Por la edad y la actividad laboral aumenta el riesgo de padecer cáncer de pulmón

 

  • La enfermedad está más relacionada con la actividad que se desarrolla o desarrolló durante la vida laboral, afectando ciertamente a la población vulnerable
  • Asignar recursos para atender cáncer de pulmón demanda en la Cámara de Diputados

 

 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer es la principal causa de muerte a nivel mundial. En 2015, provocó 8.8 millones de defunciones, principalmente por cinco tipos: pulmonar (1.69 millones de muertes), hepático (788 mil), colorrectal (774 mil), gástrico (754 mil) y de mama (571 mil muertes).

 

En México se incrementó la frecuencia de cáncer pulmonar en las décadas recientes. Hospitales especializados, como el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), refieren que el número de casos atendidos por esta patología va en aumento, además de observar un cambio en el tipo histopatológico predominante, que en la actualidad es el adenocarcinoma.

 

Tras citar estos datos, el secretario de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, diputado Éctor Jaime Ramírez Barba, advirtió que el cáncer de pulmón es multifactorial y “no es causa exclusivamente de que el paciente sea fumador”; en muchas ocasiones la enfermedad está más relacionada con la actividad que se desarrolla o desarrolló durante la vida laboral, afectando ciertamente a la población vulnerable.

 

Ramírez Barba subrayó que algunas causas de riesgo de cáncer de pulmón son: la edad, exposición al humo de tabaco (primera y segunda mano), radón, asbesto y otros productos químicos peligrosos. También la contaminación ambiental y por partículas, humo intradomiciliario, radioterapia, arsénico, antecedentes familiares, ciertos complementos alimenticios (vitaminas), enfermedades pulmonares (tuberculosis), entre otras.

 

En su punto de acuerdo, remitido a la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, el legislador explicó además que algunos factores que aumentan el riesgo de padecer esta enfermedad entre las personas, son los cambios fisiológicos por la edad, protección inmune disminuida, exposición prolongada a agentes cancerígenos o factores de riesgo, desajustes hormonales, dietéticos y metabólicos.

 

Asimismo, la presencia de enfermedades, en su mayoría crónico degenerativas como la diabetes, hipertensión o problemas en los riñones y su sintomatología, la detección tiende a ser tardía.

 

Indicó que algunos síntomas son: dolor torácico, tos con sangre, fatiga, pérdida de peso involuntaria, inapetencia, dificultad para respirar, sibilancias y debilidad.

 

“Desafortunadamente, cuando aparecen estos signos, la enfermedad ya se encuentra en etapas avanzadas, lo que implica que solamente 15 por ciento de los casos se detectan en fases iniciales”.

 

Agregó que muchos casos en etapa precoz, se descubren accidentalmente, como resultado de pruebas médicas que se llevan a cabo por otro problema de salud no relacionado con el cáncer. Una biopsia del tejido del pulmón sirve para confirmar o desmentir un posible diagnóstico, además de proporcionar información valiosa para determinar el tratamiento adecuado.

 

 

Ramírez Barba mencionó que el tratamiento actual del cáncer de pulmón en los institutos públicos de salud, sólo consiste en una combinación de radioterapia y quimioterapia, aunque existen métodos más modernos y eficaces. Los cuidados paliativos y el costo del diagnóstico, considerando biopsias, radiografías, imágenes por resonancia magnética, citologías y toracocentesis, entre otros estudios, representa en un gasto elevado para la población que padece esta enfermedad.

 

El diputado mencionó que de las cinco principales neoplasias en México, el cáncer de pulmón es la única que no cuenta con cobertura para diagnóstico y tratamiento en el Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos, aun y cuando con el cuidado adecuado, el paciente puede sobrevivir en promedio 43 meses más y con mejor calidad de vida que otros tipos de neoplasias.

 

Por ello, estimó que se deben asignar recursos al Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos, con incremento y enfoque específico en cáncer de pulmón, para el presupuesto 2019. Ello, considerando que esta enfermedad ya ha sido definida como de gastos catastróficos y que no se cuenta con recursos para su debido tratamiento.

 

El secretario de la Comisión de Salud sostuvo que el cáncer de pulmón es la principal causa de muerte por neoplasia en México, considerando a hombres y mujeres, por lo que estimó necesario asignar mayores recursos económicos para su adecuado y oportuno diagnóstico, y tratamiento.

 

Por lo anterior, el legislador planteó exhortar a las secretarías de Hacienda y Crédito Público y de Salud, a destinar recursos para atención y tratamiento específico de esa enfermedad, a través del Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos.

 

Asimismo demandó asegurar la suficiencia presupuestaria y fortalecer la atención y tratamiento de pacientes del Programa de Cáncer de Pulmón del Instituto Nacional de Cancerología (Incan).