En México 31 de cada 100 Adultos Mayores padece alguna discapacidad

anciano discapacitado

Busca el Programa Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad 2014-2018 integrarlas en mayor medida al ámbito laboral, educativo y sanitario, garantizar sus derechos, accesibilidad y participación política

En México 31 de cada 100 adultos mayores padece alguna discapacidad, según  el diagnóstico del Programa Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad 2014-2018; las cifras indican que  las mujeres tienen un porcentaje de población con discapacidad que supera ligeramente al de los hombres (52.3 por ciento frente a 47.7 por ciento, respectivamente. El diagnóstico fue elaborado por el Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad, CONADIS-SEDESOL.

En cuanto a la situación económica de la población discapacitada , considerada en su conjunto total que incluiría a adultos y niños,  el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), realizó una investigación que indica que las condiciones de pobreza extrema habrían disminuido en este sector al pasar de 13.9 por ciento en 2010 a 12.7 en 2012 (cerca de 0.9 millones de personas), pero la cantidad de población en situación de pobreza moderada aumentó en ese mismo periodo al pasar de 36.3 por ciento a 38.5 por ciento, lo que representa alrededor de 2.9 millones de personas, con base en el Módulo Condiciones Socioeconómicas de la Encuesta de Ingresos y Gastos de los Hogares 2012

Por lo anterior el gobierno federal considera que con  el Programa Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad 2014-201, habrá  mayores oportunidades para mejorar la situación socioeconómica de este sector  al integrarlas en mayor medida al ámbito laboral, educativo y sanitario, garantizar sus derechos, accesibilidad e incluso su participación política, entre otros muchos aspectos.

En un contexto global el diagnóstico estima que  en el mundo casi mil millones de personas viven  con algún tipo de discapacidad, es decir cerca del 15 por ciento de la población global, al tiempo que casi 200 millones  más experimentan dificultades considerables en su funcionamiento. Debido al aumento de  la esperanza de vida  se prevé que la cantidad de personas con discapacidad aumentará   en los próximos años, lo que  aumenta también el riesgo de discapacidad entre las personas adultas mayores y también al aumento mundial de enfermedades crónicas que pueden derivar en discapacidad, tales como las demencias, la  diabetes,  los cánceres, las enfermedades músculo esqueléticas y las  enfermedades cardiovasculares.

De acuerdo con la Encuesta Mundial de Salud, del total estimado de personas con discapacidad, 110 millones (2.2 por ciento) tienen dificultades muy significativas de funcionamiento, mientras que la carga mundial de morbilidad establece que 190 millones de personas  (3.8 por ciento) viven con una discapacidad asociada a afecciones tales como la tetraplejia, depresión grave o ceguera, todas ellas en el grupo de  discapacidades  graves.

El análisis refiere que las niñas y mujeres con discapacidad sufren de una “doble discapacidad” no sólo por los prejuicios y las desigualdades de que son víctimas, sino también por las limitaciones y las funciones asignadas tradicionalmente a cada género. “Las niñas con discapacidad tienen menos probabilidades de asistir a la escuela, recibir formación profesional y encontrar empleo que los niños con discapacidad”.

La Encuesta Mundial de Salud refiere también que la prevalencia de discapacidad es mayor en los países de bajos ingresos, mientras que paradójicamente,  las personas con pocos ingresos, sin trabajo o con poca formación académica tienen mayor riesgo de discapacidad”.