Desde hace 34 meses, el hijo de Raquel, permanece en una gaveta del forense de la Ciudad de México

 

  • Es un hecho cierto que Raquel y su hijo ingresaron al Hospital con vida y que de allí salieron, él sin vida, expresó la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, la doctora Nashieli Ramírez Hernández

 

Foto: T E

 

Hasta hoy, desde septiembre de 2016, en una de las gavetas del Instituto de Ciencias Forenses de la Ciudad de México permanece el pequeño cuerpo del hijo de Raquel, quien fue víctima de violencia obstétrica en uno de los hospitales públicos dependientes del gobierno de la Ciudad de México.

 

Raquel es una de las 79.8 por ciento de mujeres víctimas que han sufrido violencia en la capital mexicana, en este caso de violencia obstétrica en un hospital por parte del personal médico.

 

Este tipo de violencia es una de las más oscuras en los hospitales públicos del país. Raquel la sufrió la madrugada del 3 de septiembre de 2016. Todo comenzó cuando Raquel recurrió al Hospital General de Iztapalapa, al oriente de la capital, donde no recibió atención médica, al no disponer ese hospital de espacio físico ni de recursos humanos, para atenderla de un parto.

 

La familia de Raquel la trasladó al otro extremo de la Ciudad de México, al Hospital Materno Infantil de Inguarán, donde se le realizó una cesárea de emergencia. Después de nueve horas en Tococirugía, por una deficiente atención médica devino en la muerte de su hijo. Por la muerte del hijo de Raquel su familia presentó una denuncia por homicidio que hasta ahora no ha prosperado y el personal médico responsable sigue impune.

 

Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH 2016), arroja que 66.1% de las mujeres mexicanas han experimentado algún tipo de violencia, que en la Ciudad de México alcanza a 79.8%, lo que coloca a la capital del país como la entidad federativa con el primer lugar en violencia hacia las mujeres, citó la doctora Nashieli Ramírez Hernández, defensora de los derechos humanos de la población de la capital del país.

 

Es un hecho cierto que Raquel y su hijo ingresaron al Hospital con vida y que de allí salieron, él sin vida, expresó la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, la doctora Nashieli Ramírez Hernández.

 

Foto: T E

 

Elizabeth, la madre de Raquel, narró en un video, que el Ministerio Público encargado de la investigación lo han cambiado en cinco ocasiones.

 

Este hecho que no figura en el último informe de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México del gobierno anterior, fue motivo de una Recomendación de la defensora de los derechos humanos, la cual fue enviada a las nuevas autoridades de salud y de justicia del gobierno de la Ciudad de México por violencia obstétrica de la que fue víctima Raquel, quien estuvo también a punto de morir por diversas complicaciones de la cesárea.

 

Raquel permaneció en terapia intensiva y trasladada luego a otro hospital público al oriente de la capital, en Balbuena, donde fue sometida a un procedimiento quirúrgico adicional, sin su consentimiento previo e informado y donde pasó 19 días.

 

Con la Recomendación 05/2019 la institución de Derechos Humanos capitalina se inauguró ya con el nombre oficial de Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México al abrogarse la Ley anterior de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal y al expedirse su nueva Ley Orgánica.

 

Después de 25 años de vida institucional, para las autoridades de esta institución, “es el cambio más importante, no sólo de nombre, sino de una reconfiguración de lo que hacen las Comisiones de Derechos Humanos en el Siglo XXI; especialmente en el acompañamiento a víctimas, el propiciar procesos de mediación y de justicia restaurativa, y en el despliegue territorial que garantice la proximidad y -por lo tanto- la accesibilidad de sus servicios a través del establecimiento de delegaciones institucionales en cada Alcaldía”. La capital mexicana cuenta con 16 alcaldías.

 

Desde hace 34 meses Raquel, su madre Elizabeth y toda su familia viven la tragedia de no poder sepultar a la pequeña víctima por el intrincado enredo judicial para determinar las responsabilidades penales de este caso de violencia obstétrica.

 

No es el único hospital público en donde se comete este tipo de violencia, en hospitales del Instituto Mexicano del Seguro Social, la principal dependencia médica nacional que tiene una red sanitaria en el país, también se han cometido este tipo de violencias, al igual que en clínicas públicas administradas por las autoridades locales. Los de la capital del país se encuentran en segundo lugar, el primero lo ocupan los hospitales del Estado de México, entidad vecina a la Ciudad de México.

 

Con el propósito de evitar casos similares, esta Comisión de Derechos Humanos expidió tal recomendación con el propósito de reparar un daño que para la familia de Raquel es irreparable.

 

Esta deficiencia judicial se atribuye a que desde la presentación de la denuncia por homicidio del pequeño hijo de Raquel que no llegó a nacer, se ha retrasado y obstaculizado la integración de la carpeta de investigación porque “aún sin contar con la documentación clínica completa, el Ministerio Público ordenó al personal del Instituto de Ciencias Forenses (INCIFO) a realizar la necropsia, evidenciando inconsistencias con la información que les fue comunicada a los familiares en el Hospital, por lo que siguen sin conocer la verdad de lo ocurrido y sin poder disponer del cuerpo, después de 34 meses”.

 

En la Recomendación 05/2019 la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México demanda a las diversas autoridades capitalinas reparar daños a Raquel y a su familia: Generar y ejecutar un plan integral individualizado de reparación para Raquel Taboada Arreola; así como para sus familiares y Víctimas Indirectas. Dichos planes deberán considerar los derechos afectados y el daño producido por el hecho victimizante acreditado en la investigación realizada por esa Comisión.

 

Foto: T E

 

Nashieli Ramírez Hernández presentó la Recomendación 05/2019 en presencia de Raquel Taboada Arreola, sobreviviente de violencia obstétrica y víctima directa del caso en el acto efectuado en la Sala Digna Ochoa de esa Comisión de Derechos Humanos.

 

“Esta Comisión- dijo Ramírez Hernández- acreditó el trato inhumano derivado de las acciones y omisiones de las autoridades, así como de las afectaciones psicoemocionales consecuentes derivados de por lo menos 13 actos constitutivos de violencia obstétrica en contra de la víctima, dentro de los que se incluye un acto de violencia sexual por parte de un médico encargado de velar por su salud”.

 

Después de realizar su investigación, esta Comisión de Derechos Humanos llegó a la conclusión y acreditó “las violaciones al derecho humano de las mujeres a una vida libre de violencia obstétrica, además de Tratos Inhumanos, tanto en contra de la sobreviviente de violencia obstétrica, como de sus familiares”.

 

Esa Comisión emitió antes ocho Recomendaciones sobre salud materna y tres más sobre violencia obstétrica; no obstante, la presente es la primera que reconoce la violencia obstétrica como una forma de violencia institucional contra la mujer, destacó Ramírez Hernández.

 

Entre las Recomendaciones destaca la enviada a la Secretaría de Salud para que otorgue a la víctima directa, atención médica y psicosocial especializada; y a las víctimas indirectas les brindará atención psicosocial, así como un diseño de una ruta de atención con perspectiva de género y enfoque de derechos humanos de los casos de violencia obstétrica, que incluya, por lo menos un mecanismo de atención de denuncia por parte de las personas usuarias o familiares.

 

Asimismo, la entrega a todas las mujeres que reciben atención obstétrica en los Hospitales de la Red de Salud de la Ciudad de México, y durante la primera consulta, de una Carta de Derechos de las Mujeres en Materia de Salud Obstétrica.

 

La Procuraduría deberá desarrollar lineamientos para la investigación de hechos relacionados con muerte perinatal, que consideren la perspectiva de género en la investigación.

 

El Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México deberá incluir en la Guía Técnica para la Realización de Necropsias del Servicio Forense, los procedimientos para la realización de necropsias en los casos de muerte perinatal, de aplicación obligatoria para todos los casos de violencia obstétrica.

Please follow and like us: