiante se encontraron diversos objetos, entre ellos un pasaporte”. Las autoridades judiciales iniciaron una investigación  por el delito de homicidio. La muerte de Víctor Manuel se presumió un acto de suicidio.

Otros casos de aparentes suicidios en CU  fueron el polémico caso de la joven  Lesvy Berlín Rivera Osorio, de 22 años, el 3 de mayo; del estudiante de Derecho, Luis Roberto Malagón de Gaona, de 20 años,  ocurrido el 18 de agosto y del alumno de la Facultad de Arquitectura, Roberto Carlos Villaseñor Niño, de 22 años,  quien aparentemente se suicidó por  depresión.

“No me hagan más de lo que fui. Solo fui un hombre solitario”, dijo Roberto Carlos en un  lacónico mensaje del 27 de noviembre a las 22:43 horas, un día antes de su suicidio.

Roberto Malagón de Gaona era un estudiante de excelencia con uno de los promedios más altos en su Facultad de Derecho. Sus padres dudan de su suicidio y acusan a las autoridades de omisiones en la investigación, ya que tenía golpes y fue encontrado inconsciente,  tenía signos de inmersión y asfixia por edema pulmonar y craneal.

El cuerpo del joven Malagón Gaona fue rescatado de un pozo de absorción cerca de la Facultad de Medicina en los mismos terrenos de Ciudad Universitaria.

Un problema de salud pública

El suicidio en México ya es considerado un “grave problema de salud pública” junto con la Organización Mundial de la Salud (OMS). La especialista  de la Facultad de Psicología, Emilia Lucio Gómez-Maqueo, estima que  si bien México no es uno de los países con una tasa elevada, en las tres últimas décadas hubo un incremento entre jóvenes de 15 a 29 años.

La OMS considera estima que cada año en el planeta 800 mil personas se quitan la vida, lo que representa una muerte por esa causa cada 40 segundos, apunta  la psicóloga Gómez-Maqueo.

Los intentos de suicidio en la población mundial es de 20 millones, de acuerdo con la misma OMS.

La académica de la Facultad de Psicología  ha señalado que el suicidio en México  ocurre con 12.2 casos masculinos y 3.3 femeninos por cada cien habitantes de ese rango de edad. En el orbe, la segunda causa de defunción en dicho grupo etario.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) señala que del año 2000 al 2014, la tasa de suicidios de elevó de 3.5 a 5.2 por cada 100 mil habitantes. En México, el suicidio es la décimo quinta causa de muerte; en 2014 se registraron 6 mil 337 suicidios.

El 75 por ciento de las muertes por suicidio está directamente asociado con el padecimiento de un trastorno mental, principalmente con la depresión. El 40.2 por ciento del total nacional de suicidios se encuentra entre la adolescencia y la juventud; alcanza una tasa promedio de 7.9 por cada 100 mil personas en ese segmento de edad.

Para la especialista universitaria esa tasa pasó de 3.5 a 5.2  por cada cien mil habitantes, si se piensa en números relativos podría considerarse que no son muchos. “Sin embargo, pienso que los jóvenes no deberían suicidarse. No se trata de una cuestión moral, sino porque ellos están en una etapa en la que tienen la vida por delante y muchas veces ignoran la magnitud de su acción”, apuntó la universitaria en una entrevista reciente.

Para esta experta universitaria este acto de dañarse a sí mismo para quitarse la vida tiene varios antecedentes, “como la reiterada ideación, planear cómo me voy a matar y la consumación. Algunos, por diferentes razones, lo intentan sin lograrlo”.

La forma más frecuente en México es el ahorcamiento, pues las cuerdas se encuentran más al alcance de los individuos, dijo  Gómez-Maqueo, para quien  las mujeres tienen una mayor ideación suicida que los hombres. Ellas utilizan métodos menos mortales, como el uso de pastillas.

