La enfermedad mental que en México abandona las tinieblas

 

  • Alzhéimer es el padecimiento del siglo XXI
  • En el país existen aproximadamente 800 mil casos de demencia
  • Afecta al ocho por ciento de las personas mayores
  • Tres de cada 100 personas de más de 60 años de edad presentan Alzhéimer

 

 

Susana Sánchez.-En el Monumento a la Revolución, el gobierno de la Ciudad de México instaló el sábado pasado una feria de servicios para ofrecer información a familiares, cuidadores, pacientes con padecimientos mentales donde sobresale el Alzheimer, un padecimiento que empieza a dejar las tinieblas y a develarse en la sociedad mexicana.

 

Hablar del Alzheimer en las familias aún es un estigma, un tema tabú que las estremece y prefieren no hablar de ello en público y en ocasiones ni en privado. Desconcierta, confunde y provoca ansiedad en las familias cuando llegan a descubrir que algunos de sus padres o abuelos la padecen. Lo llegan a tomar como una maldición.

 

En la explanada de este espacio público de la capital mexicana en el centro de la mayor urbe del país, se formó un Cerebro Humano para crear conciencia sobre el tema. En las instalaciones se ofreció un modelo de atención integral para contribuir a la investigación y tratamiento del Alzheimer, así como capacitación a personas cuidadoras, visitas gerontológicas y actualización constante para el personal encargado de la atención a los adultos mayores que se atienden.

 

 

Esta feria de servicios se propuso ofrecer información a cuidadores, familiares, pacientes, y público en general sobre la enfermedad y la manera de mejorar la calidad de vida de quienes la viven.

 

Hasta años recientes el Alzheimer se encontraba entre las enfermedades más ocultas. Lástima a las familias mexicanas que llegan a contar con un miembro que de pronto empieza a perder la memoria, caminar sin rumbos fijo en las calles, extraviarse y a no recordar su nombre o confundir a sus hijos o hijas con personas extrañas. El expediente más recurrente entre las familias que tienen algún nivel económico es depositar a sus enfermos en asilos, retiros, casas hogar o simplemente abandonarlos en las calles, lugares donde no existe una atención especializada.

 

Actualmente existen en México aproximadamente 800 mil casos de demencia, situación que requiere acciones específicas para mejorar la atención a las personas afectadas y sus cuidadores, advierte el Instituto Nacional de Geriatría (INGER).

 

Expertos en la materia estiman que el costo de atención a las personas con este padecimiento es de unos 20 mil pesos mensuales, unos mil dólares.

 

Desde 2014, las autoridades de salud mexicanas han asumido que las demencias en la población representan un gran desafío. A través del Instituto Nacional de Geriatría, publicaron el “Plan de acción Alzheimer y otras demencias, México 2014”. Este Plan responde a los desafíos científicos, médicos y sociales, que representan las demencias y tiene por objeto promover un esfuerzo sin precedentes en la prevención, la promoción del diagnóstico temprano, así como el apoyo a los pacientes y sus cuidadores.

 

El Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (Inapam) estima en sus proyecciones que en 2050 habrá más de tres millones de mexicanos afectado por demencia.

 

En México tres de cada 100 personas de más de 60 años sufren alzhéimer. Es una enfermedad que aumenta cada cinco años hasta que a los 85 años puede ser una de cada tres y a los 90 uno de cada dos quienes la presentan.

 

En nuestro país estos datos significan que alrededor del ocho por ciento de las personas de 60 años o más padecen alzhéimer, enfermedad considerada como una de las formas más comunes de demencia entre los adultos mayores, de acuerdo con recientes datos de la Clínica de Demencias del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía (INNN) Manuel Velasco.

 

El titular de la Secretaria de Desarrollo Social de la Ciudad de México (SEDESO), Alejandro Piña Medina, mencionó en la feria de servicio en el Monumento a la Revolución que la Organización Mundial de la Salud (OMS), calcula que entre 5 y 8 por ciento de la población de 60 años o más sufre demencia.

