Una de cada tres personas mayores tiene pérdida de audición en México

 

  • En el 60 por ciento de los casos de sordera en niñas y niños pudieron prevenirse
  • Plena inclusión y vida digna para la población con deficiencias sensorial auditiva, demanda la CNDH

 

Foto: T E

 

Al advertir que 1 de cada 3 personas mayores de 65 años tienen pérdida de audición y que en el 60% de los casos de sordera en niñas y niños pudieron prevenirse, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), que preside la maestra Rosario Piedra Ibarra, expresó su preocupación por las más de 690 mil personas que viven con alguna deficiencia sensorial auditiva en nuestro país.

 

Al citar cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la CNDH llamó a las autoridades de los tres órdenes de gobierno a priorizar, desde el modelo de derechos humanos emanado de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, su atención y desarrollo de políticas públicas que permitan la plena inclusión en la sociedad de las personas sordas para tener una vida digna.

 

Aunque en México no se cuenta con estadística relativa a la comunidad de personas sordas, las cifras oficiales se enfocan en datos sobre discapacidad auditiva y mencionan que, a nivel nacional, el 33.5% de la población vive con discapacidad auditiva, de la cual el 35.4% son hombres; 31.8%, mujeres; 12.1% niñas y 14.4% niños.

 

Esta Comisión Nacional de Derecho Humanos destacó que la importancia de atender de manera asertiva el reconocimiento de los derechos de las personas sordas, respetando su identidad lingüística y cultural.

 

Foto: T E

 

De esta manera, de acuerdo con una declaración de la CNDH, estarán en posibilidad de ejercitar plenamente sus derechos fundamentales, entre ellos los derechos a la educación, su incorporación al mundo laboral, el acceso a los servicios de salud e impulsar el uso, difusión e inclusión de intérpretes de la Lengua de Señas Mexicana (LSM) en las instancias públicas.

 

La CNDH consideró en todo momento la participación de dichas personas bajo el principio de “nada de nosotros sin nosotros”, así como el derecho a la accesibilidad, que es el derecho de todas las personas a disfrutar en igualdad de condiciones del acceso al entorno físico, el transporte, la información y las comunicaciones, incluidos los sistemas y las tecnologías de la información y la comunicación, así como a los procesos, bienes, productos y servicios e instalaciones abiertos al público, con la finalidad de participar en todos los ámbitos de la vida y la sociedad para vivir de manera autónoma e independiente, tomando en cuenta la dignidad y diversidad del ser humano.

 

Foto: T E

 

En ocasión de El Día Nacional de las Personas Sordas – recordado el 28 de noviembre—la CNDH manifestó que busca visibilizar a las personas sordas como un grupo marginado de la sociedad. Los antecedentes de esta fecha conmemorativa datan de 1867, cuando el entonces Presidente Benito Juárez decretó la “Ley Orgánica de Instrucción Pública en el Distrito Federal”, que propondría la creación de la “Escuela de sordo-mudos”, término inadecuado al ser peyorativo, pues las personas sordas pueden producir voz y/o hablar mediante la lengua de señas; es hasta ese momento que se les brinda un lugar, del cual se apropian para participar en el ámbito social, así como en la consolidación, transmisión y conservación de su lengua.

Please follow and like us: