Pese a  prejuicios y estigmas, en la CDMX aumentan los matrimonios del mismo sexo

  • Hay que aceptar a todo tipo de familia. Ni la orientación sexual, ni la identidad de género constituyen criterios válidos para diferenciar el acceso al disfrute del derecho al matrimonio y a la protección de la familia.
  • El 4 de marzo se conmemoró Día de la Familia. En la Ciudad de México existe una política de reconocimiento y protección a las familias no tradicionales,  las encabezadas por dos mujeres o por dos hombres en unión libre.

En la Ciudad de México uno de los matrimonios igualitarios, es el de Leonardo y Mauricio. Ambos contrajeron matrimonio en octubre de 2012.Decidieron  formalizar su relación con la ley que permitió a las parejas homoparentales convertirse en papás.  Esta pareja es un ejemplo de un avance jurídico y social sin precedente  en México.

Ni la orientación sexual, ni la identidad de género constituyen criterios válidos para diferenciar el acceso al disfrute del derecho al matrimonio y a la protección de la familia, consagrado en los artículos 1° y 4º de la Constitución General de la República, que protegen de manera indistinta tanto a parejas del mismo sexo como a las parejas homoparentales.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) subrayó que la protección jurídica de las familias cruza los marcos constitucional, convencional y legal, y demanda actividades concretas para garantizar el derecho a la libertad de convicciones éticas, conciencia y religión.

Este Organismo Autónomo llamó a la población en general a aceptar los sistemas de familias y asumir que la conceptualización de la familia ha variado y evolucionado conforme al cambio de los tiempos, que el respeto y protección a las diferencias permiten una convivencia pacífica y la erradicación de discriminación y violencia que enfrentan las personas unidas por vínculos y afectos diferentes al matrimonio entre mujer y hombre.

Hasta el año 2017, se habían  celebrado en la Ciudad de México desde 2010  ocho mil 503 matrimonios de parejas del mismo sexo.

El Gobierno de la Ciudad de México  informó que en el último año, a través de  del consejero Jurídico y de Servicios Legales (CEJUR), Vicente Lopantzi García, se habían realizado  mil 549 uniones matrimoniales fueron entre parejas Lésbico, Gay, Bisexual, Travesti, Transexual y Transgénero e Intersexual (LGBTTTI).

La Capital del País es punta de lanza en matrimonios igualitarios, ya  que desde 2009 se han realizado 9 mil 681 uniones LGBTTTI.

En la Ciudad de México, considerada la más progresista del país por  el Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera Espinosa, el matrimonio entre personas del mismo sexo, es un derecho constitucional, que los sectores religiosos y más conservadores han buscado eliminar desde el anterior Arzobispo de México, el obcecado Norberto Rivera Carrera, quien en su último mensaje defendió al matrimonio “natural”.

En este derecho, Lopantzi García ha declarado que no  hay marcha atrás como parte de los derechos humanos en la Ciudad de México.

Subrayó que en la metrópoli prevalecerán las garantías individuales refrendadas por la Suprema Corte de Justicia de la Nación y los tratados internacionales ratificados por México en materia de derechos humanos.

Para el anterior Consejero Jurídico capitalino y catedrático universitario,  Manuel Granados Covarrubias,  con la realización de los matrimonios igualitarios, la Ciudad de México se ha consolidado como la capital de la tolerancia y el respeto a los derechos de la Comunidad Lésbico, Gay, Bisexual, Travesti, Transexual y Transgénero e Intersexuales (LGBTTTI).

La reforma que legalizó los matrimonios igualitarios en la capital del país entró en vigor el 4 de marzo de 2010 a  través de una modificación al artículo 146 del Código Civil, la cual   establece que el matrimonio es la unión libre de dos personas para realizar la comunidad de vida, en donde ambos se procuran respeto, igualdad y ayuda mutua, con lo que el concepto de unión entre hombre y mujer, desapareció.

Dicha iniciativa además colocó a la capital mexicana como la primera entidad del país en reconocer la unión civil entre personas del mismo sexo,  ha destacado el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (Copred).

La Constitución  capitalina aprobada el año pasado establece que todas las estructuras, manifestaciones y formas de comunidad familiar son reconocidas en igualdad de derechos, protegidas integralmente por la ley y apoyadas en sus tareas de cuidado, expuso.

En su Artículo 6, inciso D, también reconoce para todas las familias la más amplia protección en su ámbito individual y colectivo y su aporte en la construcción y bienestar de la sociedad por su contribución al cuidado, formación, desarrollo y transmisión de saberes para la vida, valores culturales, éticos y sociales.

Pese a los prejuicios y estigmas aún arraigados en la sociedad, el Copred celebró que en la Ciudad de México exista una política de reconocimiento y protección a las familias no tradicionales, es decir, las encabezadas por dos mujeres o por dos hombres en unión libre.

La CNDH   afirmó que el derecho a contraer matrimonio –sustentado en relaciones afectivas con ánimo de permanencia, que buscan emprender un proyecto de vida conjunto, típicamente caracterizado por cooperación y apoyo mutuo- protege a todos sus integrantes, de ahí que el Estado mexicano debe adoptar todas las medidas legislativas, administrativas y de otra índole que sean necesarias, a fin de asegurar el acceso, en igualdad de condiciones y sin discriminación, a la seguridad social y a otras medidas de protección, incluyendo beneficios laborales, licencia por maternidad o paternidad, de salud y pensiones, entre otras.

En ocasión de la conmemoración el Día de la Familia – celebrado cada  domingo de marzo—, esa Comisión Nacional  de los Derechos Humanos señaló que ninguno de los modelos de familias debe ser rechazado, y cada integrante debe contribuir a generar un cambio social hacia una participación equitativa de todas y todos en el hogar.

De acuerdo con el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (COPRED), los pasos importantes que han dado las políticas de reconocimiento y protección a las familias no tradicionales en la CDMX son los siguientes:

  1. Promulgación de la Ley de Sociedades de Convivencia (2007)

Reconoció legalmente a los hogares formados por personas sin parentesco consanguíneo.

  1. Modificación del Código Civil del Distrito Federal (2009)

Permitió la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo.

  1. Aprobación de las reformas al Código Civil del Distrito Federal (2010)

Reconoció el derecho de adopción a las parejas homosexuales.

  1. Promulgación de la Constitución de la Ciudad de México (2017)

Otorgó el reconocimiento constitucional de las familias diversas dentro de la sección de los derechos de las familias.