Inauguran el primer Centro de Formación integral para personas  mayores de la CDMX

  • Crearán una red de comedores comunitarios administrados por personas mayores.
  • En la Ciudad de México habitan 1 millón 276 mil 452 personas de 69 años o más. Representa el 14.2 por ciento de total, casi una sexta parte de la población de la urbe.

En una ciudad como  la capital mexicana, con más de un millón  de personas mayores, el gobierno de José Ramón Amieva Gálvez, inició la primera red de comedores comunitarios administrados por personas mayores, en el marco de la inauguración del Centro de Formación Integral para Personas Mayores de la Ciudad de México, en la delegación Iztacalco.

En la inauguración de ese Centro, Amieva Gálvez dijo que  la Ciudad de México tiene el promedio de vida más longevo de todo el país y por ello se han creado estos espacios que generen un ambiente de convivencia, aprendizaje y desarrollo de las personas adultas mayores.

El director general del Instituto para la Atención de los Adultos Mayores (IAAM), Rigoberto Ávila, informó que de acuerdo a datos de la encuesta intercensal 2015 realizada por el INEGI, en la Ciudad de México habitan 1 millón 276 mil 452 personas de 69 años o más, lo que representa el 14.2 por ciento de total, es decir, casi una sexta parte de la población de la urbe.

Destacó que la esperanza de vida en la ciudad es una de las más altas del país, que en 2015 era en promedio de 76 años; siendo diferenciada en 78 años para mujeres y 73 para hombres.

El Centro de Formación Integral para Personas Mayores de la CDMX está ubicado en la colonia Viaducto Piedad, delegación Iztacalco y forma parte de la política de atención a la población de más de sesenta años, más de 525 mil de estas personas reciben la Tarjeta de Pensión Alimentaria que tiene un carácter universal. Cada mes esta población de derechohabientes recibe unos mil 200 pesos.

Amieva Gálvez anunció que su administración organizará a las personas mayores con la habilitación de comedores comunitarios que atenderá uno de los problemas que enfrentan la mayoría de la población de más de sesenta años que carece de los recursos suficientes para su alimentación.

Para la construcción de este Centro de Formación Integral el gobierno capitalino destinó  una inversión de 15 millones de pesos y se propone crear una red de 131 centros de este tipo con una asignación de 30 millones de pesos inicial.

Este primer Centro de Formación Integral cuenta con un espacio para 300 usuarios, en el que se darán talleres de tronco común a todas las personas participantes, que tenga que ver con el desarrollo humano. Cuenta con Talleres multifuncionales interiores que pueden dar capacitación grupal, a 50 personas; un huerto, área de compostaje, un invernadero y un Área al aire libre  y tiene capacidad de atención para 200 personas mayores por día.

En este Centro se impartirán   técnicas para el reciclado de PET y vidrio, elaboración de velas y detergentes biodegradables, panadería y repostería, bisutería, costura y diseño textil, carpintería y plomería, entre otros.

El Jefe de Gobierno capitalino pidió a las personas mayores capitalinas de esa zona de la ciudad  que se apropien del lugar, que usen las máquinas de costura, que tomen clases de repostería, que accedan a Internet y que se involucren en todas las actividades que están creadas para ellos.

“Este es su espacio, considérenlo así, háganlo suyo y disfrútenlo al máximo”, les dijo.

Alejandro Piña Medina, secretario de Desarrollo Social (SEDESO) señaló que el gobierno de la capital seguirá generando espacios que permitan garantizar la seguridad económica de las personas, así como su autonomía, salud física, mental y emocional y que fomenten la participación en lo individual y lo colectivo,  a través de lugares de convivencia, aprendizaje y esparcimiento.

“No debemos escatimar esfuerzos para garantizar que el envejecimiento activo de nuestros adultos mayores, lo cual implica ampliar la esperanza de vida saludable y la calidad de vida, reconociendo y asegurando el ejercicio de los derechos humanos y sociales, con pleno respeto a los principios de independencia, participación, dignidad, asistencia y realización de los procesos y de los propios deseos”, manifestó el encargado de la política social en la capital.

Nuestros adultos mayores, dijo,  son ejemplo en diferentes sectores de la comunidad, ofrecen saberes culturales, emocionales e históricos que contribuyen a la estructura de nuestra sociedad. Por ello, agregó, es fundamental que transmitamos sus conocimientos, valores y costumbres a las nuevas generaciones, pues son el mayor activo que tenemos como sociedad.

Si bien, dijo, Piña Medina,  la Ciudad de México es una ciudad de vanguardia, en la cual se han realizado avances y logros tanto en lo legislativo, en lo institucional y en el diseño de política pública relativos a las personas adultas mayores, también es cierto que falta mucho por hacer a favor de la cultura de la vejez.