La discriminación laboral, una constante para las personas mayores mexicanas

  • Por edad, las personas mayores son discriminadas al pedir trabajo. Recurren a la mendicidad.
  • La mayoría carece de algún tipo de pensión. En las campañas electorales, son el blanco para el voto clientelar.

Foto: T E

Susana Sánchez – Después del mediodía, Roberto, de 75 años, aborda los microbuses que circulan por la avenida División del Norte, al sur de la Ciudad de México. Es uno de las personas mayores que buscan una moneda de los usuarios de ese tipo de transporte. Para lograr convencer a los pasajeros Roberto dice que está desempleado, que no le dan trabajo por su edad. Roberto es un hombre delgado,  pulcro, a pesar de su camisa de algodón y pantalón de mesclilla raídos por el tiempo,  luce limpio. Canta “dónde estás corazón”, una popular canción romántica de un compositor español Luis Martínez Serrano de los años veinte del siglo pasado.

¿Dónde estás, corazón?

No oígo tu palpitar

Es tan grande el dolor

Que no puedo llorar

Yo quisiera llorar

y no tengo más llanto

Le quería yo tanto y se fue

Para nunca volver…

Su voz apenas se escucha. Lo hace sin ninguna música que le acompañe. Solamente es su apagada voz. Parece un murmullo, los pasajeros apenas lo ven, la mayoría tiene sus audífonos de sus teléfonos y otros revisan sus mensajes. Son alrededor de las dos de la tarde, Roberto apenas consigue unas monedas de un usuario que se apiada de él.

Roberto es uno de las personas mayores que aún es invisible para una sociedad que mira a los viejos con cierto desdén, a pesar de ser México un país que avanza rápidamente en la ruta de modificar su pirámide poblacional.

Foto: T E

Son pocas las personas mayores que transparentan sus críticas condiciones de vida  y durante las campañas simplemente son el blanco de las candidaturas presidenciales que buscan su voto para las elecciones del próximo domingo uno de julio.

En la Cámara de Diputados, al oriente de la capital, el  diputado Abel Cruz Hernández aborda ese tema de la discriminación laboral. Este legislador es una voz en el desierto legislativo en que se ha convertido el Congreso mexicano estos días de campañas políticas.

Afirmó que la discriminación laboral impacta negativamente en la vida de las personas, ya que afecta sus ingresos y el acceso a otros derechos, como vivienda y seguridad social; y aqueja su salud mental y física.

“Al final, los costos de la precariedad, la violencia, la inestabilidad y la exclusión laboral, cobran vidas”, advirtió este diputado.

Roberto es una de esas víctimas de la discriminación laboral. Segregado por sus hijos, con una esposa enferma, tiene que salir a la calle a tratar de convencer a los usuarios de los transportes de su penosa condición de desempleado y sin pensión.

Este legislador quien es  secretario de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, mencionó  que entre enero de 2017 al mismo mes de 2018 Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred),  un organismo federal,  se recibió 260 quejas por actos de discriminación en el ámbito laboral que implicaron la pérdida del empleo para los denunciantes en empresas privadas.

Sin embargo, lamentó este legislador, este costoso Consejo para el erario público y los bolsillos de los contribuyentes mexicanos,  sólo emitió dos resoluciones favorables para los quejosos.

Foto: T E

Las quejas no prosperan, no pasan de los discursos oficiales contra la discriminación en los organismos como este Consejo y los dedicados a defender los derechos humanos. Entre  2011 a 2017 se abrieron 2 mil 935 expedientes por presuntos actos de discriminación laboral, de las cuales 2 mil 222 fueron quejas contra personas particulares y 713 a servidores públicos federales, dijo el legislador, pero sin resultados para las víctimas de discriminación laboral.

El motivo de la discriminación es por edad, en un 9.6 por ciento,  por embarazo, 24 por ciento; condiciones de salud, 19 por ciento; género, 12.57; apariencia física, 12.19; discapacidad, 10.8; la edad, 9.6 y preferencia u orientación sexual, 8.3 por ciento.

México es un país donde la discriminación laboral permanece a oscuras, sobre todo para las personas mayores, solamente les permiten ser empacadoras en las tiendas de autoservicio y compiten con adolescentes que también buscan una forma remunerativa.

Para este legislador  los estudios hechos sobre la discriminación laboral apuntan que la desigualdad ha impactado en el desarrollo del país y que puede ser un factor “detrás del aumento de la violencia en años recientes”, sostuvo.

Cruz Hernández, quien habrá de terminar sus funciones de legislador en agosto próximo, propone exhortar a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social para que, en coordinación con autoridades competentes de los tres órdenes de gobierno, promueva el fortalecimiento de acciones encaminadas a prevenir la discriminación laboral y protección y garantía de derechos laborales de las personas en todo el país.

Sin embargo, su propuesta se le llevará el viento, no hay quien la escuche cuando en el gobierno actual está por terminar sus funciones después de las elecciones y habrá otra administración federal a partir del mes de diciembre con la toma de posesión de un nuevo presidente de la República, que hasta ahora indica no será del partido que está en el poder.

Foto: T E

Asimismo, ese legislador solicita al Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación informar sobre el estatus de las quejas recibidas en el ámbito laboral, en este año, una propuesta remota cuando todo está por terminar en este gobierno.

Los datos sobre la discriminación laboral son escasos. Penas se conoce. Conapred solamente ha registrado actos denunciados, en la Ciudad de México, 70 por ciento, con la mayor concentración de quejas; Estado de México, 10.49; Jalisco, 5 y Nuevo León, 2 por ciento.

Las quejas que recibe el Conapred evidencian que la apariencia física y la edad juega un papel importante en restringir el acceso al empleo,  dijo  el diputado.

Aun cuando sabe este legislador que sus requerimientos podrían no tener respuesta propuso punto de acuerdo, presentado ante la Comisión Permanente y remitido a la Segunda Comisión, donde reiteró  que en México prevalecen disparidades importantes en el acceso al empleo y todas las prestaciones y protecciones que supone que  afectan particularmente a las personas por su preferencia sexual, edad, indígenas, con discapacidad y mujeres.

Afirmó que las afectaciones que provoca la discriminación en el empleo son múltiples y en algunos casos, ocasiona una baja participación en el mercado laboral, tal y como ocurre con las personas con discapacidad, indígenas y mujeres, en todos los grupos sociales.

En otros casos, agregó, lo más común es tener acceso sólo a cierto tipo de trabajos, que no siempre están bien remunerados y que, por lo general, son precarios como ocurre con indígenas, migrantes y mujeres.

Foto: T E

Cruz Hernández sostuvo que al interior del trabajo está el constante riesgo de vivir violencia física, sexual y emocional; también está el problema de laborar en una empresa o institución que no contempla las necesidades propias como de personas con discapacidad y quienes tienen la responsabilidad del cuidado en sus familias.

Además, dijo,  está el riesgo de perder el empleo por razones discriminatorias, por ejemplo, embarazarse y la imposibilidad de crecer al interior del trabajo y llegar a ocupar los escalafones más altos en los casos de mujeres o quienes son de piel “más oscura”.

Para este legislador de un partido minoritario, el Partido Encuentro Social,  se deben respetar los derechos laborales sin ningún tipo de discriminación y tener un buen trabajo y una vida laboral decente, bien remunerada, libre de violencia, que les permita también desarrollarse en otros ámbitos como la familia. “Invertir en la igualdad laboral, en este sentido, no sólo es justo, sino necesario”, puntualizó.