Las mujeres mayores que trabajan en el hogar, entre las más vulnerables

  • Realizan jornadas hasta de 12 horas. Sin indemnización ni pensión son despedidas cuando envejecen. Cuando mucho perciben dos salarios mínimos.
  • Llaman en la Cámara de Diputados al gobierno a ratificar el Convenio 189 de la OIT. No existe, sin embargo, certeza de que este convenio se ratifique. Depende de los senadores del PRI.

Susana Sánchez.-Los salarios de una trabajadora del hogar ronda por los  dos salarios mínimos diarios (177 pesos) o menos  y jornadas de hasta 12 horas, laboran en México. Hasta en la Cámara de Diputados  se escuchó la demanda de incorporar plenamente al régimen laboral a por lo menos dos millones 409 mil personas ocupadas en el trabajo del hogar remunerado, de las cuales 9 de cada 10 son mujeres, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del cuarto trimestre del 2015.

La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo 2016, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), precisó que el 95 por ciento de este grupo de personas trabajadoras del país son mujeres.

Son cifras que revelan las condiciones de iniquidad de las personas que laboran en los hogares mexicanos, muchas de ellas mujeres u hombres mayores que no gozan de ninguna garantía cuando llegan a la vejez y son las más vulnerables de este numeroso grupo de trabajadoras del país. Son despedidas sin ninguna indemnización ni pensión. Son las más agraviadas.

Una clave para el reconocimiento pleno de los derechos de los trabajadores es que México ratifique el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto  se ha negado a esa ratificación.

El coordinador de Proceso Legislativo del Partido de la Revolución Democrática (PRD), José Hugo Ángel Olvera, ha demandado al Ejecutivo federal a ratificar  ese Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en beneficio de las personas que realizan trabajo doméstico remunerado, la mayoría de ellas mujeres.

“Aun cuando este instrumento de gran avanzada fue firmado por México, se requiere su ratificación por parte del Ejecutivo federal para luego proceder a la armonización de las leyes nacionales por parte del Legislativo”, señaló en un comunicado ese legislador.

La esperanza de que se concrete esa ratificación depende del  Senado de la República que tiene hasta este lunes 30 de abril cuando finaliza su último periodo ordinario de la Legislatura, para dar su aval a la ratificación que eventualmente haga el Ejecutivo.

No existe, sin embargo, certeza de que este convenio se ratifique no obstante que en la Ley del Seguro Social se admite que este grupo de trabajadoras y trabajadores tiene derecho a recibir los servicios de esa institución que acaba de cumplir 75 años.

El coordinador de Proceso Legislativo del PRD, José Hugo Ángel Olvera, urgió al Ejecutivo federal a ratificar el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en beneficio de las personas que realizan trabajo doméstico remunerado, la mayoría de ellas mujeres.

“Aun cuando este instrumento de gran avanzada fue firmado por México, se requiere su ratificación por parte del Ejecutivo federal para luego proceder a la armonización de las leyes nacionales por parte del Legislativo”, señaló en un comunicado.

El Senado de la República tiene hasta el próximo lunes 30 de abril, cuando finaliza su último periodo ordinario de la Legislatura, para dar su aval a la ratificación que eventualmente haga el Ejecutivo.

De acuerdo con el Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar (CACEH), las trabajadoras del hogar representan el 11.3 por ciento del total de las mujeres que participa en el mercado laboral. La mayoría de ellas se ocupa en condiciones precarias, con bajos salarios, sin prestaciones sociales, y en riesgo constante de sufrir maltrato y humillaciones, denunció Bautista, también coordinadora regional para América Latina de la Federación Internacional de Trabajadoras del Hogar (FITH).

Un ejemplo del deterioro de sus condiciones de trabajo, es que de los cerca de dos millones y medio de trabajadoras del hogar, sólo 1.9 por ciento cuenta con un contrato escrito.

Más de la mitad de las empleadas labora cinco o seis días a la semana, pero su remuneración es “muy baja”. Una tercera parte de ellas (cerca de 379 mil) apenas percibe un salario mínimo, mientras que 4 de cada 10 trabajadoras (alrededor de 849 mil) recibe entre uno y dos salarios mínimos. Y sólo el 3.7 por ciento de quienes se ocupan en el sector gana más de tres salarios mínimos.

De igual modo, una proporción mínima de trabajadoras obtiene prestaciones sociales, tan sólo 2 por ciento de las trabajadoras del hogar en México tiene acceso a instituciones de salud por su empleo, y menos de 1 por ciento recibe aguinaldo, vacaciones u otra prestación.

El trabajo doméstico remunerado, y no remunerado, “está feminizado, por lo que estas mujeres son quienes padecen el mayor grado de vulnerabilidad en el mercado laboral”, ya que por la crítica situación económica se ven orilladas a aceptar el salario y las condiciones del empleador.

“El trabajo doméstico es aislado y prácticamente invisible, esto facilita la desprotección de las empleadas del hogar”, ha señalado  la presidenta de CACEH, Marcelina Bautista, quien encabeza un movimiento que lucha contra un muro de silencio de las autoridades laborales mexicanas.

La CACEH es una organización de mujeres empleadas del hogar comprometidas con las reivindicaciones a favor del trabajo del hogar remunerado y no remunerado, que promueve y defiende los derechos humanos y el desarrollo personal de quienes lo realizamos, con una perspectiva de equidad y justicia social.

El legislador Ángel Olvera recordó que la OIT adoptó en junio de 2011 el Convenio 189 con el propósito de garantizar un mínimo de bienestar y de prerrogativas a las trabajadoras y trabajadores domésticos, ante las desventajas que enfrentan.

“Del total, el 92 por ciento carece de seguridad social y 97 por ciento no tiene acceso a servicios médicos, lo que demuestra la precarización de esa labor y permite que se perpetúen situaciones de pobreza y violencia”, externó el diputado de esa organización de izquierda.

El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), que también ha exigido la ratificación de dicho convenio, señala que las trabajadoras del hogar encuentran imposible acceder a una seguridad social plena que incluya guarderías, jubilación, pensión, vacaciones pagadas y aguinaldo, entre otros derechos, dijo.

Marcelina Bautista ha reclamado  que para que se respeten los derechos humanos laborales de las empleadas del hogar es preciso reivindicar esta ocupación, la cual aporta 21 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) nacional, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Convenio 189

En este escenario, CACEH nuevamente urgió al gobierno federal cumplir con el compromiso a ratificar el Convenio 189 y la Recomendación 201 sobre el trabajo decente para las y los trabajadores domésticos de la OIT, ya que de esta forma México estaría garantizando los derechos humanos laborales de este sector.

CACEH viene desarrollando un proceso de capacitación, formación, asesoría laboral y jurídica para las trabajadoras del hogar, con el propósito de que conozcan sus derechos y puedan defenderse al exigirle a los empleadores y al mismo estado, que se cumplan con sus derechos laborales como : jornada de trabajo legal, vacaciones, cesantías, aguinaldo, aportes al sistema general de salud en pensión, salud y riesgos laborales, auxilio de transporte, asociación sindical y otros derechos a que tiene lugar dichas trabajadoras; también para rechazar el acoso laboral y sexual que muchas de ellas son objeto.

La asociación lleva a cabo la campaña “Ponte los guantes por los derechos de las trabajadoras del hogar”, que promover la ratificación del C189 instrumentos internacionales, también es dirigida a las y los empleadores, con el propósito de generar conciencia acerca de sus obligaciones patronales.