 

 

Esto significa, dijo este servidor público, que en 2018 hay más de 50 millones de personas que la padecen y se espera para 2030 que la cifra crezca a 82 millones, y que en 2050 se eleve a 152 millones el número de personas en el planeta con esta enfermedad mental.

 

La Enfermedad de Alzheimer es un padecimiento del cerebro que causa la muerte de abundantes células nerviosas, esto afecta la habilidad de las personas para recordar cosas, pensar claramente, falta de juicio, imposibilidad para reconocer a otras personas y de cuidarse así mismo.

 

Las personas con Alzheimer se vuelven olvidadizas y no entienden tan fácilmente, les puede costar trabajo concentrarse y se comportan en forma poco habitual.

 

Estos problemas y la enfermedad tienden a empeorar, haciendo más difícil el trabajo del cuidador.

 

La Enfermedad de Alzheimer consiste en tres grandes etapas: leve, moderada y severa.

 

Este padecimiento también puede iniciar a edades tempranas, cuando está asociado a otros factores como diabetes o hipertensión.

 

Expertos del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía, institución de la secretaría de Salud mexicana, han advertido que el principal factor de riesgo para desarrollar esta patología es la edad, porque quienes la padecen sufren alteraciones a nivel molecular y celular, lo que produce cambios en el cerebro que terminan con la muerte de neuronas relacionadas con la memoria.

 

Para que en la familia se registre el alzhéimer, tiene que presentarse por lo menos en tres generaciones contínuas, por ejemplo: la abuela la hija y la nieta.

 

Las autoridades de esa institución recomiendan realizar actividades físicas, ya que la convivencia y el desarrollo mental protegen a las personas de la enfermedad. A ello, se suma un estilo de vida saludable, la dieta sana y aprender idiomas.

 

La Clínica de Demencia del INNN ha detectado que los síntomas se empiezan a notar años después de que ya han sucedido cambios en el cerebro, como problemas de la memoria inmediata, dificultad para encontrar las palabras adecuadas en una conversación y desorientación en el espacio.

 

Las personas olvidan caminar, comer e ir al baño y se vuelven totalmente dependientes de sus cuidadores.

 

 

Expertos de ese instituto reconocen que aunque no existe un tratamiento curativo que pueda evitar el avance de esta patología, el diagnóstico se establece a través de la realización de una resonancia magnética cerebral o una tomografía.

 

El tratamiento que contribuye a controlar el alzhéimer se basa en la ingesta de medicamentos que aumentan la sustancia química que estimula las neuronas de la memoria y los que actúan como neuroprotectores también para prolongar la vida de las neuronas.

 

El Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía cuenta con la Clínica de Demencias que elabora el diagnostico donde se orienta a los familiares, con base en grupos de apoyo con pacientes. También se hace investigación epidemiológica social y clínica para responder a la demanda de esta enfermedad.

 

En el Instituto para la Atención de los Adultos Mayores (IAAM) en la Ciudad de México es otro de los organismos públicos donde se brinda orientación y cuidado.

 

Especialistas de esta institución del gobierno de la capital mexicana recomiendan trabajar en equipo con su médico, psicólogo, familia, amigos y servicios sociales ya que cada etapa de la enfermedad es diferente y requiere distintos tipos de ayuda.

 

 

Es importante adaptarse en todo momento con ayuda profesional y apoyo de quienes le rodean, consideran en ese al Instituto de la Ciudad de México donde se le puede brindar orientación y cuidado.

 

Lo primero que recomiendan es acudir con un profesional de la salud especializado en la enfermedad de Alzheimer, que orientará a usted y su familia en los cambios que se presentarán a lo largo del padecimiento, le propondrá soluciones ante dichos cambios y resolverá todas sus dudas. También podrá proporcionarle consejos para su cuidado diario y para mantenerse seguro en la casa y en la calle.

 

Sugieren además buscar un grupo de autoayuda para usted y su cuidador, donde encontrarán otras personas que los entiendan y apoyen.

 

El IAAM ofrece un curso para la atención de las personas mayores. También recomiendan a los pacientes con los primeros indicios adelantar sus asuntos legales y financieros lo antes posible.