Científicos mexicanos indagan un cromosoma asociado al cáncer y alzhéimer

  • Se prevé que el número de casos de cáncer aumente aproximadamente 70 por ciento en los próximos 20 años en el mundo.
  • Consorcio planetario reúne a 25 grupos de investigación de 21 países. Cada uno estudia un cromosoma para conocer el funcionamiento, acción, localización e interacción de proteínas

Patricia López.- Científicos mexicanos indagan las proteínas del cromosoma 19, el segundo más grande del organismo humano, y asociado al cáncer, alzhéimer, hipercolesterolemia familiar e hipotiroidismo congénito.

En una alianza multidisciplinaria de 25 grupos de investigación, de la que forman parte científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México, se busca identificar, caracterizar, cuantificar y localizar la totalidad de las proteínas codificadas por el genoma humano.

A los científicos universitarios mexicanos les corresponde investigar la proteómica humana con enfoque en cáncer, segunda causa de muerte en el planeta, dijo Sergio Manuel Encarnación Guevara, jefe del Laboratorio de Proteómica, investigador y secretario académico del Centro de Ciencias Genómicas (CCG) de la UNAM.

“En 2012- subrayó este científico- se diagnosticaron unos 14 millones de casos y en 2015 cerca de nueve millones de defunciones. Se prevé que el número de casos aumente aproximadamente 70 por ciento en los próximos 20 años en el mundo”.

“De esta forma, participamos en este importante proyecto y colaboramos mediante estudios proteómicos en el entendimiento de la biología del cáncer”, añadió en una entrevista.

A inicios de 2017, Sergio Manuel Encarnación Guevara, como jefe del Laboratorio de Proteómica, investigador y secretario académico del Centro de Ciencias Genómicas (CCG) fue invitado a formar el consorcio mexicano para participar en la investigación de las proteínas perdidas del cromosoma 19.
En este equipo colaboran otras instancias de la UNAM, como el Instituto de Investigaciones Biomédicas y grupos de otras entidades, como el del Instituto Nacional de Medicina Genómica.

Hay mil 429 proteínas que potencialmente codifica el cromosoma 19, pero de 237 aún no se han encontrado evidencias a nivel de proteína y son llamadas proteínas perdidas.

Este cromosoma contiene genes que codifican proteínas implicadas en el desarrollo de una amplia gama de padecimientos, y muchas de las proteínas que codifica están distribuidas en diversos compartimentos celulares, principalmente núcleo, citoplasma y membranas.

El Proyecto del Proteoma Humano es una iniciativa científica internacional que pretende descifrar por completo, durante la próxima década, el funcionamiento, acción, secuencia de aminoácidos y plegamiento de cada una de las proteínas humanas.

Después de la secuenciación del genoma humano, la meta siguiente es conocer los productos del genoma, pudiendo encontrarse cerca de 500 mil variantes proteicas dentro de cada individuo de nuestra especie.

“Este proyecto busca identificar, caracterizar, cuantificar y localizar la totalidad de las proteínas codificadas por el genoma humano. Los productos de los genes le dan estructura y función a las células y a los organismos que estamos constituidos de ellas. Estos productos son los que realmente funcionan y trabajan en la célula, por eso es importante conocerlos”, explicó Sergio Manuel Encarnación Guevara.

El universitario, que encabeza al equipo mexicano que participa en el consorcio mundial, expuso que mientras el genoma es un catálogo de secuencias estáticas de genes, el proteoma es dinámico, y sus componentes varían en cada organismo, tejido o compartimiento celular, debido a cambios en su entorno, como su condición fisiológica, etapa del desarrollo, acción de fármacos o situaciones de estrés, entre otros.

“Puede haber diferentes variedades en cada célula y la identificación y caracterización de las proteínas permite conocer su condición celular”, detalló Encarnación, pionero de esta rama del conocimiento en México al ser responsable y cofundador del primer laboratorio de proteómica del país, ubicado en el CCG.

Una de las metas del consorcio internacional, remarcó el también presidente de la Sociedad Mexicana de Proteómica, es identificar las proteínas que son codificadas por cada uno de los 24 cromosomas y el proteoma mitocondrial, para definir el catálogo de proteínas.

Además se pretende construir un mapa de la arquitectura e interacción de las proteínas, herramienta que será fundamental para dilucidar su función biológica y molecular en la salud y en la enfermedad. Esto producirá avances en el entendimiento y tratamiento de las enfermedades.

La iniciativa global está liderada por la Organización Mundial del Proteoma Humano (HUPO, por sus siglas en inglés), un consorcio de 25 grupos científicos de 21 países, que cubren el estudio de los 24 cromosomas y la mitocondria.

“Hay dos mil 186 proteínas de las cuales no se tiene evidencia experimental. Se sabe que serán potencialmente sintetizadas por el genoma humano, pero no se han identificado a nivel proteico. No se sabe en qué condiciones ni en qué tipo de célula se están expresando. Las misiones que tenemos cada uno de estos consorcios son identificar la totalidad de las proteínas.”

La conclusión del Proyecto Proteoma Humano se prevé para 2028, y se espera contribuya a una medicina individualizada, concluyó Encarnación Guevara.