“Escucho a Martínez Serrano porque me quita la tristeza”

Centenares de sus radioescuchas se concentraron en la estación de Radio Centro en la capital mexicana a recibir su calendario. Se ha convertido en un personaje de culto en la radio mexicana. Su programa “Buenos Días”, es el de mayor audiencia en “vivo”  de la radio mexicana.

Foto: T E

José Luis Camacho López.-Es el programa más popular de la radio en México que se transmite en el 690 de la Amplitud Modulada, mejor conocida como “AM”,  amenazada con su extinción. Este domingo 28 de enero de 2018, por medio de su emisión dominguera de “Buenos días”, decenas de radioescuchas,  durante más de una hora, rodearon la estación de Radio Centro, ubicada en las calles de Artículo 123, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

El motivo de esta inusual concentración de oyentes de un programa de radio que se transmite en la Amplitud Modulada de la radio mexicana,  fue recibir un calendario de 2018, que cada año el más antiguo  conductor  de la radio mexicana, Héctor Martínez Serrano obsequia cada año entre sus radioescuchas con la imágenes de su numeroso elenco de  35 cantantes, músicos y comentaristas.

Foto: T E

Martínez Serrano se ha convertido en un personaje de culto para un amplio sector de la sociedad mexicana, gente de todas las condiciones sociales de las 16 delegaciones de la Ciudad de México y de los municipios vecinos a la capital mexicana. Su universo de audiencia la amplió la Internet.  Esta mañana recibió peticiones de música de un residente mexicano en Barcelona y otro de Tijuana. Su programa se transmite también en “vivo” por la red de la  Internet.

“La radio no tenía imagen”, dijo Martínez Serrano, imaginábamos a sus personajes y “cuando la llegábamos a ver no correspondían a lo que imaginábamos”. Una radioescucha de 86 años de edad que llegó a visitar el programa esa mañana del domingo 28 de enero, recordó a Martínez Serrano desde “El cochinito”. Esta radioescucha le pidió, en ocasión de su cumpleaños,  que le cantaran “Tehuantepec”. Le dijo a Martínez Serrano que todos los días prendía la radio para oírlo.

Ese culto se transmite e abuelos, a hijos y a nietos. Sus oyentes más jóvenes lo heredaron de sus abuelos y padres, y esta herencia radiofónica ha ido de generación a generación. Ninguno de los numerosos programas de la radio en todo el país, supera los números de sus audiencias.

Foto: T E

Una académica de La Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional mexicana observaba a sus alumnos del Sistema Abierto que la propaganda política no entra en los parámetros de la producción de las emisiones de Martínez Serrano.

Solamente por la actual legislación electoral, la emisión de “Buenos Días” de Martínez Serrano, tienen la obligación de difundir por estos días  los numerosas y agobiantes spots de los precandidatos presidenciales para la elección de julio de este año en México.

Este popular conductor de la radio mexicana nació en la ciudad de Celaya, en el estado central de Guanajuato, el 17 de noviembre de 1933. Sus radioescuchas lo siguen desde que trabajó en la emblemática XEW, una de las primeras estaciones de la radio mexicana conocida como “La Voz de la América Latina desde México”, fundada en la década de los treinta del siglo XX.

Tres décadas trabajó Martínez Serrano en esa emisora que formó decenas de cuadros para la radio de este país.  También trabajó para otra de las cadenas radiofónicas mexicana, Radio Fórmula, para salir de ahí a formar parte de las emisiones de Radio Centro, desde donde transmite el programa “Buenos Días”.

Foto: T E

Entre los radioescuchas que llegaron a las calles de Artículo 123 había quien lo recordaba también desde  “La Hora del Ranchero”, de la XEW. Su emisión actual “Buenos Días” se transmite cada mañana de  lunes a viernes de 5:30  y 10:00  de la mañana y los sábados y domingos, emisiones completamente musicales,  entre las 5:30 a 11:00 de la mañana.

Ni las bajas y crudas temperaturas que agobian a la población mexicana estos días de enero,  impidieron que esos fieles oyentes le dieran la vuelta a la manzana para recibir esos valiosos calendarios que son atesorados por los seguidores de la radio de AM que no termina de morir.

Hace una semana cerca del Palacio de Bellas Artes, por la Alameda Central, a pocas cuadras de donde se localiza  esa oficina de  Radio Centro, hubo otra entrega de calendarios,  centenares de radioescuchas se aglomeraron  para recibirlo.

Este domingo, llegaban en Metro, taxis, Metrobus, en microbús y formaron una larga cola que le daba vuelta a la calle de Artículo 123, por la calle de Balderas hasta la de Victoria, donde se realizan obras de repavimentación en sus aceras. Una de esas radioescuchas, Rosa Teresa de 67 años, quien oye las emisiones de Martínez Serrano desde hace 25 años, suspiró y dijo  que lo escucha porque le quita la tristeza.

Rosa Teresa, con una bolsa del mandado,  habita en la Unidad Habitacional Nonoalco-Tlaltelolco, una de las zonas más pobladas de la capital. El programa “Buenos Días” la hace reír, se siente a gusto, disfruta su música. Sin embargo, batalló todos los días  para lograr localizar el programa de Martínez Serrano cuando lo  cambiaron de la 1030 al 660 de la Amplitud Modulada. Se quejó de que le cuesta trabajo sintonizar la señal. Su radio es “viejito”, de esos con tocadiscos que tocan “long play”, discos de 33 y 78 revoluciones que todavía resguarda.

Lamentó esta radioescucha que su tía tenga una radio que ya no “agarra la estación de Martínez Serrano”.

Foto: T E

Este domingo Rosa Teresa decidió ir por su calendario, el año pasado no lo pudo hacer, pero este año lo logró y salió feliz con una amplia sonrisa  de las oficinas de la Estación de Radio Centro.  Le han recomendado  que es mejor  tener una “radio de onda larga”.

A Rosa Teresa le gusta escuchar otro programa que produce Martínez Serrano en esa misma frecuencia desde la media noche “Club Nocturno” hasta la madrugada. Para ella ese programa es una forma de no sentirse sola, siente que participa de la plática de las conductoras, entre ellas recordó a  Rosa María Torres Nava; las considera  como sus familiares.

Sobre todo para Rosa Teresa las emisiones de Martínez Serrano le ayudan a no pensar en sus problemas y recuerda que “la gente se puso triste” cuando le cambiaron la frecuencia.

Otro radioescucha que se identifica como “Enrique Peña Nieto”,  un trabajador que fue “montacargista” en una fábrica de equipos de acero, se sabe el nombre de las cantantes, de una de ellas,  Rubí Esmeralda, dijo que  “va a tener un hijo”, y recuerda a Martínez Serrano desde la  época del “pansón  panseco”, un desaparecido personaje de la radio mexicana de hace décadas.

Foto: T E

Para este obrero especializado ya jubilado  de 71 años “los políticos mexicanos ya quisieran un programa como el de Martínez Serrano” y despotrica contra quienes cada elección reciben dádivas de los candidatos, una despensa, una playera o tinacos para vender su voto.

En la puerta de la anterior oficina de Radio Centro, Checo Padilla, uno de los cantantes de “Buenos Días”, recibe a los radioescuchas que van por su calendario,  les reparten uno a cada quien.

Algunos de los ansiosos radioescuchas adquieren el libro de “Hojitas” a 50 pesos, con pensamientos, reflexiones “muy útiles”, dice una oyente. Desde la Campestre Aragón,  Margarita de 79 años fue por su calendario, sale orgullosa con su valioso trofeo.  Estas “Hojitas” llegaron a las manos de  Martínez Serrano “de aquí y de allá, poco a poco”, para incluirlas en “La Hora del Ranchero”. Son frases “de grandes pensadores de todos los tiempos, que concretan un mensaje útil y fórmulas para ser mejores”, dice en su prólogo este libro que va en su vigésima sexta edición.

Foto: T E

Otros orgullosos radioescuchas es una pareja formada por Estela Pérez, de 73 años, y Guillermo García, de 79 años. Disfrutaban su calendario. Él es un obrero industrial, ya jubilado, y su esposa Estela, dedicada al hogar. Cuando se les pregunta desde cuándo escuchan a Martínez Serrano, hacen una larga exclamación.

Pero no todos los radioescuchas pertenecen a la edad mayor. Kevin Rodríguez, un joven de 18 años, estudiante de Contabilidad, escucha a Martínez Serrano por su abuelo y por su papá. Tenía su calendario.

Foto: T E

La cita para recibir los calendarios fue convocada a las 12 del día, pero una hora después las audiencias de “Buenos Días” seguían llegando.

En la Estación Balderas del Metro, una señora poseía  dos calendarios; confesó a otro radioescucha que se formó dos veces, porque uno era para su mamá que no pudo venir por ser de edad avanzada. “Debes de ser parienta de Martínez Serrano”, le dijo otro oyente de ese popular programa de la radio mexicana.

Foto: T E