Medios de comunicación revictimizan y lesionan la dignidad de mujeres víctimas de violencia machista

 

  • Brutales e indignas la difusión de imágenes de una joven cruelmente asesinada en la Ciudad de México
  • A dos periódicos capitalinos se atribuyen su difusión
  • El Estado debe de implementar estrategias de intervención inmediata para atender y reparar la herencia de violencia institucional que su inacción ha dejado en ellas
  • La publicación de tales imágenes alienta el sensacionalismo, el morbo y hace apología de un delito cuya raíz radica en la máxima violencia de género

 

Foto: T E

 

Susana Sánchez y Sofía Mancebo.- Luego que dos periódicos capitalinos, de La Prensa y Reforma publicaron imágenes crueles del cuerpo de Ingrid Escamilla, cruelmente asesinada en una alcaldía del norte de la capital mexicana, dos comisiones de derechos humanos, de la ciudad de México y nacional, calificaron de brutal e indignante la difusión de esas imágenes.

 

Esos dos periódicos capitalinos se han caracterizado por sus cabezas ofensivas y las imágenes de víctimas de violencia que difunden sin ningún rasgo de ética profesional en el periodismo. En al menos 3 de cada 10 casos de feminicidios investigados por la Comisión, existe filtración de las imágenes de violencia feminicida, denunció la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México.

 

El feminicidio de cada mujer perpetúa la dominación de los hombres sobre las mujeres y su cuerpo, así como el papel de éstas como personas inferiores y subordinadas, advirtió esa Comisión, mientras la Comisión Nacional de los Derechos Humanos manifestó que la publicación de tales imágenes alienta el sensacionalismo, el morbo y hace apología de un delito cuya raíz radica en la máxima violencia de género.

 

El viernes 14 pasado fue un día de furia, cientos de indignadas mujeres se manifestaron ante las redacciones de esos diarios para expresar su ira por la difusión de imágenes que trastocan la dignidad de la joven de 25 años asesinada por quien identifican como su esposo.

 

Foto: T E

 

El alevoso crimen fue perpetrado en una vivienda de condominios, donde los vecinos y el conserje estaban al tanto de la violencia de género de que era víctima de joven Ingrid, sin que llegaran a denunciarlo. Existe la propia versión de que el conserje del edificio recibía dinero por vigilar a la joven mujer asesinada con una crueldad que provocó la ira de mujeres de organizaciones feministas.

 

En una de las conferencias mañaneras, la activista Frida Guerrera denunció ante el presidente Andrés Manuel López Obrador denunció los 250 feminicidios ocurridos en el curso del año al demandarle una fiscalía especial que atiende ese tipo de crímenes en el país.

 

¿Por qué no existe, así como existe una fiscalía antisecuestro especializada para ese tema, por qué no existe una fiscalía especializada para el tema del feminicidio?, preguntó Frida al presidente, quien eludió responderle.

 

¿Cuál es la postura del presidente hacia nosotras las mujeres? Si de verdad se va a hacer algo y no nada más va a ser simulación’, insistió Frida al presidente quien prefirió darle la palabra a un reportero presidente. Carlos Domínguez, de Nación 14. quien se prestó a desviar la atención del tema de los feminicidios ante las protestas de las reporteras que asistían a esas mañaneras, mientras en el exterior centenares de mujeres activistas realizaban pintas en la llamada puerta Mariana del Palacio Nacional donde López Obrador ha establecido su residencia.

 

Foto: T E

 

Frida sostuvo que en el gobierno actual y anteriores se han encontrado las activistas con respuestas nulas y oídos sordos, mientras López Obrador le respondió con generalidades eludiendo la demanda de una Fiscalía especial federal que investigue y detenga a los responsables de los feminicidios en todos los estados de la República. Usted habla mucho de corrupción.

 

Frida le insistió a López Obrador en que “el tema de feminicidio, el tema de las desapariciones está plagado de corrupción: fiscales, policías ministeriales, policías de investigación que venden las órdenes de aprehensión a los mismos perpetradores y que pasan años para que haya justicia”.

 

Las mujeres activistas fuera del palacio respondieron con más ira ante la indiferencia del presidente, quien se negó a recibirlas y para responder a las demandas ya planteadas por Frida Guerrero.

 

Detener la violencia institucional

 

Por su lado, ante el indignante feminicidio de Ingrid Escamilla y la brutal violencia infligida a su cuerpo exhibida públicamente por las imágenes filtradas y circuladas, la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDHCM), en un comunicado, insistió en detener la violencia institucional hacia las mujeres.

 

Foto: T E

 

El Estado debe de implementar estrategias de intervención inmediata para atender y reparar la herencia de violencia institucional que su inacción ha dejado en ellas.

 

Frente a los discursos que desvirtúan el tipo penal feminicidio, la impunidad frente al documentado patrón de filtración de imágenes señalado repetidamente por este Organismo y el desinterés por desmontar los incentivos que generan el consumo de la violencia feminicida, la CDHCM reconoció la indignación generalizada y advierte sobre el peligro que representa para las mujeres la tolerancia institucional y social a tales actos de violencia.

 

En ese sentido, esa Comisión advirtió que el papel de la sociedad en este asunto es fundamental. Por esa razón, hace un llamado a hacer de ésta una causa común. La vida de las mujeres no puede ser un botín, ni la extrema violencia hacia ellas un objeto de consumo.

 

Sumado a ello, la Comisión insistió además en recurrir a los mecanismos existentes de investigación cibernética a cargo de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) local para que contribuyan a las investigaciones del Ministerio Público y puedan sancionar la más amplia gama posible de conductas penales involucradas en el feminicidio de Ingrid.

 

Esa Comisión externó que toda muerte violenta de una mujer debe de ser investigada con minucia y perspectiva de género para garantizar el acceso a la justicia y el derecho a la verdad. En ese sentido, los elementos de contexto para determinar la relación entre la víctima y el victimario son esenciales para arribar a la verdad.

 

La perspectiva de género en las investigaciones constituye una herramienta metodológica y su ausencia cuestiona el profesionalismo de quien omite incorporarla a su práctica; no es una concesión que depende de la sensibilidad o voluntad de las personas servidoras públicas, es una obligación.

 

El año pasado, este Organismo publicó el Informe sobre las violencias de género en la procuración de justicia en la Ciudad de México en el que documentó, sistematizó y analizó patrones de violencia institucional tan graves como el hecho de que, en al menos 3 de cada 10 casos de feminicidios investigados por la Comisión, existe filtración de las imágenes de violencia feminicida.

 

Foto: T E

 

En el Informe, propuso recomendaciones específicas para ser aplicadas por la SSC como primer respondiente, a la entonces Procuraduría General de Justicia, hoy Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJCDMX) en su papel de Ministerio Público y el Poder Judicial de la Ciudad de México en lo correspondiente.

 

Por otra parte, la CDHCM hace un llamado a dejar de culpabilizar a las víctimas y, sobre todo, a desmitificar el perfil del feminicida para permitir a la sociedad y a las instituciones constatar la urgencia de reconocer que la construcción predominante de masculinidad implica asumir como normales y comunes las relaciones de poder ejercidas por el victimario sobre la víctima, por el hecho de ser mujer.

 

Además del Informe, recordó esta Comisión ha emitido instrumentos recomendatorios en los que documentó los efectos de no investigar los delitos con perspectiva de género. Algunas de ellas son: Recomendación 06/2016, Recomendación 4/2017, Recomendación 2/2019

 

En la Recomendación 9/2019, en la que se identificó a las niñas y mujeres que habitan y transitan por la Ciudad como víctimas estructurales del feminicidio.

 

En su informe esta Comisión señaló que la violencia de género trasciende a las mujeres que la viven y alcanza dimensiones colectivas que repercuten en la confianza de la sociedad en sus instituciones. Además, cada acto de violencia contra niñas y mujeres que queda impune –y en particular cada feminicidio- contribuye a su normalización, validación y reproducción. El feminicidio de cada mujer perpetúa la dominación de los hombres sobre las mujeres y su cuerpo, así como el papel de éstas como personas inferiores y subordinadas.

 

Un aspecto con frecuencia olvidado y de inmediata atención es la necesidad de reparar el tejido social roto tras estos actos de violencia y atender primordialmente a niñas, niños y adolescentes que han padecido de manera cercana los efectos de este delito, así como de los que los han atestiguado, como en el caso de Ingrid Escamilla.

 

Llamado a las empresas de comunicación

 

En este contexto, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) llamó a los medios de comunicación para evitar revictimizar tanto a quienes han sido víctimas de feminicidio, como a sus familiares cercanos.

 

Por ello, citó en un comunicado la CNDH, invitó a los medios de comunicación a evitar la difusión de imágenes que lesionen la dignidad humana e intimidad de las víctimas de feminicidio. La publicación de tales imágenes alienta el sensacionalismo, el morbo y hace apología de un delito cuya raíz radica en la máxima violencia de género.

 

Asimismo, convocó a que en la cobertura informativa que realicen protejan la identidad de la víctima y no proporcionen su nombre, domicilio u otros detalles que permitan identificarla a ella o a sus familiares cercanos.

 

De igual manera, la CNDH pidió a las empresas de medios de comunicación asumir un compromiso firme en el tratamiento de la información para que se eliminen todas las formas o expresiones que carezcan de sensibilidad hacia el dolor de las víctimas, que profundicen el machismo y/o la misoginia, o refuercen estereotipos o roles discriminatorios promoviendo una cultura de legitimización de la intolerancia que afecte el derecho a una vida libre de violencia de las mujeres.

 

La CNDH puso a disposición de los medios de comunicación diversos talleres, cursos y vinculaciones enfocados a identificar medidas y acciones que pueden desarrollar para desarrollar su labor con una visión de derechos humanos y enfoque de género.

 

Please follow and like us: