La voluntad anticipada, una opción de muerte digna

Más de 10 mil personas han suscrito esta decisión. La Secretaría de Salud de la CDMX y el Colegio de Notarios celebran 10 años de la Ley en la materia e inician la campaña “Marzo, mes de la Voluntad Anticipada”.

A 10 años de haberse promulgado la Ley de Voluntad Anticipada en la Ciudad de México en el mes de enero de 2008, más de 10 mil personas han suscrito esta decisión; el 75 por ciento de ellos a través de notarios públicos y el resto en hospitales públicos y privados, informó el subsecretario de Servicios Médicos e Insumos, Raúl Ríos Garza.

Ríos Garza señaló que la Voluntad Anticipada es el derecho a decidir, no someterse a tratamientos o procedimientos médicos que prolonguen la vida y que ya no cumplan con el objetivo de curación, en caso de encontrarse en la etapa terminal de alguna enfermedad.

“Hoy celebramos varios hechos que son de suma importancia para la población de la ciudad, sin duda, el más significativo, refrendar el compromiso de continuar trabajando y dar cumplimiento a la Ley de Voluntad Anticipada”, dijo el servidor público.

Ríos Garza, junto con Marco Antonio Ruíz Aguirre, presidente del Colegio de Notarios, dieron a conocer recientemente que del total de las personas que han firmado su Voluntad Anticipada ante un notario público, 65 por ciento son mujeres, y de total de hombres 67 por ciento son casados.

Mientras que el 50 por ciento de las personas suscritas han manifestado ser donadores de órganos y tejidos con fines de trasplante; sin embargo, es una tendencia que en los últimos 3 años no se ha incrementado, por lo que es un área de oportunidad en la que se deben redoblar esfuerzos.

Tras firmar el convenio de colaboración para dará inicio a la campaña “Marzo, Mes de la Voluntad Anticipada”, el presidente del notariado anunció que durante dicho mes la suscripción a la Voluntad Anticipada tendrá un costo de 1,200 pesos más IVA para personas mayores de 18 años, mientras que para adultos mayores de 65 años tendrá un precio de 400 pesos más IVA.

En el auditorio del Colegio de Notarios, se destacó la gran labor que realiza el personal de salud para brindar a los pacientes con enfermedades crónicas en fase terminal la atención de cuidados paliativos, enfocados en aliviar el sufrimiento, mejorar la calidad de vida del paciente y sus familiares, con el apoyo de un equipo multidisciplinario en hospitales y a través de “El Médico en Tu Casa”.

La Secretaría de Salud de la Ciudad de México y el Colegio de Notarios, firmaron un convenio de colaboración para dar facilidades a los ciudadanos de obtener La Voluntad Anticipada durante marzo y abril.

Con la firma de este convenio desde 2017, se determinó una reducción del 50% en los honorarios de los notarios, únicamente durante marzo y abril, cuando se trate de población en general el costo será de 1200 pesos, mientras que para mayores de 75 años el costo es de 400 pesos.

El trámite de Voluntad Anticipada lo han realizado más las mujeres, un 65% más que hombres, la mayoría de las personas que lo tramitan tiene una edad de entre 65 y 79 años, en el caso de hombres, entre 55 y 74 años entre mujeres. En cuanto a la donación de órganos, el 56% de las personas que han realizado su Voluntad Anticipada han aceptado el donar sus órganos después de la muerte.

Dentro de las diez principales causas de muerte siete se relacionan directa o indirectamente con enfermedades crónico-degenerativas, y solo en las tres primeras causas se agrupa el 44.9% del total de defunciones, como enfermedades del corazón, 18.6%; diabetes mellitus, 14.3%; tumores malignos, 12%).

Este tipo de enfermedades se caracterizan por no ser transmisibles, ser de larga duración y por lo general evolucionar lentamente, son incurables, progresivas, invalidantes e irremediablemente fatales.

Los cuidados paliativos son una aproximación que mejora la calidad de vida del paciente y su familia, enfrentan problemas asociados con enfermedades que amenazan su vida, a través de la prevención y alivio del sufrimiento, por medio de la identificación temprana, la evaluación adecuada y el tratamiento del dolor y otros problemas físicos, psicosociales y espirituales.