Las mujeres de 71 a 75 años, víctimas del mayor número de los delitos que afectan a las personas mayores

 

  • Son más vulnerables que los hombres
  • Por temor a represalias no denuncian
  • Las personas mayores sufren despojos, fraudes y robos
  • Son víctimas de engaños de personas extrañas, de sus hijos y otros familiares

 

 

El robo de objetos y dinero así como el despojo de propiedades, son los principales delitos cometidos en contra de las personas mayores en la zona metropolitana del país donde se encuentra la Ciudad de México, asienta un informe del Consejo Ciudadano de la capital mexicana.

 

Entre los años de 2012 y 2018 del presente sexenio de gobierno que concluye el próximo primero de diciembre, se han elevado el número de delitos en contra de este sector de la población que alcanza los quince millones de personas de más de 60 años.

 

Los familiares en primer grado figuran entre quienes roban, despojan, lesionan, hurtan, amenazan y engañan a las personas de más de 60 años en una urbe de más de 22 millones de habitantes que ocupa el territorio de la capital mexicana y de 60 alcaldías de otros estados del país, Hidalgo, Estado de México.

 

Existe una gran cifra negra de hechos de violencia contra personas mayores que no trascienden el ámbito de los hogares de este sector de la población nacional. Del interior del país se desconoce las situaciones de distinta violencia que afecta a las personas mayores de los estados de la República.

 

Las mujeres entre 71 a 75 años son las mayores víctimas de estos delitos, de acuerdo con un informe del Consejo Ciudadano de la Ciudad de México.

 

Las quejas y denuncias son recibidas a través llamadas recibidas en la Línea Plateada del Consejo Ciudadano de la capital mexicana.

 

De acuerdo a los mil 800 reportes recibidos en este Consejo Ciudadano en el periodo 2012 – 2018 al 5533 5533, el robo es el principal delito cometido en contra de este sector de la población, con un 35%; seguido del despojo, con el 26%; las amenazas ocupan el tercer lugar, con un 17%; las lesiones el cuarto, con un 16%; y en quinto lugar el fraude, con un 5%.

 

Sin embargo, en la evolución del delito, el robo siempre ha estado año con año entre los dos primeros lugares, pero el despojo era el cuarto lugar en 2012; el segundo lugar en 2013; el tercer lugar en 2014; el cuarto lugar en 2015; el tercero en 2016; el cuarto en 2017, pero en lo que va de 2018 se disparó al primer lugar.

 

Por lo que se refiere a quienes cometen el delito, en primer lugar, se ubican personas desconocidas, con un 29%, lo anterior porque el robo es cometido fundamentalmente por extraños, quienes, a través de engaños, en un 90% de los casos, los despojan de sus pertenencias, en su mayoría dinero, con montos bajos, en promedio de 3 mil pesos.

 

Sin embargo, en segundo lugar, aparecen los hijos, con un 23%, y en tercero otros familiares, con un 22%, es decir, el 45% de los delitos cometidos en su contra son por personas de propio entorno, en estos casos, el delito es el despojo, ya que intentan quitarles principalmente sus propiedades.

 

 

El delito se presenta fundamentalmente en contra de mujeres, con un 70% de casos, el resto son hombres, pero en este caso se considera que influyen dos factores: el primero, que la esperanza de vida de las mujeres es mayor y, en segundo, que se consideran más vulnerables que los hombres.

 

El principal rango de edad reportado para ser víctima es de 71 a 75 años, con el 29%; en segundo lugar, de 76 a 80 años, con el 26%; y con el 19% en ambos casos los rangos de 81 a 85 y de 65 a 70 años.

 

En términos generales, quien realiza la denuncia a la Línea Ciudadana es la propia víctima, con un 46%; seguida de los familiares, con un 27%; amistades, con un 13%; y en el 17% restante la persona prefiere no identificarse, es decir, se queda en anónima.

 

En cuanto a quien realiza la denuncia, el fenómeno ha evolucionado y en tanto en 2012 no se tuvo ningún reporte de la víctima, en 2013 ya alcanzaron el 50%; en 2014 el 65%; en 2015 el 58%; en 2016 el 54%; en 2017 el 53% y en lo que va de 2018 el 62%.

 

Para el Consejo Ciudadano, después de analizar estas cifras, considera que la persona mayor tiene claro que es víctima de un abuso o del delito y decide reportarlo aunque sea por la Línea Plateada.

 

Sin embargo, señala este Consejo en su informe, las personas mayores son uno de los sectores de población que menos quiere denunciar ante la autoridad, aproximadamente solo el 10%, por temor al proceso, a represalias y al castigo que puedan recibir sus familiares.

 

El Consejo Ciudadano reporta que por delegaciones la mayor cantidad de reportes se han dado en Iztapalapa y Gustavo A. Madero, con el 16% en cada una; Azcapotzalco, con el 9%; Coyoacán, Venustiano Carranza y Benito Juárez, con el 8% cada una.

 

El Consejo Ciudadano informó que realiza acciones para promover los derechos de este sector de la población y a través de pláticas, talleres y ferias de atención ha alcanzado a más de 678 mil personas mayores, a quienes les explican sus derechos, orientan jurídicamente, atienden psicológicamente y en los casos en que se logra el convencimiento, se realiza el acompañamiento a interponer denuncias ante las autoridades judiciales.

 

De igual forma, informó además este Consejo que en conjunto con el Instituto para la Atención de los Adultos Mayores (IAAM) de la capital mexicana se atienden las denuncias de abuso en los domicilios de las víctimas, para garantizar la protección de sus derechos.