Cada vez más cruel la violencia contra las mujeres mexicanas

Atenta contra su integridad física, psicológica y sexual. El 79% de las mujeres de 15 años o más declaran haber enfrentado violaciones de cualquier tipo en México. El 52% de ellas ha sufrido violencia por parte de su pareja actual o en la última relación. Representa una de las violaciones más atroces a los derechos humanos.

Foto: T E

Los resultados de la Encuesta Nacional sobre Dinámica de las Relaciones en el Hogar, del 2016, señalan: en la Ciudad de México, 79% de las mujeres de 15 años o más declaran haber enfrentado violaciones de cualquier tipo; 52% de ellas ha sufrido violencia por parte de su pareja actual o en la última relación.

La violencia hacia las mujeres mexicanas sigue siendo un tema pendiente y representa una de las violaciones más atroces a los derechos humanos, dijo la  presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la capital mexicana, Nashieli Ramírez Hernández, durante la firma  de un convenio de colaboración del Instituto de las Mujeres de la Ciudad de México (INMUJERES CDMX) y el Tribunal Superior de Justicia local (TSJCDMX)

Con este Convenio  será organizado  el Sistema para la Identificación y Atención del Riesgo de Violencia Feminicida (SIARVFem).

Ramírez Hernández dijo  que la violencia hacia mujeres y niñas es persistente, y cada vez más cruel contra su integridad física, psicológica y sexual, por lo que es necesario trabajar en la construcción de una política integral y efectiva para prevenir la violencia contra ellas.

La Ciudad de México posee, desafortunadamente, el primer lugar en violencia comunitaria; esto es, en los últimos 12 meses, seis de cada diez mujeres ha sido violentadas en la calle, parques o en un transporte público, dijo la defensora de los derechos humanos capitalina.

Hace diez años, el 29 de enero de 2008, en la Ciudad de México, citó Ramírez,  se logró la promulgación de la Ley de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia en el Distrito Federal, fruto de la articulación entre el movimiento feminista, la academia y el Poder Legislativo.

Así, agregó, emergió un proyecto que entendió a la violencia contra las mujeres como un problema social y político que reflejaba la importancia de la institucionalización de la política en la materia, de su permanencia en el tiempo y de las obligaciones que el gobierno debería asumir, más allá de las voluntades particulares.

Ramírez afirmó que fortalecer el acceso a la justicia de las mujeres víctimas de la violencia de género, implica llevar a cabo un proceso de auto-valorización que les permita detener el ciclo de violencia, así como proporcionar herramientas que propicien la toma de decisión informada, encaminadas a construir un proyecto de vida, en entornos libres de violencia, incluidos el acceso a la justicia y la obtención de autonomía.

“El acceso a Vida Libre de Violencia trasciende el ámbito penal y punitivo; el acceso a la justicia comprende también el derecho a la verdad, a la reparación integral y a las garantías de no repetición, mediante medidas adecuadas de protección y políticas de prevención, sensibilización y concientización”.

La experiencia comparada y los estándares internacionales nos han demostrado que para lograr una vida libre de violencia, así como para contar con mujeres empoderadas y autónomas, capaces de construir y reconstruir su proyecto de vida, es necesario que la política de protección y prevención vaya mucho más allá del ámbito punitivo o penal, señaló la defensora de los derechos humanos de la capital del país.

Insistió en que al ser la violencia hacia la mujeres  más  persistente y asistir a una realidad cada vez más cruel contra la integridad física, psicológica y sexual de niñas, mujeres y otras identidades femeninas, necesitamos, es necesaria la construcción de una política integral y efectiva para prevenir la violencia contra ellas.

Igualmente, añadió,   garantizar  a quienes hayan sido víctimas de violencia contar  con protección inmediata y efectiva, por parte de las autoridades y  reciban atención integral y puedan acceder a procedimientos expeditos accesibles de procuración y de administración de justicia.

Por su parte, la directora general del INMUJERES CDMX, Teresa Incháustegui Romero, aseguró que ese Sistema para la Identificación y Atención del Riesgo de Violencia Feminicida permitirá reducir el riesgo de las víctimas recurrentes de violencia y proteger su vida e integridad, sus bienes jurídicos y a familiares, así como evaluar la pertinencia de las acciones emprendidas para resolver su situación.

Como parte del convenio de colaboración, el TSJCDMX proporcionará información de las víctimas de violencia de género, de personas agresoras y de las medidas de protección solicitadas y otorgadas.