Personas hipertensas y diabéticas, las de mayor alto riesgo por el coronavirus

 

  • Nuestro país entró en el “peor momento de la pandemia del coronavirus”
  • En México, a diferencia de otros países, tiene una altísima tasa de diabetes Mellitus tipo2, una tasa de obesidad que está asociada con hipertensión, con problemas respiratorios, con varios cánceres, una población que está más a riesgo porque esta enfermedad golpea primero a los adultos de más de 60 años

 

 

Con el énfasis de que en México, a diferencia de otros países, tiene una altísima tasa de diabetes Mellitus tipo2, una tasa de obesidad que está asociada con hipertensión, con problemas respiratorios, con varios cánceres, una población que está más a riesgo porque esta enfermedad golpea primero a los adultos de más de 60 años, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que nuestro país entró en el “peor momento de la pandemia del coronavirus”.

 

La advertencia fue hecha por el coordinador residente de la OMS de las Naciones Unidas en México, Antonio Molpeceres, señaló además que quienes tienen esas comorbilidades, diabetes e hipertensión, “entonces podríamos ver más casos aquí en México por esa razón”.

 

El representante de esa organización internacional consideró urgente acelerar la reconversión hospitalaria y los servicios sanitarios para enfrentar la pandemia, al destacar que nuestro país ha entrado en una fase de transmisión generalizada del COVID-19 en el país, para lo cual debe seguir las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud para ampliar las medidas para detectar, aislar y tratar a los casos.

 

Según Antonio Molpeceres, la nación “las medidas propuestas por las autoridades nacionales en México de distanciamiento social para afrontar la pandemia son coherentes con las recomendaciones de Organización Mundial de la Salud, que participa diariamente en su elaboración”.

 

Durante una conferencia de prensa, el representante de la OMS en México, destacó que en esta fase, la agencia de la ONU para la Salud en las Américas recomienda “regionalizar los esfuerzos de mitigación” y “que los estados extiendan sus capacidades de detección”.

 

“Salvar vidas implica quedarse en casa, respetar distanciamiento social, ser responsable con nuestra salud y la de los otros ciudadanos”, destacó Morales. “Lo que viene tiene que ser marcado por la solidaridad”, aseveró.

 

 

El representante de la Organización aseguró que existen realidades diferentes en cada estado mexicano, e incluso de un municipio a otro, por lo que el Estado debe expandir sus capacidades de detección a nivel local y nacional, priorizando a los pacientes sintomáticos para aislarlos y tratarlos.

 

“El epicentro de la pandemia se está moviendo desde Europa hacia las Américas y esto ha tenido la ventaja de prepararnos para lo que viene, de lo que no podemos escapar es que estamos por vivir el peor momento de la epidemia en la región y en México”, afirmó Morales.

 

Antonio Molpeceres se hizo eco de las palabras del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, sobre la necesidad de convertir esta crisis en una oportunidad para hacer las cosas mejor en el futuro, y por eso fortalecer la colaboración internacional.

 

El coordinador residente del Sistema de Naciones Unidas en México expresó el reconocimiento al esfuerzo del país para fortalecer la cooperación internacional en el acceso a medicinas, vacunas, y equipo médico. Una iniciativa que busca “garantizar el acceso a material médico a todos, no solo a los países más ricos”.

 

“Esto es un problema global y no solo un país puede confrontarlo, sino que deben ser todos. 179 países se han sumado a esta iniciativa de México”.

 

Molpeceres también expresó la gran preocupación de la ONU por el aumento de la violencia doméstica dirigida a mujeres, niños y niñas y de los ataques contra el personal de salud durante la crisis del COVID-19.

 

El coordinador expresó también la preocupación por otros grupos vulnerables, como los pueblos indígenas, los migrantes y refugiados, y las personas privadas de la libertad, que sufren falta de acceso a información y material sanitario.

 

“Pedimos a los medios de comunicación que respalden en estos temas”, urgió el coordinador residente de esa organización internacional.

 

“La fase 3 es la prueba de fuego para México”, afirmó por su lado el Asesor Internacional en Emergencias en Salud de la Organización Panamericana de Salud, Jean-Marc Gabastou. “Todas las medidas se tienen que ampliar para evitar que nuestros servicios colapsen”, dijo. Tratar de aplanar la curva, significa tratar de limitar el número de personas que ingresarían diariamente en los servicios de salud.

 

El experto en epidemiología subrayó que en México se han capacitado 92 laboratorios locales y 35 laboratorios de grandes cadenas internacionales y nacionales, en un esfuerzo “sin precedentes en la región”.

 

Fotografías de UN Mexico/Alexis Aubin

 

Please follow and like us: