Incitan al racismo y la xenofobia con el COVID19

 

  • Con la propagación de la nueva epidemia, este estigma sistemático ha provocado actos de discriminación, intimidación e incluso actos de violencia contra grupos chinos y asiáticos

 

Foto: pixabay.com

 

Zhong Sheng. Beijing – La propagación mundial de la nueva epidemia de neumonía por coronavirus está creando nubes particularmente oscuras en todo el mundo. Este es el momento clave para ver si la humanidad puede trabajar en conjunto para lograr la victoria contra este flagelo.

 

La comunidad internacional generalmente ha entendido que la unidad es el requisito previo para la victoria, pero algunas personas todavía parecen ignorarla. Sus impulsos racistas profundamente arraigados han enviado repetidamente energía negativa a las operaciones globales para combatir la epidemia.

 

Un ejemplo es lo que sucedió el 4 de abril, durante la transmisión en vivo del evento de tributo para las víctimas de COVID-19 organizado a orillas de la playa del río Hankou en Wuhan: un comentarista de la estación de televisión francesa BFM hizo una declaración particularmente irrespetuosa hacia los difuntos, perteneciendo a un comportamiento completamente atroz.

 

Sus comentarios fueron condenados por unanimidad y los usuarios de internet hicieron hincapié en que “no era” un discurso inapropiado, sino un “discurso racista” … Aunque el comentarista y el canal de televisión se disculparon públicamente por ello, el daño causado por estas palabras tiene una existencia objetiva que no puede ser ignorada.

 

Desde el estallido de epidemia de COVID-19, varias excentricidades difundidas por algunas personas en Occidente han revelado un pensamiento racista ordinario. Intentaron etiquetar el virus y la epidemia llamando arbitrariamente al COVID-19 la “enfermedad amarilla”, o afirmando que “el nuevo coronavirus solo ataca el sistema inmunológico de los asiáticos”. En todo esto, el orgullo y el prejuicio están entrelazados. La ignorancia y la arrogancia se mezclan.

 

No hay duda de que incitar al racismo y la xenofobia de esta manera es una verdadera “contaminación” de la comunidad internacional.

 

Oponerse a la estigmatización de una región, un país o un grupo étnico sobre el virus es objeto de un consenso general dentro de la comunidad internacional y se basa en un espíritu de justicia que esta debe defender.

 

La Organización Mundial de la Salud ha enfatizado repetidamente que el virus no tiene fronteras y no distingue entre raza, color de piel y riqueza. “El mayor enemigo al que nos enfrentamos no es el virus en sí, sino el estigma que conduce a la oposición”.

 

Foto: El Pueblo en Línea

 

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha pedido reiteradamente a los países que eviten la discriminación y los abusos contra los derechos humanos contra razas específicas debido a la epidemia, e instó a “no dejar” que las personas inocentes se conviertan en víctimas.

 

Algunos políticos y medios de comunicación occidentales han hecho oídos sordos a este tema, atacando repetidamente los fundamentos de la civilización, creando conflictos raciales, mostrando extrema irresponsabilidad e inmoralidad.

 

La comunidad internacional debe estar muy vigilante, condenar severamente y resistir resueltamente estas palabras y estos actos.

 

Las lecciones de la historia enseñan a las personas que cuando el racismo y la xenofobia acompañan a las enfermedades infecciosas a gran escala, no solo no resuelve los problemas, sino que también crea problemas más grandes.

 

El prejuicio racista solo puede acentuar las brechas y el dolor, y el discurso racista solo puede generar contradicciones y conflictos. No podemos permitirnos repetir lo que hemos visto en la historia antes.

 

Debemos estar atentos y comprender que con la propagación de la nueva epidemia de COVID-19, este estigma sistemático ha provocado actos de discriminación, intimidación e incluso actos de violencia contra grupos chinos e incluso asiáticos.

 

Este tipo de siniestro retorno a la historia es extremadamente peligroso y absolutamente intolerable.

 

Ante la epidemia, afortunadamente, personas perspicaces de varios países han pedido repetidamente la unidad y la cooperación, y se han opuesto a la discriminación y la división, expresando su apoyo a la buena voluntad y a la expresión de justicia.

 

Foto: El Pueblo en Línea

 

Michael Ryan, jefe del departamento de emergencias sanitarias de la OMS, dijo: “Creo que todos lamentarán vincular el virus con la raza, lo que no es deseable para nadie, y debemos unirnos y cooperar”.

 

Por su parte, el relator especial sobre discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia, Tendayi Achiume, subrayó solemnemente que era irresponsable utilizar este o aquel nombre con motivos ocultos para hacer referencia al COVID-19 y que las políticas que incitan al miedo y la discriminación no solo son inefectivas para combatir la epidemia, sino que también son contraproducentes.

 

“Como historiador y antropólogo, creo que una de las mejores maneras de comprender mejor una sociedad y su civilización es observar su actitud ante las dificultades”, dijo Alan McFarland, miembro de la Academia Nacional de Ciencias y profesor de antropología social en la Universidad de Cambridge, en cuyas palabras vale la pena pensar.

 

“Las grandes enfermedades infecciosas son los enemigos de toda la humanidad. Los virus no conocen fronteras. La epidemia es nuestro enemigo común”, “Hoy, lo que más necesita la comunidad internacional es tener una confianza firme, hacer esfuerzos concertados, unirse en respuesta, fortalecer la cooperación internacional de manera integral, reunir una fuerza poderosa para superar la situación epidémica y unirse para ganar la lucha entre la humanidad y las grandes enfermedades infecciosas”…

 

La declaración del presidente Xi Jinping en la Cumbre Virtual Extraordinaria de los Líderes del G20 ha penetrado profundamente en los corazones de las personas, creando un consenso internacional para guiar la acción conjunta. La gente debe reconocer la realidad objetiva de la guerra entre los humanos y el nuevo coronavirus. No debemos tolerar actos perversos de provocación hacia la justicia.

 

Cada persona y cada país representan una parte en la lucha global contra la epidemia. La situación de COVID-19 ya está probando la calidad de la civilización humana. Debe haber una línea roja en una sociedad civilizada que no se debe cruzar, y la erradicación del racismo es de la mayor urgencia.

 

*Comentarista de El Pueblo en Línea.