Peña Nieto cerró las puertas a las Organizaciones de la sociedad

 

  • Se negó al diálogo y abandonó sus responsabilidades públicas para apoyar el desarrollo de seres humanos dignos
  • La política de prevención social del gobierno ha sido un remedo
  • Piden al presidente electo López Obrador reconozca a las organizaciones civiles como interlocutores válidos
  • “Organizaciones cuasi gubernamentales fueron creadas para captar recursos públicos que se destinan a fines políticos

 

 

La presidenta fundadora de INCIDE Social, Clara Jusidman advirtió del abandono de la responsabilidades públicas en este sexenio para apoyar el desarrollo de seres humanos dignos tras señalar que la política de prevención social del gobierno ha sido un remedo y evidenciar que la administración federal que está por terminar cerró las puertas al diálogo en políticas públicas a las organizaciones de la sociedad civil.

 

Durante la celebración de los 15 años de esta organización pública civil, Iniciativa Ciudadana y Desarrollo Social, (INCIDE Social) se puso en evidencia que el gran reto de las organizaciones de la Sociedad Civil es encontrar la manera de que el nuevo gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador las reconozca como interlocutores válidos para avanzar en materia de desarrollo social.

 

Asimismo, se mencionó que López Obrador tiene recelos sobre actividades de organizaciones civiles ya que “organizaciones cuasi gubernamentales fueron creadas para captar recursos públicos que se destinan a fines políticos”.

 

Se denunció que durante este sexenio que está por terminar, han sido sujetas de espionaje y persecución las organizaciones civiles defensoras de los derechos humanos. “Han sido descalificadas, borradas e ignoradas en temas como Gobierno Abierto, Sistema Anticorrupción, Rendición de cuentas, entre otros”.

 

En una jornada para celebrar los 15 años de esa organización pública se puso en evidencia el debilitamiento de las instituciones gubernamentales dedicadas al desarrollo social y de sus políticas públicas, el dispendios de recursos públicos, duplicidad y dispersión de acciones, con funcionarios sin capacitación de estados y municipios que desconocen los derechos humanos y organizaciones de la sociedad civil con menos recursos y menos apoyos, mientras se crearon cuasi organizaciones.

 

La Presidenta Fundadora de INCIDE Social, dijo que la asociación civil ha colocado el enfoque de derechos humanos y la perspectiva de género en las políticas públicas, en cada una de sus etapas, a través del Observatorio de Política Social y Derechos Humanos, a partir de indicadores que contribuyen al análisis desde el enfoque de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales (DESCA).

 

“Lamentablemente, la crisis humanitaria que vivimos volvió a centrar la atención en las violaciones a los derechos humanos civiles más fundamentales, y a perder una perspectiva de futuro en el desarrollo institucional necesario para hacer efectivos los DESCA”, subrayó.

En la conmemoración de los 15 años de INCIDE se reflexionó sobre la investigación e incidencia en política pública sobre temas como prevención social de violencias, democracia, migración, corresponsabilidad, familias, participación ciudadana, y perspectivas a la investigación aplicada en la defensa y promoción de derechos humanos.

 

El desarrollo social para las expertas Laura Breña e Araceli Moreno Acosta, no se ha atendido de una manera integral y con un verdadero interés por el bienestar de la población por los gobiernos de este siglo XXI.

 

Estas expertas no han visto nada positivo en las políticos públicas sobre el desarrollo social en este sexenio, “por el contrario, la problemática social se ha profundizado y se ha hecho demasiado compleja de muy difícil resolución, a la que se han añadido las problemáticas del crimen organizado y la violencia criminal”.

 

Advirtieron que los programas y acciones sociales apareciera que operan más por clientelismos políticos y electorales que por beneficio social después de señalar que en 2016 se detectaron un total de seis mil 491 programas y acciones de desarrollo social que operan en los tres niveles de gobierno, federal, estatal y municipal. Ambas expertas se preguntaron si tal número de programas y acciones sociales han tenido alguna incidencia en el bienestar de la población.

 

Sin embargo, subrayaron, que no hay instancia que articule tantas intervenciones sociales, ni por territorio ni por condición social de los beneficiarios, ni por hilo conductor que les dé sentido, congruencia y eficacia para que no acaben en dispendio de recursos, duplicidad y dispersión de acciones, sin método que garanticen la ubicación de las poblaciones objetivo, que dando fuera algunos que deberían estar por cumplir con los requisitos y aprovechándose otros que no los cumplen.

 

 

Ambas expertas también señalaron que las acciones sociales en las ciudades, dado que concentran el 80 por ciento de la población, se llevan a cabo en su mayoría sin una planeación adecuada por el rápido crecimiento urbano y con un panorama alarmante dado que se han agravado las problemáticas sociales históricas de segmentación y discriminación.

 

Señalaron entre las problemáticas a la contaminación visual, auditiva y del aire, aglomeraciones, tráfico, transporte público insuficiente y de mala calidad, delincuencia, informalidad y desempleo, que ahora se combinan con nuevas problemáticas como la escasez de agua, cambio climático, enfermedades crónicas y mentales en todos los grupos de edad, soledad, aislamiento en medio de multitudes.

 

Asimismo, advirtieron en su diagnóstico del pago de cuotas a la delincuencia, incluso en actividades económicas de subsistencia, falta de cuidado a niñas y niños, personas adultas mayores, jóvenes que no tienen escuela ni trabajo, mayor corrupción e impunidad, presencia del Ejército en labores de seguridad pública, delincuencia criminal, incluso violencia criminal como vía de solución de conflictos, como los suicidios y linchamientos.

 

Es terror, añadieron, ya no hay tejido social que contribuya a la contención de esas problemáticas y no se puede invitar a la población a que arrebate a los espacios públicos a la delincuencia o que recuperen su actividad económica sin pagar cuotas de piso, se corre el riesgo de que sean asesinadas y queden en fosas clandestinas perdidas en algún lugar del territorio nacional.

 

Al celebrar los 15 años de la Iniciativa Ciudadana y Desarrollo Social, la Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Nashieli Ramírez Hernández, reconoció que su trabajo ha sido factor fundamental de incidencia en política pública.

 

Su trabajo nos fortalece a todos: a quienes estamos en Organizaciones e Instituciones Públicas de Derechos Humanos, en una mirada más comprensiva, comprometida y empática por los derechos humanos para todas y todos”, señaló.

 

INCIDE es una organización de la sociedad civil dedicada a los temas de democracia, desarrollo social, derechos humanos y dialogo social se escucharon en voz de expertos críticas a las políticas de desarrollo social del sexenio del gobierno que está por concluir el primero de diciembre.