En México, el 86.4% de las mujeres indígenas de las zonas rurales viven en pobreza

La población indígena es aún la más discriminada en el país. Se les excluye  por su color de piel, apariencia, forma de vestir y de hablar. Desmantelar la discriminación exige erradicar prejuicios y estigmas y dejar de alimentar el encono.

Foto: T E

Susana Sánchez.-De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI),  7 millones 200 mil de mexicanos hablan una lengua indígena, 25 millones se asumen parte de alguna etnia y casi 1.4 millones se asume como afrodescendiente y poco más de 1 millón de personas nacieron en otro país donde también influyen las diferentes religiones que se practican.

México es un mosaico de diversidades culturales pero también de insondables contradicciones sociales. Esta cita estadística hecha por la  Presidenta del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), Alexandra Haas Paciuc, dio pie para que se reconociera que la población indígena es aún la más discriminada en México.

De acuerdo con los datos citados por la  presidenta del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, la pobreza representa un acto claro de discriminación: el 86.4% de las mujeres indígenas que viven en zonas rurales viven en pobreza, comparado con 40% de los hombres no indígenas que viven en las ciudades.

Desmantelar la discriminación exige erradicar prejuicios y estigmas, así como dejar de alimentar el encono social, afirmó la presidenta del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación a  un diario local.

Sobre de ello, la presidenta del Consejo para Prevenir la Discriminación de la Ciudad de México, Jacqueline L’Hoist Tapia, señaló que las principales formas de discriminación contra esta población son por su color de piel, apariencia, forma de vestir y de hablar.

Sobre este hecho de discriminación que aún persiste en la sociedad mexicana, tan solo en la capital mexicana, la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México ha recibido 54 quejas de personas de  la población indígena por violaciones al derecho al debido proceso, a las garantías judiciales de la víctima, a la seguridad jurídica y a los que tienen las personas privadas de su libertad.

De esa cifra, 36 están en trámite y ocho se relacionan con el sistema penitenciario. Las autoridades mencionadas son la Procuraduría General de Justicia, las secretarías de Gobierno y de Seguridad Pública, la Consejería Jurídica y el Tribunal Superior de Justicia.

En la celebración del Día Mundial de la Diversidad Cultural para el Diálogo y el Desarrollo, que se conmemorado cada  21 de mayo, tanto la presidenta de la Comisión de los Derechos Humanos, capitalina, Nashiele Ramírez Hernández, como Alexandra Haas Paciuc y Jacqueline L’Hoist, hablaron de una discriminación que se oculta o e soslaya en la vida del país.

Foto: T E

El problema nacional de la discriminación en un país no solamente es cultural para  la indígena, la afrodescendiente, de la diversidad sexual, lo es también para las personas mayores, en un territorio donde aumentan los índices de envejecimiento de la población.

Para atajarlo, este grupo de servidoras públicas mexicanas llevaron a cabo el anuncio  de la Campaña “La diversidad cultural nos enriquece”, desarrollada por el Movimiento Nacional por la Diversidad Cultural de México (MNDCM).

Esta campaña tiene el propósito de promover el reconocimiento y valor de la diversidad cultural como patrimonio del país. Nashieli Ramírez Hernández citó que  en la Ciudad de México, confluyen casi las 70 variedades lingüísticas de nuestro país, por lo que tenemos el reto de impulsar su respeto y desarrollo.

La presidenta de la Comisión de los derechos humanos de la capital mexicana está convencida de que la diversidad cultural permite construir ciudadanía y democracia, asumiendo el respeto a todas las expresiones y costumbres de quienes vivimos y transitamos no solo por la Ciudad de México, sino por todo el país.

Para Alexandra Haas construir un país igualitario e incluyente es urgente que reconozcamos la diversidad cultural como el patrimonio por ser una de las mayores riquezas que tiene México, partiendo de erradicar prejuicios que nos impiden reconocernos como iguales.

En tanto, para la Presidenta del Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación  Jacqueline L’Hoist Tapia, aunque la segunda Encuesta sobre Discriminación en CDMX 2017, reveló una baja en la discriminación que viven las personas indígenas de 2013 a la fecha, este grupo sigue siendo el más discriminado en la capital del país.

Esta Campaña “La diversidad cultural nos enriquece”, del Movimiento Nacional por la Diversidad Cultural de México (MNDCM),  finalizará hasta junio en la Ciudad de México, donde aún se encuentran los rasgos de las culturas indígenas que predominaron en el pasado de esta nación.

El Movimiento Nacional por la Diversidad Cultural de México (MNDCM), que surgió de la inquietud de diversos organismos gubernamentales y de instituciones académicas en impulsar acciones de incidencia en la sociedad mexicana para que se reconozca y valore en la diversidad cultural, que caracteriza a las personas que habitan y transitan en el territorio nacional.

Este  Movimiento surgido en 2005 considera la diversidad como fuente de originalidad y pluralidad, materia de innovación, creatividad, intercambio y enriquecimiento, y mira la educación como una poderosa herramienta para la promoción de la diversidad cultural.