Los derechos de las personas con discapacidad no deben ser vulnerados por la pandemia

 

  • El colapso de los sistemas y redes de apoyo vitales como resultado de COVID-19 exacerba los obstáculos que enfrentan las personas con autismo para ejercer estos derechos

 

 

Antonio Gutérres.*- En el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, reconocemos y celebramos los derechos de las personas con autismo. La celebración de este año tiene lugar en medio de una crisis de salud pública como ninguna otra en nuestras vidas: una crisis que coloca a las personas con autismo en un riesgo desproporcionado como resultado del coronavirus y su impacto en la sociedad.

 

Las personas con autismo tienen derecho a la autodeterminación, la independencia y la autonomía, así como el derecho a la educación y el empleo en igualdad de condiciones con los demás. Pero el colapso de los sistemas y redes de apoyo vitales como resultado de COVID-19 exacerba los obstáculos que enfrentan las personas con autismo para ejercer estos derechos.

 

Debemos asegurarnos de que una interrupción prolongada causada por la emergencia no resulte en la reversión de los derechos que las personas con autismo y sus organizaciones representativas han trabajado tan duro para promover.

 

Los derechos humanos universales, incluidos los derechos de las personas con discapacidad, no deben ser vulnerados en el momento de una pandemia. Los gobiernos tienen la responsabilidad de garantizar que su respuesta incluya a personas con autismo.

 

Las personas con autismo nunca deben ser discriminadas cuando buscan atención médica. Deben continuar teniendo acceso a los sistemas de apoyo necesarios para permanecer en sus hogares y comunidades en tiempos de crisis, en lugar de enfrentar la perspectiva de una institucionalización forzada.

Todos tenemos un papel que desempeñar para garantizar que las necesidades de las personas que se ven afectadas de manera desproporcionada por COVID-19 se satisfagan durante este período difícil.

 

Foto: Internet

 

La información sobre medidas de precaución debe proporcionarse en formatos accesibles. También debemos reconocer que cuando las escuelas emplean la enseñanza en línea, los estudiantes con formas de aprendizaje no estándar pueden estar en desventaja.

 

Lo mismo se aplica al lugar de trabajo y al trabajo a distancia. Incluso en estos tiempos impredecibles, debemos comprometernos a consultar a las personas con discapacidad y a sus organizaciones representativas, y asegurarnos de que nuestras formas no tradicionales de trabajar, aprender y relacionarnos, así como nuestra respuesta global al coronavirus, sean inclusivas y accesible para todas las personas, incluidas las personas con autismo.

Los derechos de las personas con autismo deben tenerse en cuenta en la formulación de todas las respuestas al virus COVID-19.

 

En el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, unámonos, apoyémonos y demostremos solidaridad con las personas con autismo.

 

*Mensaje del secretario general de la Organización de las Naciones Unidas en ocasión Día Mundial de la Concienciación sobre el Autismo, celebrado cada dos de abril.

 

Please follow and like us: