La Medalla Belisario Domínguez a una genuina luchadora por los desaparecidos en México

 

  • La ciudadana Rosario Ibarra de Piedra recibe un justo reconocimiento a su incansable lucha y activismo de más de cuatro décadas en favor de presos, desaparecidos y exiliados políticos

 

Foto: T E

 

Sofía Mancebo.-El Senado de la República, entre 459 propuestas recibidas de candidatas y candidatos a la Medalla de Honor Belisario Domínguez, correspondiente al año 2019,  aprobó otorgarla sin ningún voto en contra, a la ciudadana Rosario Ibarra de Piedra de 92 años, quien dedicó parte de su vida a la búsqueda de los desaparecidos políticos en México.

 

Su cruzada se inició desde 1973 en busca de su hijo, Jesús Piedra Ibarra. Un joven de 21 años víctima de una desaparición forzada en una de las etapas más negras de la historia de México cuando el Estado extinguió en una “guerra sucia”, utilizando las peores prácticas de violaciones a derechos humanos- torturas y desapariciones- a grupos de jóvenes que se levantaron en armas en la segunda mitad del siglo XX en busca de un cambio en un país gobernado por un partido político desde 1929, que llegó a describirse como la dictadura de un partido de Estado.

 

La propuesta de que la señora Rosario recibiera esa Medalla que lleva el nombre de un senador que fue asesinado cruelmente en 1913 durante el golpe militar que derribó la presidencia de Francisco I. Madero, había sido pospuesta desde el año pasado para dársela a un periodista que había sido burócrata de gobiernos anteriores sin más méritos que fundar un periódico donde coincidían voceros gubernamentales, intelectuales de izquierda y de derecha.

 

La entrega de esta Medalla a la señora Rosario Ibarra de Piedra se efectuará el próximo miércoles 23 de octubre en la antigua sede del Senado de la República del Centro Histórico de la Ciudad de México.

 

Foto: T E

 

La señora Ibarra de Piedra, quien llegó a ser candidata presidencial del Partido Revolucionario de los Trabajadores y legisladora de partidos de izquierda, dejó las tareas de su hogar en una ciudad del norte del país para buscar a su hijo. Vestida de negro inició cuesta arriba una cruzada por los desaparecidos políticos, en esa etapa de feroces y despiadadas persecuciones militares y policiacas a quienes no vieron otra vía que levantarse en armas para cambiar el rígido sistema político mexicano.

 

Esta persona mayor de 92 años, quien nació en la ciudad norteña de Saltillo, Coahuila, en 1927, jamás ha dejado de buscar a su hijo. Durante 40 años a pesar de que su lucha, que la llevó a realizar huelgas de hambre, era poco difundida en los periódicos y noticiarios de radio y televisión, debido al fuerte control sobre los medios de comunicación, representó una rendija de luz en la defensa y aplicación de los derechos humanos en México.

 

Al conocer la noticia de haber sido elegida para recibir la Medalla Belisario Domínguez, dijo que el verdadero premio que esperaba era conocer el paradero de su hijo, uno de los más entre 400 y 700 desaparecidos políticos en México durante las campañas anticomunistas en los gobiernos del Partido Revolucionario Institucional. Su hijo Jesús fue acusado de pertenecer a la organización Liga Comunista 23 de septiembre, una organización a la que se ha señalado de haber intentado un secuestro en 1974 donde murió uno de los grandes jefes de las élites empresariales del norte del país.

 

Esta incansable luchadora y activista de más de cuatro décadas en favor de presos, desaparecidos y exiliados políticos, fundó la organización Comité Pro Defensa de Presos, Perseguidos, Desaparecidos y Exiliados Políticos (EUREKA) que reunió a otros familiares de desaparecidos en el país.

 

Foto: T E

 

Doña Rosario ha decidido compartir este reconocimiento que lleva el nombre de un senador asesinado en 1913 durante la dictadura del golpista Victoriano Huerta, con las madres que también buscan desaparecidos políticos y forman parte del Comité Eureka.

 

Actualmente, por recomendación médica, doña Rosario se encuentra en la ciudad norteña de Monterrey donde reside con su familia. Durante su larga lucha esta mujer mexicana logró la excarcelación de presos políticos y el regreso a su país de disidentes exiliados que se encontraban en otras naciones, en Cuba, la desaparecida Unión Soviética o en países del sur del continente.

