La difícil batalla mexicana contra la diabetes

  • Siete de cada 10 adultos, cuatro de cada 10 jóvenes y uno de cada tres niños tienen sobrepeso y obesidad. Incrementó su incidencia en las mujeres del medio rural. Entre 2012 y 2016 pasó de 69 a casi 75 por ciento. Una de las consecuencias es la diabetes.
  • De 1980 a 2016 se multiplicó más de siete veces. En el periodo de 2000 a 2016 ocasionó un millón 200 mil defunciones

La batalla contra la diabetes en México aún está cuesta arriba. José Narro Robles, secretario de Salud,  aceptó  que  aún hay mucho por hacer en el objetivo de reducir los impactos sociales y económicos a causa de las enfermedades crónicas no trasmisibles, como la obesidad, sobrepeso y diabetes y recordó que en México siete de cada 10 adultos, cuatro de cada 10 jóvenes y uno de cada tres niños tienen sobrepeso y obesidad.

Este problema de la obesidad y el sobrepeso aumentó  su incidencia en las mujeres del medio rural, ya que entre 2012 y 2016 pasó de 69 a casi 75 por ciento. Una de las consecuencias es la diabetes, que entre 1980 y 2016 se multiplicó más de siete veces y en el periodo de 2000 a 2016 ocasionó un millón 200 mil defunciones

Este doctor quien fue rector de la mayor universidad mexicana, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM),  confía en que  puestos en marcha acciones que permiten al país migrar de un modelo curativo a uno preventivo y anticipatorio, se permitirá reducir la incidencia de un mal que ha sido descrito como una “la maldición del siglo XXI”.

Narro Robles se reunió recientemente en forma conjunta con  funcionarios de la Secretaría de Salud y miembros de la Academia Mexicana de Cirugía, donde informó que esta transformación es necesaria para disminuir la incidencia y consecuencias de estas enfermedades, así como garantizar una buena calidad de vida para todos los mexicanos.

En la presente administración, dijo, se puso en marcha la Estrategia Nacional para la Prevención y el Control de la Obesidad, el Sobrepeso y la Diabetes.  Hace 15 meses se hizo una declaratoria de emergencia epidemiológica referente a estas enfermedades, recordó.

Estas acciones, aseguró Narro Robles, han dado resultados, ya que se registró una desaceleración en la prevalencia de diabetes, al pasar de 9.2 por ciento en 2012 a 9.4 en 2016, cuando se esperaba una cifra superior a 10 por ciento.

Asimismo  aseguró que las cifras de obesidad y sobrepeso en menores del sexo masculino, disminuyeron, al pasar de 19.5 por ciento a 15.4 por ciento en el mismo periodo.

Este médico cirujano  egresado de la UNAM está convencido de la efectividad de las  campañas de comunicación y difusión de estilos de vida saludables,  donde participan más de 11 mil centros de salud y se activó el índice de calidad del paciente diabético para su mejor control.

Para disminuir este mal, el servidor público mexicano  dijo que  se reforzó la regulación sanitaria y la política fiscal que impactó en la reducción del consumo de bebidas azucaradas, una de las principales causas del aumento de la diabetes en la población mexicana. También dijo que se realiza la compra centralizada de insumos para Detección Temprana y Control de Diabetes que garantiza a los estados el abasto de tiras reactivas para los pacientes.

Narro Robles precisó que a estas acciones se suma el programa Salud en Tu Escuela que este año inició en tres entidades, con el objetivo de hacer intervenciones positivas en niños, padres de familia y maestros.

El titular de Salud también se refirió a la capacitación de médicos de primer contacto, para la detección oportuna de padecimientos. En México se cuenta con más de 160 programas de formación de médicos y alrededor de 125 mil estudiantes de medicina.

El subsecretario de Integración y Desarrollo del Sector Salud, doctor José Meljem Moctezuma, mencionó en esa ocasión  la importancia de fortalecer las competencias médicas de los profesionales de la salud, especialmente de primer nivel de atención médica, ya que siete de cada 10 pacientes que acuden a consultas en el segundo nivel de atención, pudieron solucionarse en el primer contacto.

Los servicios que recibe la población deben satisfacer sus necesidades, conferir mejor salud, postergar la muerte y permitir preservar una buena calidad de vida, citó el funcionario, quien  aseguró que la carencia de acceso a servicios de salud bajó de 21.4 por ciento, a 15.5 por ciento de 2012 a 2016.