Entrevista

 

La atracción de mi vida

 

Foto: Cortesía José Luis Camacho.

 

Aylin Armas Hernández.- El ámbito universitario te acerca a miles de personas, cada una de ellas con una historia, una trayectoria y una pasión distinta. En esta ocasión tuve la oportunidad de coincidir con José Luis Camacho López, quien me compartió cómo encontró y se ha desenvuelto en la atracción de su vida.

 

Inició en el periodismo estudiantil en el IPN en 1967. Ha destacado en tareas periodísticas en Estados Unidos, Canadá, Francia, Cuba, Centroamérica, Colombia, Perú, Chile y la Unión Soviética; y en la mayoría de los estados de la República. También ha publicado diversos libros y artículos y se ha destacado como conferencista y colaborador de diversos medios impresos, actualmente es editor del periódico digital TE, el Diario de la Tercera Edad, una publicación sobre los procesos de envejecimiento de la población en México

 

Pero… ¿Cómo inició esto?

 

La motivación… Desde que era estudiante en la Prevocacional 2 del IPN, cuando pasaba por los puestos de periódicos me atraía leer los encabezados de los periódicos, pasaba un tiempo dando lectura de sus informaciones. Los voceadores se molestaban. No compraba ninguno porque no tenía dinero.

 

En la Prevo observé que unos compañeros editaron en un mimeógrafo un periódico que se llamaba “La Bomba” y me llamó mucho la atención que se produjera un medio impreso de ese tipo con algunas caricaturas y notas referentes a la escuela.

 

Foto: Cortesía José Luis Camacho

 

Posteriormente me encontré con Fernando Díaz Enciso, él empezó a editar una revista de fútbol americano muy rústica que le puso “Touch Down” y en ese medio publiqué mi primera entrevista en 1967 con Manuel Neri, esa revista la vendíamos en los partidos de futbol en CU o en Zacatenco. Después la revista se convirtió en política como “Cuarto Poder”, de la cual solamente publicamos un número. En su portada se incluyó una fotografía de los paracaidistas a la hora de derribar la puerta de San Idelfonso, y en su contraportada otras fotografías cuando los granaderos entraron a la Vocacional Cinco, Además incluía una nota mía sobre las detenciones de estudiantes por parte de la policía secreta. También publiqué un poema dedicado a una matanza en una población vietnamita durante la ocupación militar estadunidense y una poesía dedicada al Ché Guevara después de que lo asesinaron en Bolivia.

 

Primeras dificultades… Junto con el director Fernando Díaz Enciso, me detuvo la policía en Villahermosa porque también se incluyó en la revista una entrevista de Carlos Madrazo, un líder priista disidente al que se temía por iniciar un movimiento a favor de los jóvenes. Estuvimos presos unas tres o cuatro semanas, nos soltaron camino a Escárcega, sin dinero y hambrientos, de milagro vivos, nos amenazaron de muerte si regresábamos a Villahermosa, ya que nuestro destino era la Universidad Benito Juárez para hablar con los estudiantes del movimiento y desde luego de la revista.

 

De vuelta a la calma… Regresamos de aventones a la Ciudad de México donde nuevamente nos incorporamos como periodistas estudiantes al movimiento pero la revista ya no volvió a salir. Después me incorporé a los talleres de cuento, poesía y cine del Politécnico, fundamos una revista llamada “Juego de Palabras”, donde publicaba mis poemas y me hacía cargo de conseguir la publicidad y luego en una revista donde me encargaba de la sección de reseñas de libros.

 

Luego trabajé en la secretaría de Comunicaciones y Transportes en el área de análisis de la información, era el Jefe de la oficina encargada de hacer las carpetas de las notas periodísticas sobre las actividades de esa secretaría; y me inscribí en el CUEC, donde estudié para ser director, con los estudios de Cine trabajé en la Comisión de Aguas del Valle de México donde realizábamos documentales igual que en el Fondo Nacional de Fomento Ejidal donde también laboré.

 

El inicio y el final… cumplí mi viejo sueño de ingresar como reportero a El Día en 1975, después me nombraron Jefe de Redacción, subdirector, Director, Editor responsable y Director y Gerente General. Lamentablemente acabó en noviembre de 1998 cuando traté de cambiar las reglas del juego en las relaciones entre la prensa con el gobierno, que eran de subordinación ya que las fuentes de financiamiento de los periódicos era y aún lo es la publicidad gubernamental.

 

La forma en la que pretendí cambiar esas reglas fue la adquisición de un tren de encuadernación y una prensa plana para que junto con las dos prensas con las que ya contaba la cooperativa editara libros de texto y otros productos editoriales para no depender de la publicidad gubernamental y que el periódico respirara mejor editorial e informativamente.

 

Foto: Cortesía José Luis Camacho. Entrevista al líder guerrillero Edén Pastora, 1978.

 

La forma en que acabaron mi sueño y el de otros compañeros y compañeras que compartían ese sueño de ser más libres como periodistas fue con una destitución colectiva de los dirigentes de la empresa y del diario en una asamblea donde nos expulsaron en ausencia, violando toda nuestra reglamentación interna. Tardamos cinco años en recuperar la empresa, en 2004, cuando la ya estaba en absoluta quiebra, saqueada, con demandas laborales y de proveedores, hipotecada ya que los golpistas dejaron de pagar los impuestos federales y locales.

 

Los restos cadavéricos del periódico, su maquinaria, parte echada a perder, se le “vendió” a un vivales que se aprovechó de la desgracia de los cooperativistas y los defraudó.

 

No todo finalizó… Posteriormente trabajé en la agencia Notimex, en la sección internacional como coordinador editorial, luego en Radio Educación como responsable de los noticiarios de información general y cultural y como Director de Comunicación Social en el Instituto Nacional de Antropología e Historia, otro trabajo que tuve en el ámbito oficial fue de subdirector de Relaciones Públicas de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal.

 

El contraste y el cambio… Tuve la oportunidad de viajar en buena parte de nuestro continente, Centroamérica, parte de Sudamérica, Estados Unidos, Canadá; conocer parte de Europa y lo que fue la Unión Soviética y con ello contrastar el tipo de periodismo que hemos realizado en México, un periodismo prácticamente subordinado durante una muy larga historia, desde luego con excepciones. Lo que observo ahora como profesor, periodista aún estudiante de Derecho a punto de terminar la carrera, es que se vive una nebulosa transición en el periodismo mexicano en la búsqueda de un mejor destino que estar subyugado a cualquier tipo de poder, incluyendo el más oscuro que proviene de las organizaciones subterráneas que mantienen el control de zonas del país, consideradas de “silencio”, porque no sabemos lo que pasa realmente en partes del país donde lo común son las desapariciones, secuestros, asesinatos de periodistas o bien de una prensa y medios de comunicación que perdieron, por estar amenazados, su capacidad y papel de ser intermediarios entre sus poblaciones y los poderes políticos y públicos.

 

Foto: Cortesía José Luis Camacho

 

Periodismo a futuro… Imagino una prensa impresa y digital polivalente, de reales lectores; un desarrollo intensivo de medios digitales, nuevos medios de comunicación estrechamente cercanos a las realidades sociales, políticas, culturales, ambientales, económicas de nuestro siglo, que creo apenas se empieza a vislumbrar pero que no termina de nacer y el viejo periodismo de morir. No están fácil el pronóstico, pero seguramente el nuevo periodismo será el que reclame la nueva sociedad que se construye con los jóvenes actuales y las nuevas generaciones. Por eso requerimos periodistas más profesionales, especializados, pero sobre todo apasionados. No se pueden realizar sueños sin pasiones para cumplirlos.

 

Para los futuros periodistas… Es importante estar atentos a los movimientos sociales y de todo tipo en la sociedad, en las redes que se han convertido en nuestros principales vasos comunicantes. En estos momentos el de las mujeres víctimas de tanto abuso y que están hartas. ¿Cuáles son sus causas? y no criminalizarlas porque pintarrajean piedras, monumentos que no significan nada si en la realidad actual se viven esas insondables desigualdades. Son mujeres de los diferentes estratos sociales, todas las edades- sobre todo las que son personas mayores- que reclaman ser vistas, escuchadas, atendidas, ejercer plenamente sus derechos y no solamente ser mencionadas en discursos, en las palabras vanas que no llegan a ser hechos.

 

Hay que estudiar con mucha precisión nichos de posibles audiencias, personas lectoras de medios impresos, de medios digitales, de la televisión tradicional, de la radio.

 

Aún no hemos explorado bien las audiencias que se están formando en el siglo XXI y debemos hacerlo desde las aulas universitarias para que las personas egresadas salgan a la vida pública a contribuir a cambios en los comportamientos de los medios de comunicación contemporáneos. No basta ahora ser periodista, tenemos que ser más estudiosos de procesos de comunicación cada vez más complejos en nuestra sociedad, discernirlos; identificar necesidades de comunicación en las diferentes edades de las audiencias, incorporar a nuestros estudios otras materias –Derecho, Filosofía, Historia, Psicología, Neurociencia- con un rigor científico, que nos ayuden a comprender qué piensan, cómo se comunican los nuevos auditorios, qué necesidades tienen de comunicación, de saberes. Antes se decía que los periodistas solamente requerían saber leer y escribir y aparentemente de la indispensable vocación, ahora el reto es formidable, ser de una cultura superior.

 

Please follow and like us: