Estigmas y prejuicios contra quienesviven en México con VIH

 

  • En México la detección tardía es muyalta e incrementa la mortalidad
  • Impacta en la salud y vida de las personas, enlos costos de medicamentos y resta efectividad a las medidas de prevención
  • Las nuevas autoridades de salud mexicana temen que el número crezca en 2020 a 256 mil enfermos en el país

 

 

De los 37 millones de personas con VIH en el mundo, más de 35 millones de ellos son adultos y casi dos millones menores de edad, en México la padecen 230 mil personas. Las nuevas autoridades de salud mexicana temen que ese número crezca en 2020 llegue a 256 mil.

 

Para Alejandro Brito, Director de Letra S, un organismo no gubernamental, hacerse las pruebas de laboratorio es lo principal para controlar el padecimiento, lo que ha permitido aumentar en 80 por ciento la cobertura de personas afectadas para controlar la epidemia.

 

En México la detección tardía es muy alta e incrementa la mortalidad; impacta en la salud y vida de las personas, en los costos de medicamentos y resta efectividad a las medidas de prevención, dijo en la ceremonia del Día Mundial del Sida 2018.

 

En ese marco, Antonio Molpeceres, Coordinador Residente del Sistema de Naciones Unidas en México, advirtió que una respuesta eficaz es poner en el centro de la discusión a las personas y sus necesidades, porque la mayoría no conoce su estado de salud, de ahí que las pruebas de VIH Sida son fundamentales para seguir con salud y conservar la vida.

 

 

En la ceremonia para recordar este padecimiento, el Ombudsperson nacional, Luis Raúl González Pérez, alertó sobre la ignorancia que preserva estigmas y prejuicios contra quienes viven con VIH e impide que las acciones preventivas sean más efectivas, por lo cual sus derechos fundamentales son susceptibles de ser vulnerados de manera cotidiana.

 

Asimismo, afirmó ante las nuevas autoridades del Sector Salud que la erradicación del estigma y discriminación es fundamental, ya que no se terminará con la epidemia si no se eliminan también la misoginia, homofobia, transfobia, racismo, clasismo y xenofobia.

 

Por ello, demandó que las políticas públicas y programas para prevención y atención a esa pandemia tengan continuidad y se refuercen, garantizando recursos y capacidades para su implementación efectiva, lo que permitirá que los derechos de esas personas y de la sociedad en su conjunto sean más vigentes.

 

González Pérez reconoció la determinación del nuevo Director General del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Germán Martínez Cázares, para que esa institución deje de ser la que más quejas tenga en su contra ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), y su compromiso público de mejorar el servicio a las y los derechohabientes en todas sus áreas.

 

 

Martínez Cázares hizo el compromiso público de atender las recomendaciones de la CNDH al IMSS al ser la institución mexicana que más quejas acumula por viola los derechos humanos. “Hago un compromiso público en que el número de quejas deben conciliarse, y deben acabar el menor número de recomendaciones. No debemos ser el IMSS el primer órgano que tiene el mayor número de recomendaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos”, dijo el nuevo funcionario.

 

Por su parte, Jorge Alcocer Varela, Secretario de Salud, enfatizó que el VIH no es solo un virus individual, sino social, por lo que se quiere que las campañas de prevención funcionen, se tiene que entender que los impactos no solo se producen en el cuerpo del huésped, sino también en sus familias y en el pensamiento de los habitantes del país, que reproducen los estigmas y dificultan la atención.

 

“Por ello pensamos que es tan necesaria una vacuna contra el virus, pero también otra contra el estigma y la discriminación”, señaló Alcocer.

 

En el marco del 30 Aniversario de la conmemoración de este día, el Secretario de Salud aseguró que se escuchará y responderá a las necesidades de las diferentes comunidades, se mejorará el sistema de prevención y habrá apertura en todo momento para ajustar la estrategia a los requerimientos de cada región y cada estado.

 

 

“La Secretaría de Salud tiene claro que para eliminar esta epidemia en el 2030, como está establecido en los Objetivos del Desarrollo Sostenible, no se debe bajar la guardia ni caer en complacencias, por lo que se seguirán buscando fórmulas e innovaciones que permitan acelerar los avances alcanzados y enfrentar los retos que todavía existen”, destacó en su discurso el nuevo secretario de Salud del gobierno federal.

 

González Pérez recordó que la CNDH entregó la “Agenda básica de derechos humanos 2018” al nuevo gobierno, en la cual propuso, en lo que respecta a salud y VIH, la necesidad de emprender campañas informativas y de prevención sobre vías de transmisión, acceso a la prueba de detección, tratamiento y confidencialidad del diagnóstico, así como a la no discriminación; garantizar la entrega completa y oportuna al usuario final de los medicamentos antirretrovirales, incluyendo a la niñez.

 

Asimismo, el defensor de los derechos humanos nacional instó a las autoridades de salud del país así en avanzar en las Profilaxis Pre y Post Exposición a las poblaciones más vulnerables al VIH, y garantizar también la continuidad de los tratamientos, ya que la mayoría de las quejas recibidas y atenciones realizadas a la población con VIH por el Organismo Nacional se debe a la falta de abasto oportuno de medicamentos.

 

 

En este acto, González Pérez dijo que el VIH y el Sida requieren atención prioritaria mediante una respuesta que considere que la pobreza y la desigualdad social con frecuencia son causas de su propagación.

 

En México, citó, el trabajo del Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH y el Sida (CENSIDA), desde la Secretaría de Salud, los programas equivalentes de las 32 entidades federativas, las organizaciones civiles y la suma de esfuerzos de instituciones como la Comisión Nacional de los Derechos Humanos han logrado que la violación de derechos humanos de las personas con VIH sean denunciadas con mayor frecuencia, contribuyendo a disminuir el estigma, la discriminación y otras violaciones a los derechos fundamentales.

 

Sin embargo, para el defensor de los derechos humanos del país aún hay trabajo pendiente, y se pronunció por extender el Seguro Popular más allá de lo que el lineamiento vigente permite a quien no tiene completo el expediente, para beneficiar a mujeres embarazadas con VIH y a personas migrantes sin documentos, quienes quedan sin medicamento antes de contar con asilo o residencia legal.

Please follow and like us: