El Inapam será el órgano rector en el país de las políticas públicas hacia las personas mayores

 

  • “Queremos sembrar la semilla de la gerontología
  • Todos vamos para allá, todos se van a hacer viejos, es la tendencia”, afirmó la nueva responsable del Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (Inapam), la maestra Elsa Julita Veites Arévalo
  • Propone transparentar la vida de los asilos, residencias y guarderías de las personas mayores

 

 

José Luis Camacho López.-(Segunda parte). “Queremos sembrar la semilla de la gerontología en todos los niveles” de la sociedad mexicana. “Todos vamos para allá, todos se van a hacer viejos, es la tendencia”, dijo la nueva responsable del Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (Inapam), la maestra Elsa Julita Veites Arévalo, al referirse a promover una conciencia sobre los procesos de envejecimiento de la población mexicana en la segunda parte de la entrevista con TE, el Diario de las Personas Mayores.

 

Egresada del Politécnico como Médico Cirujano Partero de la Escuela Superior de Medicina del Instituto Politécnico Nacional (IPN) de donde egresó en 1976, una institución educativa fundada por el gobierno nacionalista del general Lázaro Cárdenas (1934-1940), Vites Arévalo mencionó que una de sus metas es lograr mejores condiciones para la población de personas mayores, “accesibilidad, mejoras”.

 

Esta servidora pública cuenta con una Maestría en Medicina Social, Universidad Autónoma Metropolitana – Xochimilco (1993). Es una Especialista en Salud Pública que está consciente de los grados de violencia que afecta a las personas mayores del país.

 

Maestra Elsa Julita Veites Arévalo. Foto: T E

 

Por eso es, opinó que es muy importante se difundan cuáles son los derechos de las personas mayores, de que los conozcan las familias y la sociedad. Las personas mayores no están indefensas, hay un Estado que los va apoyar. Además, es partidaria de una educación para la vejez desde edades tempranas.

 

La nueva responsable del Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores destacó que en el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador y en la secretaría del Bienestar, se piensa que el Inapam sea el órgano rector en el país de las políticas públicas hacia las personas mayores.

 

Vamos saliendo bien, dijo la maestra Elsa Julita Veites Arévalo a TE, el Diario de las Personas Mayores.

 

Afirmó que Inapam no cambiará de siglas, está demasiado posicionado su nombre y sobre la iniciativa de nueva legislación sobre los derechos de las personas mayores, propuso ponerla a discusión de todas las organizaciones civiles y que en su construcción su eje sea la Convención de Interamericana de Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores aprobada por la Organización de Estados Americanos (OEA) en 2015.

 

Nosotros vamos a trabajar sobre la propuesta de nueva Ley de los Derechos de las Personas Mayores del país que tenga y se apareje con la convención, para después ponerla a discusión de la sociedad, dijo. “Que sea lo más concertada posible a sus derechos humanos, hacer una ley más acorde”, añadió la maestra Elsa Julita Veites Arévalo.

 

 

En relación a por qué por qué se decidió que las pensiones fueran a partir de los 68 años con ese carácter universal en todo el país, la directora del Inapam señaló las condiciones actuales en las cuales el deterioro de las personas mayores se empieza a notar más marcadamente a partir de los setenta años y en las zonas indígenas a los 65 años, donde la gente vive menos tiempos tiempo porque sufre más deterioro en su salud.

 

Ahora este tipo de pensiones será cada dos meses, pero la maestra Veites Arévalo reconoció que hay un problema de distribución de este tipo de apoyo social ya que la prioridad es que entregue directamente a la gente y que no exista ningún intermediario, que les llegue íntegro a las personas mayores.

 

La Tarjeta de Pensión Alimentaria que se distribuye cada mes entre las más de 525 mil personas beneficiarias de la capital mexicana a partir de marzo será cada dos meses. En el caso de las beneficiarias del interior de la República, citó, la gente está acostumbrada a recibirlo bimestralmente.

 

Lamentó que en el tema de la salud hacia las personas mayores el avance en este gobierno será poco a poco, porque el estado del sector salud encontrado por el nuevo gobierno“es deplorable”. La idea, dijo, que tiene este gobierno era que este mismo año la salud fuera universal en todas las instituciones.

 

Sin embargo, agregó, por las condiciones en que se encontró el sector salud, el avance será más lento. Cada seis meses en ocho estados se trabajará esta integración, así como en el mejoramiento de las instalaciones de servicios médicos y la entrega de medicamentos. Se calcula, dijo, que en dos años se terminará con este proceso. En ese tiempo podríamos garantizar la salud universal para las personas mayores que estaría dentro del marco de la Convención de la OEA.

 

El otro tema comentado en la entrevista fue el de los cuidados prolongados de las personas mayores de edades avanzadas. Para esta experta en el envejecimiento de la población es un tema bastante complicado y difícil. Sin embargo, piensa que se podría ir avanzando en los cuidados de las personas mayores con el Programa de jóvenes construyendo el futuro” que les da capacitación.

 

“Nosotros estamos muy interesados en capacitar a jóvenes como cuidadores. Nosotros les daríamos esa posibilidad y ellos podrían formar cooperativas, y una vez capacitados tener posibilidades de ser cuidadores. Nosotros pensamos en llegar a las comunidades más alejadas, porque ahí el costo del cuidado es muy grande, donde se muere primero el cuidador que la persona mayor porque es un esfuerzo muy grande y una dedicación”.

 

La maestra Arévalo Veites consideró que es posible mejorar las condiciones y hacerlas más adecuadas, tanto para el cuidador como para la persona cuidada mayor.

 

La nueva titular del Inapam conoce bien las condiciones en que desarrolla la vida de las personas mayores de edad avanzada que habitan en los establecimientos de asilos, residencias, casas de descanso, guarderías, instalaciones que muchas de ellas carecen de normatividades.

 

En la Ciudad de México si tenemos conocimiento de lo que pasa, se tiene acceso a estos lugares, a nivel nacional no tanto, señaló y propuso para hacer visible la vida en esas instalaciones crear modelos de atención, “capacitar a las personas que dan servicio en estos espacios y una vez capacitados darles seguimiento para garantizar que el trato a las personas mayores sea el que deben tener, que las actividades que realicen estén dentro de un modelo que puedan contribuir al bienestar de la persona mayor y que no solamente los sienten a ver la televisión desde el desayuno, la comida, los lleven a merendar y los acuesten”.

 

 

Esta servidora pública con gran experiencia en el tema del envejecimiento de la población distingue a instituciones de este tipo con muchas actividades para sus residentes, pero también hay otras que no cumplen, pero opinó que no podrían cerrar porque son habitadas por personas mayores que no tienen donde ir y el Estado no tiene una alternativa que ofrecerles, por lo menos en este momento.

 

Tampoco excluye de esta opinión a los inmuebles de este tipo que el Inapam administra, seis albergues, cuatro en la ciudad de México, una en Oaxaca y otra en Guanajuato. “Tampoco cumplen con lo que sería una casa de reposo, un albergue. No cumplen”.

 

Pero primero “vamos a barrer la casa”. Lo dijo sin dudas, la maestra Arévalo Veites. Igual las residencias de día, guarderías, todos los espacios que es nuestra responsabilidad. “Y que en cada estado, municipio y alcaldías exista una visibilidad de estos espacios”.

 

Porque, reiteró al referirse a los cambios demográficos, “queremos sembrar la semilla de la gerontología en la sociedad. Todos vamos para allá, todos se van a hacer viejos. Es la tendencia”.

 

Sobre la muerte digna, que ya está incorporada en la Constitución de la Ciudad de México, lo consideró un tema muy delicado. “Tenemos que sensibilizar a la sociedad para llegar a ese momento; hay que trabajar de una manera muy delicada, sobre todo con las organizaciones que trabajen con Inapam, para sembrar esa idea en el resto de la sociedad”.

 

Para llevar a cabo esa iniciativa, esta maestra estimó la necesidad de efectuar “mucho cabildeo en el Congreso”.

 

Esta maestra que ya fue Directora General del Instituto para la Atención de los Adultos Mayores en el Distrito Federal (2007 – 2009) y Directora General de los Servicios de Salud Pública del Distrito Federal (2003 – 2007) consideró además que, para tratar el tema del envejecimiento con todas sus repercusiones para la sociedad mexicana, este gobierno tiene un gran apoyo social.

 

“Ya se empieza trabajar, la gente lo va entender, tenemos que informar, eso es muy importante, la gente ha vivido en una burbuja acerca de la vejez, no es lo que nos han dicho, esa imagen con gente de bastón, con silla de ruedas, la vejez es otra cosa y tenemos”, mencionó en la parte de esta entrevista.