La IP mexicana voltea su mirada hacia el acelerado envejecimiento de la población mexicana

Plantea serios retos para las autoridades mexicanas de la salud, el trabajo, la educación, la cultura y la infraestructura urbana.

Foto: T E

José Luís Camacho López.- Pedro Martínez, un técnico automotriz jubilado de 78 años, subió al escenario del karaoke del V Festival del Adulto Mayor. Cantó “Collar de perlas” del compositor mexicano Alfonso Esparza Otero, lo hizo con tal sentimiento que al auditorio de unas veinte personas mayores de más de 60 años se les estrujó el corazón. Al ritmo de la nostálgica letra de la canción, Pedro leía los párrafos de la canción inscritos en una pantalla:

“Déjenme llorar,

Porque hoy que te perdí,

Queriéndote olvidar,

Me acuerdo más de ti,

Si es un delito amar,

Un delincuente soy,

Porque no he de pagar…

Las deudas del amor…”

Magali Díaz Carbajal, de 19 años, y Frida A. Mercado Martínez, de 19 años, dos estudiantes del segundo año de la carrera universitaria de Desarrollo Comunitario para Envejecimiento, observaron emocionadas la escena en el pequeño escenario montado en este Festival, donde personas mayores como este técnico automotriz jubilado cantaba con un sentimiento de dolor y nostalgia “Collar de perlas”, una de las canciones clásicas de Esparza Otero, quien falleció en 1950.

Foto: T E

Ellas decidieron estudiar esta carrera novedosa en las aulas universitarias mexicanas porque han observado este proceso de envejecimiento y son partidarias de que se promueva un desarrollo integral y lograr una vejez con autonomía en la sociedad mexicana.

Este Festival se realizó bajo el liderazgo de la Fundación Telmex, del ingeniero Carlos Slim, un evento en el que más de 20 empresas decidieron voltear su vista hacia el rápido proceso de envejecimiento de la población mexicana, que hasta el año pasado, de acuerdo con el Instituto Nacional Electoral, alcanzaba a 15 millones de personas mayores de 60 años, más del 10 por ciento de los habitantes de este país.

El acelerado envejecimiento de la población mexicana ya plantea serios retos para las autoridades mexicanas de la salud, el trabajo, la educación, la cultura y la infraestructura urbana. Aún no existe el suficiente número de geriatras para atender al grueso de la población mexicana de personas mayores, no superan los 600 médicos especialistas en geriatría. En las clínicas de salud es común observar el buen número de personas mayores que solicitan una consulta y tienen que esperar largas horas.

Los pronósticos del envejecimiento advierten que por ahora existen más personas mayores que infantes de cinco años, para 2030 se estima que serán más las personas de edades superiores a los 60 años y en 2050 esta población etaria será superior a la de los jóvenes.

Uno de los mayores desafíos de las autoridades mexicanas es prever desde ahora los sistemas de pensiones para las futuras generaciones de personas mayores.

El ingeniero Carlos Slim ha sugerido que la jubilación se alcance hasta los 75 años, una propuesta que puede ser viable ya que la mayoría de las personas de más de 60 años buscan fórmulas de sobrevivencia en empleos informales o donde solamente reciben propinas en tiendas de autoservicio como empacadores.

En septiembre del año pasado durante una cumbre de negocios, a través del clip compartido en Facebook, de acuerdo con medios digitales, Slim aparece diciendo: “Que no se jubilen a los 60 o 65 años sino a los 75 años. A los 60 años es una muy buena edad para trabajar”.

El doctor José Carlos García Ramírez, un investigador mexicano en materia de políticas públicas, derechos humanos y envejecimiento ha estimado que por ahora el 83% no cuenta con jubilación o pensión, mientras el 17% cuenta con alguna seguridad económica.

Para este experto mexicano colaborador de TE, el diario de las personas mayores, “los estudios del envejecimiento no sólo requieren de profesionales en la salud, de sociólogos, trabajadores sociales, psicólogos, demógrafos, periodistas, pedagogos, sino también necesitan juristas”.

Foto: T E

Durante los tres días de este evento inusual, entre el 26 y 28 de abril, se ofrecieron conferencias, zonas de entretenimiento y hasta áreas donde felices parejas disfrutaron y bailaron cumbias del Festival del Adulto Mayor al ritmo de la música del conjunto de Pepe Arévalo.

Y por primera ocasión en este festival se dio cabida a organizaciones como la Asociación Pro-dignificación de Jubilados de la capital, una asociación civil sin fines de lucro que preside Xóchitl Elizabeth Camarena.

En el local de esta Asociación decenas de personas mayores buscaban información para afiliarse y aumentar su padrón que hasta ahora es de 780 personas mayores en las 16 alcaldías capitalinas.

Reunidos en el World Trade Center de la capital mexicana- el año pasado fueron unas doce mil personas mayores, según calcularon sus organizadores- centenares de este grupo de población mexicana acudieron a conocer los diferentes productos y servicios que empresas como Telcel, Lala, Ensure advance, Glucerna, Corega, GAES, Tena, ofrecieron a un público ansioso de conocer avances en tecnologías para personas con alguna discapacidad: sillas de ruedas, bastones, equipos auditivos, así como almohadas especiales para reducir el insomnio que es común entre las personas mayores.

Días antes del festival, Javier Sirvent, presidente del festival, destacó en una conferencia de prensa, de acuerdo a la versión del diario 24 horas, la importancia de realizar un evento abierto al público en donde los asistentes descubran las oportunidades, en materia de comunicación y tecnología que tienen a su alcance.

Por su lado, Sergio Patgher, gerente de marca y responsabilidad social de la empresa telefónica Telcel, precisó que se ofrecerían apoyos para adultos que quieran emprender un negocio.

De acuerdo con estos organizadores, según la nota de 24 horas, en el Festival del Adulto Mayor se contaría con tres líneas: educación, en donde el público podrá aprender a usar un teléfono celular; cultura, actos de comercio, en la cual las empresas patrocinadoras del festival podrán ofrecer sus productos.

Foto: T E

Estos organizadores planean que este mismo año el festival se expanda a Guadalajara, del estado occidental de Jalisco, del 10 al 12 de octubre.

En el Festival de este año en su quinta edición realizado en la capital mexicana a las personas mayores les organizaron clubes, juegos de mesa, sesiones de karaoke, talleres de cuentacuentos, sesiones de orientación jurídica en casos de testamentos y herencias, orientaciones para trabajadores en vías de jubilación, información sobre cuidados de gente de avanzada edad.

Asimismo, se les organizaron sesiones para orientarlos en casos de artrosis, osteoartrosis, sobre dolores reumáticos, padecimientos seniles, alimentación adecuada, cuidado de los ojos, cuidados de la persona mayor en casa, apoyo psicológico, gimnasia cerebral, pensiones, afores, deudas, sobre el pie diabético, cuidado de la dentadura, redes de apoyo.

Figuraron además empresas dedicadas al cuidado de personas mayores, hospitales dedicados a la salud visual y servicios de funerarias.

Para concluir un mariachi cerró el festival lo que dio el toque final a este encuentro de personas mayores, una población que apenas empieza ser visualizada en el país, donde la complejidad de este proceso de envejecimiento implica una atención integral, como señalaron las estudiantes Magali y Frida, para el cual las nuevas autoridades mexicanas de la IV República, como dijo una experta universitaria, no parecen estar despiertas y “aún no lo tienen claro”.