 

Unanimidad poco frecuente en el Congreso mexicano

 

Durante la sesión en el Senado mexicano, la presidenta de la Comisión Medalla Belisario Domínguez, Sasil Dora Luz de León Villard, del Partido Encuentro Social (PES), destacó lo que Doña Rosario Ibarra de Piedra ha hecho por la construcción de un México más democrático y defensor de los derechos humanos.

 

De esa manera, agregó, el Senado de la República reconoce en ella toda una vida dedicada a luchar para dar voz a los que no la tienen y exigir justicia por los que ya no pueden hacerlo. Además, por su profunda convicción que siempre ha tenido para lograr que en nuestro país se reconozcan a plenitud los derechos humanos.

 

Por ello, dijo, se está avanzando en visibilizar y empoderar las actividades de mujeres en su lucha por los derechos sociales, humanos, políticos y democráticos.

 

“Esta Comisión identifica los ideales de Don Belisario Domínguez, por una Patria más justa, reflejados en la trayectoria que Doña Rosario Ibarra de Piedra ha realizado siempre de manera incansable para lograr tener un México que ya no padezca el dolor de miles de familias en la búsqueda de sus desaparecidos. Tragedia de vida que la une con miles de madres mexicanas”, argumentaron en el dictamen aprobado en comisiones.

 

El senador sin partido, Emilio Álvarez Icaza, afirmó que la designación de Rosario Ibarra como depositaria de la Medalla Belisario Domínguez, es un acto de extraordinaria justicia no sólo a ella sino a las madres y familiares de desaparecidos. A todas las mujeres que le han dado a este país dignidad, justicia y esperanza.

 

Por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), partido en el gobierno, el senador Ricardo Moreno Bautista, subrayó que Rosario Ibarra es una mujer extraordinaria, incansable y defensora, no sólo de los desaparecidos políticos, sino de los perseguidos y exiliados, que durante el proceso de la guerra sucia se vivieron en México. Es una mujer que enfrentó al Estado y al poder presidencial.

 

El senador Martí Batres Guadarrama, también de Morena, destacó que la galardonada puso sobre la mesa el tema de los desaparecidos políticos en México, un problema que estaba “soterrado” en las décadas de los setentas y ochentas. Por ello, el reconocimiento es la mejor forma de “cerrar esta herida” de nuestro país.

 

José Alejandro Peña Villa, senador de la misma fracción parlamentaria, dijo que ella entregó su vida, no nada más por encontrar a su hijo, sino por dignificar a mujeres y hombres que desaparecieron por la Guerra Sucia que hubo en México por muchos años.

 

Foto: T E

 

Josefina Vázquez Mota, del Partido Acción Nacional, refirió que Rosario Ibarra es una mujer que a lo largo de su vida ha dado ejemplo de una lucha incasable por las libertades y en favor de la justicia, que además, decidió ser protagonista de su tiempo por causas que marcaron la vida de la nación. Agregó que la Medalla es una convocatoria para que no haya más hijos o hijas desaparecidas en el país, por la razón o la causa que sea.

 

Dante Delgado Rannauro, coordinador de Movimiento Ciudadano, recordó que conoció a Rosario cuando inició su lucha de amor de madre, por buscar el paradero de su hijo Jesús. El Senado podrá sentirse honrado si por unanimidad le confiere la Medalla a una mujer excepcional que supo luchar, y que ha sabido conquistar derechos que corresponden a las mujeres, ahora plasmados en el texto constitucional, dijo.

 

Hasta el Partido Revolucionario Institucional, cuyos gobiernos combatieron hasta extinguir a los movimientos guerrilleros, en voz de su senador Eruviel Ávila Villegas, reconoció a la ciudadana Rosario Ibarra de Piedra por su lucha loable, determinación y empatía con los familiares de personas desaparecidas en el país. Dijo que su partido reconocía su trabajo ha impulsado la defensa y promoción de los derechos humanos en el país.

 

La también senadora de Acción Nacional, Xóchitl Gálvez manifestó que la lucha de Rosario por los desaparecidos se mantiene vigente y recordó que la galardonada peleó por un país más justo, incluyente e igualitario.

 

Por el Partido Morena, el senador José Narro Céspedes, de Morena, dijo que Rosario Ibarra siempre se mantuvo a lado de los más humildes e indefensos. Les dio su apoyo, fortaleza y autoridad moral para hacer frente a un sistema autoritario, señaló.

 

El dictamen por el que se otorgó la presea Belisario Domínguez del año 2019 a Rosario Ibarra de Piedra, en votación nominal se aprobó con 95 votos a favor, cero en contra y cero abstenciones.

Please follow and like us: