Un Día del Peatón sin tomar en cuenta a las personas mayores

 

  • Cada vez más común, el atropellamiento de personas de más de 60 años
  • No existen medidas de protección en las vialidades de las zonas urbanas del país

 

Foto: T E

 

El sábado pasado se celebró en la capital mexicana El Día del Peatón sin tomar en cuenta a las más de un millón de personas mayores de 60 años que habitan en una de las mayores urbes de Latinoamérica. La Organización Mundial de la Salud instauró el Día Internacional del Peatón el 17 de agosto a causa del primer registro de fallecimiento de una persona arrollada por un vehículo automotor en 1897, en Reino Unido.

 

Las personas mayores que ejercen su derecho a la movilidad se enfrentan a escenarios de diferentes riesgos para sus integridades físicas al cruzar las arterias, calles o avenidas, el más común es que los conductores de los automotores no respetan las zonas, llamadas cebras, destinadas para que los peatones las crucen.

 

Además, en las arterias de la Ciudad de México y en general de todas las zonas urbanas del país, el tiempo de operación de los semáforos no toma en cuenta que las personas mayores requieren de más tiempo para cruzarlas y que los puentes peatonales no han sido construidos con un modelo que tome en cuenta a las personas de más de 60 años y las que sufren de alguna discapacidad.

 

Foto: T E

 

El atropellamiento de las personas mayores en la Ciudad de México es cada vez más común. Las personas mayores, en el apresuramiento para cruzar las calles, sufren caídas.

 

La muerte de Eva Silva Anicua López de 83 años de edad a causa de un atropellamiento, hace unos días en el sur de la Ciudad de México, por una conductora en estado de ebriedad, o la de Sara Vega Serrano, de 79 años, en la Ciudad de Tepic, quien exigía un puente peatonal, también atropellada y muerta, son dos ejemplos de la vulnerabilidad de las personas mayores al cruzar arterias urbanas del país.

 

Las celebraciones de El Día del Peatón que se llevaron a cabo en la capital mexicana omitieron tomar en cuenta el proceso de envejecimiento de la población. La capital del país es la entidad de la República que registra uno de los mayores índices de envejecimiento de su población.

 

Según los resultados de la Encuesta Intercensal 2015, (citado por el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación en la Ciudad de México), realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía y publicados en diciembre de ese año, en la Ciudad de México hay un total de 1, 276, 452 personas de 60 años y más; de éstas, más de la mitad (57.5%) son mujeres y el resto (42.5%) son hombres.

 

Foto: T E

 

Estas celebraciones se limitaron a mencionar los nueve parklets (intervenciones en espacios públicos destinados comúnmente para el automóvil) en las alcaldías Cuauhtémoc, Benito Juárez, Coyoacán, Miguel Hidalgo, Azcapotzalco e Iztapalapa, pero sin determinar las edades a las que se destinan esos espacios.

 

Según las secretarías de Movilidad (SEMOVI), Obras y Servicios (SOBSE), Seguridad Ciudadana (SSC), Desarrollo Urbano y Vivienda (SEDUVI) y Medio Ambiente (SEDEMA), también se balizarán cruces y pasos peatonales en distintos puntos de la capital para visibilizar el andar de los peatones.

 

Los llamados parklets son espacios que estarán disponibles durante todo el fin de semana y las personas interesadas podrán hacer uso de ellos para realizar cualquier actividad lúdica o de convivencia vecinal y ciudadana, así como contar con cruces señalizados por donde transitar con seguridad.

 

Foto: T E

 

Las áreas intervenidas están en Hamburgo-Insurgentes, Motolinia-5 de mayo, Córdoba-Álvaro Obregón, Yucatán-Monterrey, Campeche-Insurgentes, Chilpancingo-Insurgentes, Dakota (Frente al World Trade Center), Eje Central-Cumbres de Maltrata, y Avenida Centenario-México.

 

Estos espacios, según un comunicado del gobierno capitalino, son un reconocimiento al hecho de que la infraestructura amigable con las personas es fundamental para fomentar el uso de la calle de manera segura y para disfrute de las personas.

 

A pesar de que la Secretaría de Movilidad refrendó su compromiso para fomentar una cultura de movilidad incluyente y basada en el respeto hacia todos los actores de la vía y citar que su política pública se dedica “a la protección de sus usuarios más vulnerables”, omite que las personas mayores o con discapacidad merecen una atención privilegiada dado el rápido proceso envejecimiento que vive la población capitalina.

Please follow and like us: