Afectan a las mujeres adultas mayores las más oscuras violencias de género

 

  • Por sus condiciones de vulnerabilidad, las mujeres de más de 60 años sufren más la violencia machista en el país al carecer de voz y ser dependientes de diversas formas de sus esposos, de sus hijos o nietos
  • Llegan a ser prácticamente a condiciones de esclavitud al ser sometidas a todo tipo de actividades sin recibir ninguna remuneración en los ámbitos domésticos y familiares

 

Foto: T E

 

Susana Sánchez.-Las mujeres de más de 60 años son las más propensas a la violencia de género. Del conjunto de la población femenina en el país, son las más vulnerables. El maltrato físico, psicológico, por abandono, discriminación, aislamiento social, la falta de atención médica, que sufren las mujeres adultas mayores es la más oscura de las violencias machistas en México.

 

En el país, de la población 64 millones 400 mil mujeres, el 12.7 por ciento son de adultas mayores de 60 años y más, de acuerdo a datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

 

Los datos son escasos, los hombres mayores mexicanos mantienen conductas de usos y costumbres machistas que le han sido heredades por otras generaciones y ahondan esas condiciones de exclusión, maltratos de diferentes tipos que sufren las mujeres mexicanas de edad mayor.

 

 

Por sus condiciones de vulnerabilidad, las mujeres de más de 60 años sufren más la violencia machista en el país al carecer de voz y ser dependientes de diversas formas de sus esposos, de sus hijos o nietos. Llegan a ser prácticamente a condiciones de esclavitud al ser sometidas a todo tipo de actividades sin recibir ninguna remuneración en los ámbitos domésticos y familiares.

 

Incluso, al recibir algún tipo de pensión no contributiva por parte de las políticas públicas, son despojadas. Las mujeres adultas mayores sufren del abandono o trato negligente y la violencia intrafamiliar practicada por compañeros íntimos o familiares cercanos, incluidos actos de violencia física, emocional y comportamientos de control, destacó la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH).

 

Foto: T E

 

Mayor violencia se abate sobre las mujeres de mayor edad con discapacidad

 

Las mujeres adultas mayores suelen enfrentar actos de discriminación como resultado de una distribución injusta de recursos, malos tratos, abandono y restricción del acceso a servicios básicos, de acuerdo con la Convención Interamericana sobre la protección de los derechos humanos de las personas mayores de la Organización de Estados Americanos (OEA), que aún no firma México, a pesar del cambio de gobierno.

 

Si bien tanto el hombre como la mujer son objeto de discriminación a medida que envejecen, las mujeres viven el envejecimiento de distinta forma, en tanto el efecto de las desigualdades de género a lo largo de la vida se agravan con la vejez, advierte esa Convención que recupera la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

 

Foto: T E

 

La maestra Amparo Apolinar de Jesús, investigadora de los procesos de la vejez en México, señaló que la violencia machista contra las mujeres personas mayores ocurre con más frecuencia en el interior del país.

 

La profesora Apolinar de Jesús, de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México, habló el sábado anterior sobre las personas adultas mayores en un Panorama Sociojurídico de las condiciones de vida de esta población mexicana que supera los 15 millones 500 mil personas de más de 60 años en las 32 entidades del país.

 

En un estudio sobre El Maltrato en la vejez: caracterización y prevalencia en la población mexicana, la doctora Liliana Giraldo Rodríguez, del Instituto Nacional de Geriatría, cita que las personas que más ejercen el maltrato son los hijos e hijas en un 67.9 por ciento. Las mujeres son las que reportan un mayor número de situaciones de maltrato simultáneo en el periodo de un año. Estas situaciones simultáneas de maltrato son psicológico, abuso económico, explotación financiera, maltrato físico, negligencia y abuso sexual.

 

En el Día Internacional de la Mujer, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), una organización regional que llama a los Estados a adoptar medidas de protección integral contra la violencia de género con un enfoque interseccional.

 

En el marco del Día Internacional de la Mujer, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) llama a los Estados de la región a seguir avanzando en la adopción de medidas de protección integral hacia las mujeres a partir de un enfoque interseccional, teniendo en cuenta los contextos y condiciones que potencializan la violencia y la discriminación en su contra.

 

Graciela Casas Torres, coordinadora del Centro de Estudios de Trabajo Social en Gerontología, de la UNAM, ha señalado que entre las personas mayores que han sufrido algún tipo de maltrato, porcentaje que aumenta incluso hasta 40 por ciento en el caso de las mujeres de entre 85 y 89 años.

 

En un informe de la Comisión Nacional de Derechos Humanos se advierte que en la mayoría de los casos de violencias contra las mujeres de más de 60 años, en un 57 por ciento son víctimas de los delitos patrimoniales (despojo, robo a casa habitación, fraude y daños en propiedad privada, entre otros), 16 % por violencia familiar, ocho por ciento por lesiones, cinco por ciento por amenazas, cuatro por ciento por homicidio y, en menor porcentaje, ilícitos como violación y abuso sexual, privación ilegal de la libertad, abandono de persona, omisión de cuidados, responsabilidad médica, trata de personas, explotación y discriminación.

 

Foto: T E

 

En la mayoría de los casos, precisó el organismo en un estudio, las formas de abuso y maltrato se cometen por integrantes de su círculo más cercano, como cónyuge, hijos o hijas, nietos o nietas, nueras, yernos y cuidadores.

 

Para la CNDH las mujeres mayores son consideradas un grupo vulnerable ante la violencia de género, debido a que se encuentran en una situación de mayor riesgo y presentan mayores dificultades para poner fin a las relaciones de violencia.

 

La vulnerabilidad se acentúa cuando se unen a la edad otros factores como la discapacidad o residir en un entorno rural. Las mujeres de edad pueden haber sufrido maltrato de forma continuada sin ser conscientes de ello, desarrollando sentimientos de indefensión, incapacidad e impotencia.

 

Diversas investigaciones coinciden en que las mujeres de edad se ven particularmente afectadas por las tradiciones sexistas y la asunción de los roles de género tradicionales, lo que dificulta la visibilización de las situaciones de maltrato y la presentación de denuncias.

 

Es frecuente además la dependencia económica de la pareja. En la etapa de jubilación, en la que aumenta el tiempo de convivencia con la pareja, algunos hombres ejercen un mayor control sobre el tiempo, las actividades y las relaciones de las mujeres, subrayan las investigaciones.

 

Las mujeres que llegan a la vejez con un deterioro en la salud o alguna discapacidad que disminuye su autonomía personal, tienen mayor riesgo de sufrir maltrato o de que aumente la intensidad y gravedad del que ya venían sufriendo, se ha advertido en datos recogidos para este material informativo.

 

Please follow and like us: