Falleció uno de los pioneros y pilares en el conocimiento de la música tradicional mexicana

Thomas Stanford, uno de los etnomusicólogos más reconocidos del país. El estadounidense reunió un acervo de más de cinco mil grabaciones que fueron reconocidas por el Programa Memoria del Mundo de la UNESCO en 2010. La Fonoteca Nacional le realizará un homenaje el jueves 17 de enero

 

Pavel Granados, el nuevo director de la Fonoteca Nacional, la Casa de los Sonidos de México, anunció con pena el fallecimiento de Thomas Stanford, uno de los etnomusicólogos más reconocidos del país, el estadounidense que reunió un acervo de más de cinco mil grabaciones que fueron reconocidas por el Programa Memoria del Mundo de la UNESCO en 2010 e informó que la Fonoteca Nacional le realizará un homenaje el próximo jueves 17 de enero.

Durante más de medio siglo, Thomas Stanford se dedicó a compilar un acervo de más de cinco mil grabaciones de campo de música tradicional mexicana, sobre todo en comunidades indígenas, un trabajo que lo convirtió en uno de los más reconocidos etnomusicólogos del país.

Descendiente de una familia de pianistas, el investigador y compositor nacido en 1929 en Albuquerque, Estados Unidos, falleció el lunes 10 de diciembre a los 89 años de edad. La Fonoteca Nacional ya prepara un homenaje en honor de este especialista, que se realizará en 2019.

Las grabaciones de campo del afamado etnomusicólogo estadounidense, preservadas y donadas a la Fonoteca Nacional, fueron reconocidas por el Programa Memoria del Mundo de la UNESCO en 2010.

Su colección, destacó Pavel Granados, es la primera registrada en esa instancia. “Es la colección número uno y es parte de Memoria del Mundo, un título que otorga la UNESCO, porque él documentó desde los años 50 muchísimas comunidades indígenas y rurales de México”.

La Fonoteca Nacional, explicó, resguarda mil 251 libros del maestro Stanford, “el piano que nos lo donó y tenemos cintas de carrete abierto, fundamentalmente su colección está formada de cintas de carrete abierto, son 587, que hizo en grabaciones de campo”.

Adicionalmente, indicó que la Fonoteca realizará un homenaje al maestro el jueves 17 de enero de 2019 y que a lo largo de este día, a través de las redes sociales como Twitter y Facebook, se estará difundiendo material libre de derechos y de libre acceso, que se podrá escuchar en línea con el material grabado en todo el país por Thomas Stanford.

El vasto trabajo de investigación que Stanford realizó en nuestro país inició en 1956, año en el que comenzó a captar los sonidos y la música de las comunidades indígenas más apartadas de nuestro país, pertenecientes a 23 estados de la República Mexicana.

El etnomusicólogo estadounidense visitó más de 600 comunidades, durante 50 años de labor que se traducen en más de cinco mil registros sonoros preservados desde 2008 en la Fonoteca Nacional, los cuales integran un fondo vivo y activo a través de la Red de Fonotecas Virtuales y dispuesto para su escucha en la Audioteca Octavio Paz de esa institución.

La ex directora de la Fonoteca Nacional y del Instituto Nacional de Bellas Artes, Lidia Camacho, lamentó el deceso del investigador, a quien calificó como uno de los pioneros y pilares en la investigación de la música tradicional mexicana.

“Extrañaré su tesón y su pasión por México. Un gran aliado mío en los inicios de la Fonoteca Nacional, justo hoy, en su 10 aniversario. Descanse en paz”, escribió en su cuenta de Twitter.

El acervo del especialista está compilado en diversas colecciones entre las que destacan La música de Tabasco, El mariachi, Pirecuas de los purépechas de Michoacán, El corrido guerrerense, Música de los Altos de Chiapas, Aridoamérica: pames y tarahumares y Tuxpan Jalisco 1960. Música de los nahuas, entre otras muchas grabaciones.

El trabajo de Stanford incluye, además de las vastas grabaciones de campo, intensas y originales investigaciones sobre el folclor mexicano en todo el territorio nacional.

Fue miembro activo de la Society for Etnomusicology, recibió el doctorado Honoris Causa por la Universidad Anáhuac del Sur, la medalla de reconocimiento de la XVIII Feria de Antropología e Historia por su labor académica en instituciones como la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH) y otras universidades de Estados Unidos.

El deseo de Thomas Stanford era que su biblioteca y equipos de grabación también fueran resguardados por la Casa de los Sonidos de México, a fin de asegurar que su legado forme parte del patrimonio sonoro de México.