De acuerdo con esta especialista mexicana antes de 1970 no había datos estadísticos sobre el número de suicidios en el país, porque este hecho representaba un tabú o un estigma, por lo que en ocasiones el médico consideraba que la muerte por esta causa se debía a un paro cardiaco o intoxicación, por ejemplo.

Hoy en día, considera Gómez-Maqueo, somos una de las naciones con mejores estadísticas epidemiológicas en este ámbito y cuya información procede del Instituto Nacional de Psiquiatría.

Gómez-Maqueo estima que el suicidio se trata de un problema de salud pública multicausal en el que intervienen factores familiares, personales y sociales que orillan a la persona a suicidarse, entre ellos la depresión –aunque no todos los deprimidos lo hacen.

Otros  factores identificados por esta psicóloga universitaria son  las enfermedades mentales como psicosis, desintegración familiar, educación demasiado rígida o disciplina laxa, fracaso escolar y desesperanza, uno de los motivos más importantes para atentar contra su vida, tanto en jóvenes como en adultos.

A estos factores de riesgo  se añaden  la drogadicción y el alcoholismo. En los estudios hechos por Gómez-Maqueo ha concluido  que la mayoría de quienes intentan quitarse la vida lo hacen “no porque quieran efectuar este acto, sino porque buscan ya no continuar con una existencia que consideran ya intolerable”.

En el país las cifras más elevadas de suicidios de mujeres corresponden a Campeche (4.7 por cada cien mil mujeres) y Aguascalientes (3.6), mientras que en el caso de los varones, destacan Quintana Roo (15.9 por cada cien mil), Sonora (14.8) y Aguascalientes (14.6).

Las tasas más bajas de suicidios de mujeres se registran en Oaxaca y Michoacán  y en el caso de la población masculina el menor número de estos casos ocurre en Guerrero, Michoacán y Oaxaca.

El Día de la Prevención del Suicidio

Para atajar este problema de salud pública cada vez más frecuente en México, el Pleno del Senado declaró el 10 de septiembre de cada año como el “Día Nacional para la Prevención del Suicidio”, con el propósito de concientizar a la población y a los grupos más vulnerables sobre las enfermedades mentales y todo aquel padecimiento o situación que puede llevar al suicidio.

Al presentar el dictamen para crear ese “Día Nacional para la Prevención del Suicidio”, el senador Salvador López Brito, presidente de la Comisión de Salud, destacó  las principales causas de muerte en personas de 15 a 44 años de edad: la depresión por diversas causas,  junto con el consumo de alcohol, la drogadicción y problemas económicos y familiares.

El senador del conservador Partido Acción Nacional, Jorge Luis Lavalle Maury, aseguró que contar con un Día Nacional para la prevención del suicidio haría que las y los mexicanos encuentren alternativas, se informen y sepan que sus problemas tienen solución.

Este decreto abona a la difusión de información y para que los gobiernos tomen las decisiones adecuadas y las transformen en políticas públicas.

El senador Fernando Mayans Canabal, de partido de izquierda de la Revolución Democrática ( PRD),  dijo que el  incremento de suicidios  en México exigía construir una verdadera estrategia nacional que articule acciones para prevenir y atender los trastornos de salud mental, incluido el suicidio.

En esa sesión el senador Daniel Ávila Ruiz, del PAN, citó   que en 2016 en el sureño estado de Yucatán hubo 220 suicidios, superó los 190 registrados en el año anterior. Yucatán, uno de los estados que se ha jactado con  mejores niveles de calidades de vida,  ha sorprendido con estos datos al colocarse  entre las tres primeras entidades de la República con mayor registro de suicidios.

El Pleno del Senado mexicano  declaró el 10 de septiembre de cada año como el “Día Nacional para la Prevención del Suicidio”, en un intento por  transparentar  y atajar uno de los graves problemas que más aquejan a la población mexicana y ha dejado de ser un tabú, el  suicidio, sobre todo entre los jóvenes mexicanos.